Sailor Moon Foro

DESTINO [S/S] y un poco de [M/Y]y[A/T] PFF

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

DESTINO [S/S] y un poco de [M/Y]y[A/T] PFF

Mensaje por mary_cherry el Vie Jun 11, 2010 1:30 pm

Hola!! Lo primero de todo, avisar que esta es mi primera historia (no la primera q escribo, pero si la que primero me atrevo a publicar) así que espero q seáis tolerantes y perdonéis los fallos que pueda haber.


Es un fic basado en mi pareja favorita, Serena y Seiya (aunque también hay un poquito de AxT y MxY). Sé que much@s pensáis que Serena sólo puede acabar con Darien pero a mi forma de ver las cosas siempre he creído que la personalidad de Seiya era más idónea para Serena que la de Darien y ya que el manga y el anime no cumplieron mi deseo espero que permitáis que en mi pequeño mundo de historias cambie un poco el argumento.

He de avisaros también que nos tenéis que preocuparos porque deje la historia a la mitad. Lleva ya bastante tiempo escrita, así que solo tengo que pasarla a PC y publicarla (en lo que tardaré lo menos posible conforme me dejen mis estudios). Realmente este fic lo tenía pensado en dos partes independientes pero la segunda aún no está escrita (aunque si ideada), por lo que esperaré a ver si gusta esta para continuarla. He intentado mantener las personalidades de cada personaje en la medida de lo posible, con la única excepción de una Serena más madura, sobre todo por el hecho de que en mi historia ya tendrá unos 17-18 años y de la aptitud de Haruka hacía Seiya. Siempre he pensado que ella es la sailor que más cariño tiene por Serena (y mi preferida) y por eso es tan estricta a la hora de protegerla, lo que justifica la manera en la que actuará en mi historia.
Sin más, os dejo con el primer capítulo de DESTINO, espero que os guste!





Capitulo 1.


- Menuda sorpresa van a llevarse las chicas cuando nos vean – dijo un joven de cabello plateado.

- ¿Crees que nos echarán de menos?

- Eso espero Taiki… - contestó el menor de los 3 hermanos, un atractivo muchacho de pelo negro.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Un año había transcurrido en la Tierra desde la batalla contra Galaxia, la victoria de las sailors y la marcha de los Three Lights a su planeta. Un año en el que todo debería haber sido perfecto en la tierra, sobre todo para Serena. La paz reinaba, Darien había resucitado y no existía ningún enemigo al que vencer. Pero lo que debería haber sido no era lo que realmente ocurría.

Desde que la batalla por las semillas estelares terminó, el brillo de la princesa de la luna se había ido apagando poco a poco. Ya no era la chica feliz que alegraba a todos con sus ocurrencias, ahora apenas sonreía y su estado era tal que sus poderes se estaban viendo afectados, hasta tal punto que su broche de transformación ya no funcionaba. Para colmo, Darien decidió marcharse de nuevo a Estados Unidos y retomar los estudios que no pudo comenzar por el ataque de Galaxia. Serena le pidió que se quedase, no se sentía capaz de aguantar su marcha otra vez, sobretodo porque ya no tenía a nadie que le animara y consiguiera que se olvidara de ello, pero él no cambió de opinión.


Templo Hikawa.

Todas las chicas, menos Serena, se habían reunido para discutir de la situación actual.

- ¡No lo entiendo! – exclamó alterada Haruka – no puedo comprender que Darien se haya marchado sabiendo el estado en que se encuentra la princesa.

- Ninguna podemos entenderlo Haruka – contestó Rei apenada –. Intentamos convencerlo de que no se fuera pero lo único que nos dijo fue que eran tonterías de Serena y que debía aprender a comportarse como la reina que va a ser y no como una niña caprichosa.

- ¿¡Tonterías de una niña!? – gritó indignada la sailor del viento – pero si solo tiene 17 años! Y ha tenido que luchar contra monstruos que querían acabar con ella o ver como asesinaban a sus seres queridos antes sus ojos, ¿qué más quiere que demuestre?

- Tranquila Haru-chan – le rogó cariñosamente Michiru – todas nos sentimos como tu pero ahora tenemos que pensar en el bien de nuestra princesa.

- Ojalá fuera tan fácil – intervino Luna – pero no quiere contarnos que le ocurre – la gata emitió un suspiro apenada –. La escucho llorar todas las noches cuando cree que estoy dormida y cuando le pregunto que le ocurre me contesta con un simple “nada”.

- He intentado ver algo en el fuego pero desde hace un tiempo se niega a mostrarme algo – señaló Rei.

- Lo mismo ocurre con mi espejo – confirmó Michiru -. Nuestros elementos están bloqueados por algo. Habrá que aguardar a que Setsuna vuelva de las puertas del tiempo y nos diga si ve algo.

- Sólo espero que esto no signifique la llegada de un nuevo enemigo – dijo Ami -. Estando Serena sin poderes sería demasiado peligroso.

- Lo sé, por eso no me gusta dejarla mucho tiempo sola – concluyó la gata.


En ese mismo instante, en el antiguo apartamento de los Three Ligths.

- Vaya, se conserva mejor de lo que esperaba – dijo Taiki – creo que sólo le hace falta un poco de limpieza.


- Suerte que te hicimos caso y conservamos todas nuestras cosas bajo una sociedad a nombre del grupo como si solo estuviésemos de viaje sin más, ¿verdad Seiya?


El pelinegro asintió sin prestar mucha atención a la conversación de sus hermanos. Desde que había llegado no paraba de pensar si esto era lo correcto. ¿Para que habían vuelto? O mejor dicho, ¿para qué había vuelto él? Sabía lo que le esperaba aquí. Quería verla de nuevo más que nada en el mundo pero pensar que la encontraría en brazos de otro hombre lo mataba por dentro. Por un momento pensó en cogerlo todo y volver rumbo a su planeta pero no podía dejar solos a sus hermanos, al menos ellos si tenían posibilidades de ser felices en este planeta.

- Seiya, ¿estás bien? – el joven salió de sus pensamientos ante la pregunta de Taiki.

- Si, si, sólo daos prisa y busquemos a las chicas.

- ¿a las chicas? – preguntó Yaten con una pequeña sonrisa – ¿o mejor dicho a tu bombón?

Seiya iba a replicar con un comentario sobre Mina pero antes de que pudiera decir nada, Taiki, conociendo la facilidad de sus dos hermanos para pelearse, los interrumpió para informarles de cómo podían localizar a las chicas. El chico castaño había guardado una agenda con los teléfonos de las chicas y podían localizarlas en el móvil de cualquiera de ellas puesto que el teléfono del apartamento funcionaba perfectamente. Sólo quedaba decidir a quién llamaban.

- Bueno Tai – dijo Seiya -. Ya que has sido el de la idea creo que te mereces ser tu quien llamé. Y por supuesto – el pelinegro miró divertido a Yaten, quién le devolvió la sonrisa sospechando lo que tramaba – deberás llamar a Ami.

El castaño se puso rojo al instante. Todos sabían perfectamente que tenía predilección por la chica de cabello azulado y si había decidido volver a la tierra era en gran medida por ella, pero no esperaba tener que verla tan pronto. Se sentía como un tonto colegial mientras marcaba su número y veía las sonrisas burlonas de sus hermanos. Ya iba a gritarles por actuar de manera infantil cuando una dulce voz al otro lado de la línea telefónica interrumpió sus pensamientos.

- ¿Si?

- ¿Ami? ¿eres tú? – el chico esperó a que ella contestará y tras unos segundos de silencio escuchó como la joven murmuraba algo parecido a “no puede ser” y como unas voces femeninas (que si mal no recordaba tenían toda la pinta de ser Mina y Lita) le preguntaban por que se había puesto tan pálida de repente - ¿Ami estás ahí? – preguntó aguantando la risa.

- Si… ¿de verdad eres tú?

- Me alegra saber que aún me recuerdas - El chico se relajó cuando notó que ella lo había reconocido. Por un momento tuvo miedo de que ya lo hubiera olvidado – ¿cómo estás?

- Bien… - Ami contestaba casi como un robot, le costaba asimilar que estaba hablando de
nuevo con Taiki -. Pero, ¿dónde estás?


- Estoy con mis hermanos en nuestro antiguo apartamento. Hemos vuelto.

- ¡Es maravilloso! – reaccionó la joven – tenéis que venir en seguida, estamos en el templo de Rei, verás la sorpresa que van a llevarse todas.

- Estupendo, nos vemos allí en un rato – Taiki estuvo a punto de colgar – y Ami...

- ¿Sí?

- Encantado de volver a oírte -. El chico colgó rápido antes de que ella pudiera escuchar las risas de sus hermanos por lo rojo que se había puesto, dejando a la sailor igual de sonrojada o más que él.

Cinco minutos después, en el templo, Ami seguía con la misma sonrisa ensimismada.

- Bueno – pregunto Rei molesta - ¿vas a decirnos ya quien te ha llamado o esperamos que bajes de tu nube?

- Era Taiki Kou – dijo sin más.

- ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ QUÉEEEEEEEEEEEEE ????????????????!!!!!!!!!!!!

- ¡Mi adorado Yaten ha vuelto! – gritó Mina mientras corría alrededor de las chicas con estrellas y corazones bailando a su alrededor.

- ¿los Kou han regresado?

- Si Haruka – contestó Ami – y vienen para el templo en unos minutos.

- Quizás su vuelta consiga animar a Serena – dijo Lita.

- ¿Qué le pasa a mi bombón?

Las chicas se levantaron como locas y abrazaron a los tres Kous muy contentas, menos Haruka y Michiru que les saludaron de manera menos efusiva. Estaban realmente felices de su vuelta, aunque no estuvieron mucho tiempo en la tierra se habían convertido en una parte muy importante de sus vidas, sobre todo para dos de las presentes que no terminaban de creerse que hubieran vuelto de verdad.

- ¿Pero cómo habéis llegado tan pronto al templo? – preguntó Ami.

- Intenta que Seiya no se salte todos los semáforos cuando se trata de ver a su bombón – comentó Yaten divertido.

- Y hablando de ella, ¿dónde está? – preguntó Seiya extrañado.

Todas las sailors se miraron sin saber muy bien que contestar. Al fin y al cabo los chicos eran sus amigos y se merecían saber la verdad así que empezaron a relatarle todo lo que había ocurrido desde que volvieron a su planeta, la marcha de Darien y como Serena se fue deprimiendo poco a poco, tanto que ya no podía transformarse en Sailor Moon.

- ¡Cómo ha podido marcharse de nuevo dejándola sola! – exclamó Seiya furioso - ¿eso es lo mucho que la quiere?

- Tranquilo – Taiki puso una mano en el hombro del joven para calmarlo –. No puedo creer que Serena esté tan mal, ella ha demostrado ser muy fuerte, al menos la última vez que Darien no estaba.

- Eso era sólo porque Seiya estaba aquí – intervino Haruka por primera vez -. Tu conseguiste animarla una vez – dijo mirando a Seiya – eres nuestra última esperanza para que vuelva a estar feliz.

Todos miraron a la sailor del viento sorprendidos. Aunque tras la batalla con Galaxia Haruka había mejorado un poco en su relación con los Kou, nadie se esperaba que confiara en Seiya y menos para algo que tenía que ver con su princesa. Antes de que ninguno pudiera contestar el móvil de Haruka empezó a sonar.

- ¿Si? – preguntó la Sailor -. Sí, soy yo… ¿cómo?... pero ¿está bien? – todos prestaron atención al ver su cara de preocupación -. Claro, vamos en seguida.

- ¿Qué ocurre? – preguntó Michiru preocupada.

- Era de la preparatoria. La gatita se ha desmayado y está en la enfermería.

- ¿pero está bien? – preguntó Seiya alterado.

- Si,parece que sólo ha sido un pequeño mareo pero tenemos que ir a por ella. Sus padres están de viaje con su hermano hasta dentro de tres semanas y como Michi y yo somos las siguientes que aparecemos en su lista de parientes nos han localizado a nosotras.

- ¿Y por qué está sola en la preparatoria? – preguntó Taiki.

- Es una de las sorpresas de la nueva Serena – contestó Mina -. Se ha centrado en sus estudios y la mayoría de las tardes se queda en la biblioteca para terminar los deberes – la chica suspiró como si no entendiera los motivos de su amiga para ser aplicada – dice que allí se concentra mejor.

- Normalmente alguna nos quedamos con ella – siguió Ami – porque no nos gusta dejarla sola por mucho tiempo, pero hoy habíamos decidido reunirnos en secreto… - la chica hizo una pausa y agachó la cabeza apenada – teníamos que intentar buscar una solución para que volviera a ser la de antes.

- No te preocupes Ami – dijo Seiya poniendo una mano en el hombro de la chica peliazul – yo haré que vuelva a sonreír como siempre.

Todos se levantaron rápidamente y se encaminaron a la preparatoria preocupados, sobretodo Seiya. Después de lo que las chicas le habían contado sobre Serena no tenía ninguna duda de que había hecho bien en volver. Le dolía saber que su bombón seguía con Darien pero todavía mucho más que ella lo estuviera pasando mal. Necesitaba hacerle saber que no estaba sola, que él iba a quedarse a su lado y esta vez para siempre, por mucho que le doliese verla con otro.




Espero que os haya gustado! dentro de poco traigo el segundo capitulo que ya está casi listo. Gracias por leerme y comentad que os parece por favor!
avatar
mary_cherry
Sailor Scout
Sailor Scout

Mensajes : 79
Edad : 33
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: DESTINO [S/S] y un poco de [M/Y]y[A/T] PFF

Mensaje por princesa luna el Vie Jun 11, 2010 2:19 pm

me gusto mucho tu historia espero que subas la continuacion

bienvenida

princesa luna
avatar
princesa luna
Neo Reina Serena
Neo Reina Serena

Mensajes : 3882
Edad : 31
Sexo : Femenino

http://juegosderol.foro-gratuito.com/index.htm

Volver arriba Ir abajo

Re: DESTINO [S/S] y un poco de [M/Y]y[A/T] PFF

Mensaje por mariaflorencia el Vie Jun 11, 2010 2:37 pm

me gusto mucho tu historiaaa
avatar
mariaflorencia
Neo Reina Serena
Neo Reina Serena

Mensajes : 3979
Edad : 31
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: DESTINO [S/S] y un poco de [M/Y]y[A/T] PFF

Mensaje por Amy Tsubasa el Vie Jun 11, 2010 6:09 pm

me gusta tu historia , mary_cherry , esperare la actualizacion feliz
avatar
Amy Tsubasa
Sailor Outer Scout
Sailor Outer Scout

Mensajes : 470
Edad : 26
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: DESTINO [S/S] y un poco de [M/Y]y[A/T] PFF

Mensaje por BOGITA el Vie Jun 11, 2010 11:42 pm

ME AGRADO MCHO TU HISTORIA PERO CREME TODAVIA DESAYUNAMOS CON DIAMANTE Y CREEMOS EN LO INOLVIDABLE Q TRIZTE Q PIENCES DE ESTA MANERA :[GOTITA]:

PERO BUENO CADA KIEN TIENE SU OPINION PERO YA SABES TODO CON REPETO
SALUDOS Y ACTUALIZA PRONTO
CIAO
avatar
BOGITA
Sailor Outer Scout
Sailor Outer Scout

Mensajes : 473
Edad : 32
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: DESTINO [S/S] y un poco de [M/Y]y[A/T] PFF

Mensaje por mary_cherry el Sáb Jun 12, 2010 5:53 am

Jajaja tranquila Bogita, si en el fondo soy una romántica! solo es una frase que me gusta mucho.

Muchas gracias a todas por leerme! en brebe el capitulo 2 con el REENCUENTRO!!
avatar
mary_cherry
Sailor Scout
Sailor Scout

Mensajes : 79
Edad : 33
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: DESTINO [S/S] y un poco de [M/Y]y[A/T] PFF

Mensaje por mary_cherry el Sáb Jun 12, 2010 7:01 am

os dejo el segundo capitulo chicas! espero que os guste






Capitulo 2.



Serena se encontraba tumbada en la camilla de la enfermería mirando por la ventana y pensando. No recordaba muy bien como había llegado hasta allí. Lo último de lo que tenía conciencia era de
levantarse de su asiento en la biblioteca para buscar un libro de ciencias que necesita, darse una vuelta por las estanterías y de repente todo comenzó a nublarse. Sabía, o al menos creía, que antes de perder del todo la conciencia y despertarse en la camilla atendida por la enfermera del centro, imágenes de Tokyo de Cristal habían pasado por su mente. Eran extrañas, como si estuviese viendo un cuadro que de repente comenzaba a difuminarse. Lo siguiente que supo fue que se había desmayado y que el encargado de la biblioteca la había llevado hasta la enfermería, donde se encontraba en esos momentos. La joven rubia siguió intentando recordar algo más de su visión cuando una voz conocida interrumpió sus pensamientos.

- ¡Gatita!

Serena giró confundida la cabeza hacía la conocida voz que la llamaba y que no era otra que su querida sailor Urano, que entraba como un torbellino a la enfermería seguida de Michiru.

- ¿Haruka? Pero, ¿Qué hacéis aquí?

- Como tus padres no están somos las siguientes en tu lista de parientes y nos han llamado a nosotras – le informo Michiru acercándose a la camilla - ¿cómo te encuentras?

- Debería dormir un poco más – contestó la enfermera, una señora mayor de aspecto amable, entrando a la habitación – tiene la tensión bajísima señorita Tsukino, debe procurar descansar de forma adecuada.

- No se preocupe – contestó Haruka -. Nosotras nos ocuparemos de que así sea, ¿podemos llevarla a casa?

- Si. Solo procuren que cene bien esta noche y descanse lo suficiente.

La enfermera salió de la habitación mientras Haruka ayudaba a Serena a levantarse de la camilla, procurando que fuera despacio por si se mareaba de nuevo.

- No te preocupes Haru-chan, ya me encuentro bien.

- Eso llevas diciendo desde hace meses gatita – contestó en tono de reproche – y nosotras te vemos de muchas maneras menos bien.
- Haru… - Michiru llamo la atención de la sailor y negó con la cabeza para evitar que siguiera diciéndole nada a Serena. Sabía que Haruka llevaba unos meses muy preocupada por el estado de su princesa pero lo menos que necesitaban ahora era uno de sus arrebatos, así que decidió desviar la conversación a otros temas antes de que la cosa fuera a más – Serena, tenemos una sorpresa para ti – la aludida miró sin entenderla – las chicas te esperan fuera con alguien que de seguro te alegrará ver.

Serena salió de la enfermería acompañada por sus sailors y miró al pasillo curiosa. Lo primero que pudo ver fue a sus amigas, todas con cara de preocupación, sentadas y con la mirada dirigida hacía ella. Eso le dolió. Sabía el daño que les estaba causando con su actitud triste y solitaria, actitud que a veces ni ella misma entendía pero que tampoco podía evitar. Sintió ganas de llorar y alejarse de sus miradas corriendo pero una voz la sacó de sus pensamientos.

- ¡Bombón!

De repente lo vio. Ni si quiera entendía como no se había dado cuenta antes de que estaba allí. Por un instante parecía como si el mundo se hubiese detenido y todo lo demás a su alrededor no existiera. Para ella sólo existía una cosa en ese momento, o mejor dicho, una persona, cuyos ojos brillaban de amor al mirarla y le hacían sentir una calidez que ya pensaba que jamás volvería a sentir. Fue en ese mismo instante cuando la princesa de la luna lo entendió todo. Todas las noches llorando, las dudas, esa soledad que sentía incluso antes de que Darien se marchara de nuevo, ese vacío que llevaba un año en su corazón y que de repente parecía que volvía a llenarse de nuevo…Y no pudo evitarlo. No le importó lo que pensaran sus amigas ni que el mismo mundo desapareciera en ese instante. Solo corrió y se abrazó llorando a él. A esa persona que siempre conseguía animarla por muy mal que estuviese, la estrella que le guiaba cuando todo estaba oscuro. Su luz en el camino. Su Seiya.

- Tranquila bombón – susurró el chico sorprendido abrazándola contra su pecho fuertemente – no llores por favor, sabes que eres mucho más linda cuando sonríes.

Seiya no podía dejar de abrazarla. Cuando la vió salir cogida del brazo de Haruka se quedo paralizado por un momento. Llevaba un año soñando con volver a ver esa mirada, ese brillo de sus ojos que tanto recordaba y al principio, cuando ella salió de la enfermería, se preocupó de verdad. Ese brillo había desaparecido y eso sólo podía significar una cosa, su bombón no era feliz. Pero cuando la joven le miró, por un instante, ese brillo volvió antes de que las lágrimas lo taparan. Él sabía que podía hacerla feliz, quizás no de la manera en que lo deseaba, porque no dudaba de que ella seguía amando a Darien aunque él la hubiese dejado de nuevo, pero si podía conseguir que volviera a ser la Serena de siempre y no iba a marcharse de allí hasta que eso ocurriera.

- Vaya Sei, y tú que estabas preocupado por si ya se había olvidado de ti.

Serena se separó un momento de Seiya y miró hacía quien le había dicho eso.

- ¡Yaten! ¡Taiki! – la joven corrió a abrazar a los chicos – ¡me alegro tanto de veros!

- Y nosotros a ti pequeña – dijo Taiki devolviéndole el abrazo -. Os hemos extrañado mucho a todas.

- ¿pero desde cuando estáis aquí? ¿cuánto os quedáis? ¿por qué habéis vuelto?...

- Ey, ey, tranquila bombón – Seiya rió ante la insistencia de la chica – Sé que te alegras de verme pero hay tiempo para aclararlo todo. No vamos a irnos a ningún sitio.

Serena no pudo evitar sonrojarse ante la sonrisa cálida que Seiya le dio. Ya había olvidado la facilidad con la que el chico le hacía sentirse como una torpe quinceañera cuando sacaba su vena de seductor.

- Ahora deberías descansar Sere - le dijo Lita -. Parece que estés a punto de desmayarte de nuevo de un momento a otro.

- Pero yo quiero quedarme con ellos - reclamó Serena haciendo un puchero -. Además, en casa estoy solita y me aburroooo.

Las chicas rieron ante la cara de perrito abandonado de Serena. Por un momento volvieron a ver en ese gesto a la alegre princesita que tanto querían.

- Nosotras tenemos la solución a eso gatita – Serena la miró sin comprender -. Michi y yo hemos pensado que podías venirte con nosotras hasta que vuelvan tus padres – Haruka sonrió ante la mirada ilusionada de la joven -. Además, Setsuna y Hotaru están en las puertas del tiempo y tenemos sitio de sobra.

- ¿de verdad? ¿puedo quedarme?

- Claro princesa – dijo Michiru – estaríamos encantadas de tenerte con nosotras.

Serena abrazó a las dos sailors sonriendo.

- Tranquila gatita que vas a ahogarnos – dijo Haruka también riendo -. Ahora deberíamos irnos y pasar por tu casa para que recojas tus cosas.

- Pero… - Serena se quedo parada mirando a Seiya - ¿y vosotros?

- Tranquila bombón, nosotros tenemos nuestro antiguo apartamento. Nos aseguramos de conservar todo por si alguna vez volvíamos así que no hay problema.

Serena asintió pero algo en el fondo de ella no quería irse de allí. El ver a los chicos de vuelta parecía casi una ilusión y tenía miedo de que así fuera, que si se marchaba ahora se despertaría y todo habría sido un sueño. A Haruka no le pasó desapercibido el cambio en su princesa y decidió hacer algo para animarla.

- Kous, ¿os apetece venir mañana a comer a nuestra casa? Las chicas podrían venir también y así nos contáis todo lo que ha ocurrido este año y el motivo de vuestra visita.

- Eh… pues… - Seiya miró a sus hermanos confundido. Haruka no era precisamente la sailor que más cariño les tenía y desde que habían vuelto parecía incluso… ¿contenta? Si. Esa era la palabra. Contenta y simpática. Quizás es que de verdad confiaba en él para alegrar a Serena y lo cierto es que fuese cual fuese el motivo de la invitación, no pensaba rechazar una oportunidad para estar cerca de su bombón -. Claro, iremos encantados.

Haruka asintió y miró discretamente a su princesa. Como pensaba. Otra vez esa sonrisa en sus labios. La misma sonrisa que hacía meses que ninguna veía y que ahora parecía volver con tanta facilidad.

Todas las sailors y los chicos se despidieron. Rei, Ami, Lita y Mina se marcharon con los hermanos Kou, mientras que Serena, de camino a su casa, no paraba de hablar sobre la vuelta de los tres hermanos. Una vez que llegaron, Haruka estacionó junto a la puerta mientras Serena entraba a recoger algunas cosas.

- Está bien – le dijo Michiru mientras esperaban en el coche – ahora dime quien eres tú y que has hecho con Haruka.

- Eh?

- Bueno, ¿desde cuándo eres amiga de los Kou? Sobre todo de Seiya.

- Ah, eso… - Haruka se quedó callada unos segundos -. ¿no te has dado cuenta Michi? – la aludida la miró sin entender - ¿cuánto hace que no habías visto esa sonrisa de felicidad en nuestra princesa? – la sailor contempló a su compañera comenzando a entender -. Exacto, hace un año, justo desde que él se marchó.

- Supongo que en el fondo siempre lo imaginé – contestó Michiru – pero pensaba que tú eras la que más te oponías a él.

- Al principio sí. Cuando se conocieron me di cuenta en seguida del efecto que él tenía en mi gatita y de cómo se estaba enamorando cada vez más de ella pero creí que no había ningún problema – Haruka levantó la cabeza y contemplo el cielo lleno de estrellas mientras hablaba -. Confiaba en la princesa. Pensé que ella solo le tenía cariño porque él conseguía animarla mientras Darien no estaba y que en cuanto regresase todo sería como siempre pero me equivoqué – la joven soltó un suspiro -. Nada nunca iba a volver a ser como antes. Sé que la gatita ha intentado fingir que no pasa nada, ella jamás le habría sido infiel a Darien, pero que él se marchara de nuevo fue demasiado – Michiru acarició la cara de su compañera con ternura – hemos sido muy egoístas Michi, sólo nos hemos preocupado por obligarla a crear un futuro que jamás la hará feliz y no hemos tenido en cuenta sus sentimientos.

- Mi dulce Haruka – susurró – entonces, ¿qué se supone que hemos de hacer? Siempre hemos luchado por el futuro porque esa es la misión que nos encomendaron.

- No – contestó Haruka – nos encomendaron proteger a la princesa y que ella fuera feliz, algo que hace mucho que no es. Nosotras ni si quiera deberíamos saber que ese futuro existe, si lo sabemos es sólo porque Rini atravesó las puertas del tiempo por error.

- Nunca me habías dicho que pensabas así.

- He tardado mucho en entenderlo y todavía me cuesta aceptarlo del todo – sonrió Haruka- pero si hay algo que tengo claro es que no pienso dejar que la princesa siga siendo infeliz, aunque para ello tengamos que cambiar todo lo que hasta ahora pensábamos que era lo correcto.

Michiru miró a su compañera tiernamente, sabía cuánto amaba a su princesa y lo orgullosa que era para reconocer sus errores.

-No te preocupes – susurró dándole un suave beso en los labios – encontraremos la manera de arreglarlo.

Mientras las chicas esperaban a Serena, los tres hermanos Kou llegaban a su antiguo apartamento.

- La verdad es que todo esto es muy raro – comentó Taiki mientras entraban.

- ¿Qué quieres decir?

- Vamos Seiya – dijo Yaten -. ¿No te extraña lo agradable que ha sido Tenoh con nosotros? Se supone que nos odiaba.

- Si, a mí también me ha sorprendido un poco. Pero creo que lo hace por Serena, confía de verdad en que yo haga que vuelva a estar como siempre.

- ¿y vas a hacerlo? – preguntó Yaten -. ¿Vas a dejar que te conviertan en el animador privado de Serena?

- No soy su animador privado – contestó Seiya enfadado -. Y no voy a hacerlo porque Tenoh me lo pida si no porque me preocupo por Bombón.

- Lo sé Sei, pero ellas no te han visto sufrir lo que Taiki y yo desde que regresamos a Kimonku y no queremos que se repita – el chico toco el hombro de su hermano -. Queremos que seas feliz más que nada pero sabes que en cuanto Chiba regresé Serena volverá con él y tú te quedarás de nuevo hecho polvo.

- Quizás – contestó Seiya – pero le prometí a bombón que nunca la dejaría sola y a diferencia de su novio, yo si cumplo mis promesas.

El joven se retiró a su habitación y se tumbó en la cama. No paraba de darle vueltas a lo que Yaten le había dicho y sabía que tenía razón, pero no podía evitar querer estar al lado de Serena. Para él lo lógico y lo razonable dejaron de existir desde que vio sus ojos por primera vez. Quizás fuera un estúpido por seguir dejando que le hiciera daño pero no le importaba, prefería ser un estúpido a verla sufrir. Él jamás la dejaría.






A las que escribis historias! una duda chicas: ¿cómo haceis para que al publicar os slaga directamente cuadrado el texto? poque a mi se me descuadra y tengo que ir linea por linea arreglandolo
avatar
mary_cherry
Sailor Scout
Sailor Scout

Mensajes : 79
Edad : 33
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: DESTINO [S/S] y un poco de [M/Y]y[A/T] PFF

Mensaje por mariaflorencia el Sáb Jun 12, 2010 11:18 am

muy bueno cap me encanto
avatar
mariaflorencia
Neo Reina Serena
Neo Reina Serena

Mensajes : 3979
Edad : 31
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: DESTINO [S/S] y un poco de [M/Y]y[A/T] PFF

Mensaje por Amy Tsubasa el Sáb Jun 12, 2010 6:22 pm

gracias por leer mi fic yo tambien voy ha estar pendiente del tuyo esta muy bueno
avatar
Amy Tsubasa
Sailor Outer Scout
Sailor Outer Scout

Mensajes : 470
Edad : 26
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: DESTINO [S/S] y un poco de [M/Y]y[A/T] PFF

Mensaje por Chibi-Mercurunen el Dom Jun 13, 2010 4:25 am

MUY GENIAL TU FIC

ACTUALIZA PRONTO

BESO
avatar
Chibi-Mercurunen
Sailor Outer Scout
Sailor Outer Scout

Mensajes : 400
Edad : 28
Sexo : Femenino

http://imaginaerum-adream.emporium.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

DESTINO [S/S] y un poco de [M/Y]y[A/T] PFF Capitulo 3

Mensaje por mary_cherry el Dom Jun 13, 2010 5:13 pm

Aqui traigo un nuevo capitulo de mi historia muchas gracias a todas las que me habeis dejado vuestra opinión . Espero que os guste como sigue el fic y sigais comentando!












Capitulo 3:


- ¡Vamos gatita dormilona! Es hora de levantarse.

Serena se removió entre sueños. Escuchaba la voz de Haruka pidiendo que se levantara pero estaba tan a gusto que no le hizo caso.

- Ummm… - murmuró la chica entre sueños – un poquito más…

- Jajaja – se carcajeó Haruka moviéndola ligeramente para que despertara -. Pero si ya es casi mediodía niña dormilona.

La rubia abrió los ojos lentamente para ver a la sailor sentada en su cama con una gran sonrisa.

- Buenos días gatita.

- Buenos días Haru-chan – murmuró la joven estirándose mientras se sentaba en la cama -. ¿tanto he dormido?

- Si, parece que estabas muy cansada – Haruka cambió su mirada divertida a una más seria -. Por cierto, aún no hemos hablado de lo de ayer.

- ¿lo de ayer?

- Tu desmayo…

- Ahh… - Serena se quedó callada unos segundos -. La verdad es que yo tampoco recuerdo gran cosa. Me levanté a buscar un libro de la biblioteca y de repente tuve una especie de visión.

- ¿Una visión?

- Si. Creo que vi Tokyo de Cristal, pero era algo extraño – Haruka la miró inquieta esperando que continuara -. Es como si viese una fotografía o un cuadro que de repente empezara a difuminarse – Serena miró a su amiga preocupada -. ¿Qué crees que pueda significar?

- No lo sé gatita. Quizás sea sólo una coincidencia o algo que se te pasó por la cabeza antes de desmayarte sin más importancia – Serena asintió levemente -. Pero lo mejor será preguntárselo a Luna cuando regrese.

- ¿dónde está?

- En las puertas del tiempo con Setsuna y Hotaru.

- Últimamente pasan mucho tiempo allí – dijo Serena preocupada -. No estará pasando nada ¿verdad?

- Claro que no gatita – Haruka no podía decirle la verdad, que ella y las demás Sailors fueron las que le pidieron a Setsuna que fuese a las puertas del tiempo por si se enteraban de algo, porque estaban muy preocupadas por su princesa – Puedes estar tranquila – Serena se relajó con su contestación -. Pero ahora deberías darte prisa, dentro de poco llegaran nuestros invitados.


- ¡Los chicos! – Exclamó la joven mientras saltaba corriendo de la cama – Tengo que arreglarme en seguida.

- Tranquila, tranquila – le dijo Haruka sonriendo – todavía tienes tiempo. Te esperamos en la cocina gatita.

Haruka salió sonriendo del cuarto de Serena para que ella se arreglara. Era bueno ver como su princesa volvía a ser la de siempre poco a poco pero había algo que no le acababa de gustar. Quizás la visión que ella le había contado era solo una coincidencia pero le parecía muy extraño que hubiese ocurrido justo cuando los Kous regresaron a la Tierra. Era mejor no preocupar todavía a las demás con esto pero esperaba que Luna volviese pronto con noticias.

Poco rato después, las sailors y los chicos llegaban a la casa.

- ¡Seiya! – Serena corrió a abrazarlo en cuanto lo vio. Una pequeña parte de ella tenía miedo de que todo hubiese sido un sueño y que en realidad el chico no hubiese vuelto -. ¿ahora vais a contestar a todas las preguntas que te hice ayer? – reclamó poniendo cara de puchero.

- Claro bombón – contestó el chico aún asombrado. Si Serena seguía siendo tan afectuosa como hasta ahora le iba a costar demasiado estar a su lado – Hoy resolveremos todas vuestras dudas.

Todos se acomodaron en el saló mientras Taiki empezó a explicarles todo lo que había sucedido desde su marcha.

- Como ya sabéis, tras la batalla con Galaxia regresamos a nuestro planeta para reconstruirlo – las chicas asintieron -. Eso no nos llevó mucho tiempo realmente, sólo unos 5 o 6 meses, gracias a que todas las personas a las que Galaxia les había robado la semilla estelar volvieron a la vida – el joven hizo una pausa -. Cuando terminamos, la princesa nos tenía reservada una pequeña sorpresa – el chico miró a Yaten sonriendo, quién continuó con la historia.

- Kakyu nos dijo que como ya no necesitaba los servicios de las sailors podíamos elegir que hacer, si quedarnos con esa forma y vivir en Kimonku junto a ella o convertirnos en hombres normales y volver a la Tierra.

- Entonces, ¿ya no sois sailors? – preguntó Serena.

- Técnicamente nunca lo fuimos bombón – las chicas lo miraron sin entender -. Nuestras transformaciones no son como las vuestras – explicó el joven – vosotras seguís siendo las mismas cuando os convertir en Sailors pero nosotros no. En realidad nosotros siempre hemos sido hombres.

Las chicas los miraron sorprendidas. Era cierto que como Three Lights eran chicos pero realmente nunca se habían planteado porque se convertían en mujeres al transformarse y no seguían siendo siempre chicas como ellas.

- Antes de que Galaxia destruyera nuestro planeta – continuó Seiya – nosotros tres éramos simples guerreros sin ningún poder especial y las auténticas sailors eran un grupo bastante mayor de tres, pero cuando Galaxia nos atacó acabó con ellas, aunque la princesa pudo recuperar tres broches de transformación. Mis hermanos y yo fuimos los únicos que logramos sobrevivir así que la princesa nos entregó los broches antes de huir, con la misión de encontrarla y poder hacer frente a Galaxia, ya que con los poderes de las sailors era la única manera de tener alguna oportunidad.

- Gracias a ti – dijo Taiki mirando a Serena – las auténticas sailors volvieron a la vida y les devolvimos sus broches. La princesa nos dio puestos como capitanes de su guardia en honor a nuestros servicios pero tras terminar la reconstrucción nos recompensó con volver a la Tierra si eso es lo que deseábamos, porque sabía que echábamos de menos el tiempo que habíamos pasado aquí.

- Así que ahora somos simples chicos normales y corrientes – añadió Yaten.

- Todo lo normal que se puede ser siendo uno de los grupos más famosos de Japón claro… - dijo Rei causando la risa de todos.

Después de la historia relatada por los chicos todos disfrutaron de una deliciosa comida que había cocinado Michiru y de unos postres preparados por Lita. Para ninguna de las chicas pasó desapercibido el cambio producido en Serena. No paraba de hacer bromas y reír como hacía tanto que no veían y eso las tenía muy felices. Quizás Haruka tenía razón y Seiya iba a conseguir traer de vuelta a la Serena que tanto querían.

Ya por la tarde, las chicas se despidieron de sus anfitrionas. Rei tenía que ayudar a su abuelo en el templo, Lita se marchaba con Yaten y Mina al Crown Center, Taiki iba a acompañar a Ami a comprar unos libros que le interesaban y Seiya había invitado a Serena a dar una vuelta y tomar un helado y ya se sabe que cuando hay comida de por medio la joven nunca decía que no.

- Bueno bombón, ¿a dónde te gustaría ir?

- Umm… - la rubia dudó unos segundos -. ¿Qué tal la heladería del parque? Hace mucho que no voy y los helados están deliciosos.

- Como usted quiera mi hermosa princesa – contestó Seiya con su sonrisa modalidad: “soy un Don Juan” que tanto desarmaba a Serena.


- Ehh … si… - dijo ella totalmente sonrojada intentando recuperar la compostura – entonces Sei, ¿qué tal está la princesa Kakyu?

- La verdad es que todo es mejor de lo que podíamos imaginar – contestó con una sonrisa -. La gente la adora sabiendo que hizo todo lo posible por devolverles la vida y vencer a Galaxia y ella no puede ser más feliz ahora que ha recuperado a su príncipe.


- ¿Su príncipe?

- ¿No lo sabías? La princesa estaba comprometida antes de que el planeta fuera destruido pero el príncipe fue una de las primeras personas a las que Galaxia les robó su semilla estelar – Seiya hizo una pausa antes de decir la siguiente frase, sabía que se iba a arrepentir de sacarle el tema pero ella no había mencionado nada hasta el momento y él necesitaba saber cómo se sentía y que supiese que ya estaba enterado de todo – cómo a tu novio, ¿no bombón?

- Si… - Serena se sorprendió de que él lo mencionara. Siempre habían tenido una especie de acuerdo tácito en el que evitaban hablar de Darien cuando fuera posible.

- Por cierto – continuó Seiya – ya me he enterado de que se marchó de nuevo.

Serena apreció la nota de ira en la voz del chico y decidió no seguir con el tema. Estaba pasando un día perfecto y no quería arruinarlo por nada ni por nadie.

- No quiero hablar de eso Sei…

Seiya no dijo nada más. Caminaron en silencio hasta el puesto de helados, sumergido cada uno en sus pensamientos. El chico había visto de nuevo la misma tristeza en los ojos de su bombón que cuando estuvo por primera vez en la Tierra. Darien había vuelto a romper su corazón sin que nadie pudiera evitarlo. Parece que Yaten tenía razón, estaba destinado a ser el animador privado de Serena, el hombro en que ella podía llorar mientras pensaba en otro hombre. Así había sido hace un año. El problema era que no sabía hasta que punto podía volver a soportarlo. Por un segundo vino a su mente la conversación que tuvo con sus hermanos cuando Kakyu les dejó volver a la tierra.

Flashback.

- ¿Estás seguro de esto Seiya? – preguntó Taiki.

El joven asintió – Sé que estáis deseando volver a verlas –dijo.

- Esa no es la cuestión – intervino Yaten -. La cuestión es si tú vas a poder soportarlo.

- No tenéis que preocuparos por mí.

- Pero lo hacemos, somos tus hermanos – Taiki se sentó al lado del chico – has intentado superarlo durante un año y en vez de olvidarla parece como si cada vez te enamoraras más de ella y eso está acabando contigo Sei.

- Lo sé – el joven enterró la cabeza entre las manos – pero necesito verla de nuevo – miró a sus hermanos desesperado – aunque esté con él y jamás pueda sentir por mi más que una amistad necesito verla y saber que es feliz. Si lo es y no puedo soportarlo me iré, volveré a Kymonku y no volverá a verme – concluyó saliendo de la habitación y dejando solos a sus hermanos.

- Esto no es una buena idea Tai – dijo Yaten.

- Lo sé, pero no podemos cambiar lo que siente por ella.


Fin del flashback.


- ¿Seiya? - La voz de Serena sacó al chico de su ensoñación - ¿estás bien?

- Si, si bombón, sólo estaba un poco ensimismado. Mira – el joven señaló el puesto de helados – ya hemos llegado.

La tarde pasó entre bromas y risas para la pareja. Cualquiera que los viese pensaría que eran dos jóvenes enamorados disfrutando de una cita en el parque.

- ¿Sabes Seiya? – preguntó Serena mirando la luna que brillaba en el cielo desde hacía un rato -. Hace mucho que no venía aquí.

- ¿y eso bombón? Pensaba que el parque era uno de tus sitios favoritos.

La chica asintió levemente – sí, pero me ponía triste venir – contestó.

- ¿Triste? ¿Por qué?

- Me recordaba demasiado a ti – Serena lo miró fijamente – hemos pasado tantos buenos momentos aquí.

Seiya empezó a recordar. El día que intentaba enseñarle a jugar al softbol, cuando tuvieron esa especie de cita en la que casi la besa en el club de baile e incluso las veces en las que él mismo, sin que ella lo supiera, se sentaba en ese mismo banco a contemplar la luna y pensar en ella.

- Te he echado tanto de menos Sei… - murmuró Serena.

- Yo también a ti bombón – el chico la miró fijamente – más de lo que puedas imaginarte.


Serena no podía apartar sus ojos de él. Le fue imposible evitar confesarle lo mucho que lo extrañaba. Seiya tenía ese don. Hacía que ella le contara lo que a nadie más se atrevía a decir y la miraba de esa manera tan cálida. Justo como ahora. Sus ojos estaban llenos de amor y ella se sentía atraída por esa sensación como no lo había estado hacía muchísimo tiempo. Sabía que no debía. No. Que no podía hacerlo, pero él la miraba de esa forma tan maravillosa que por un momento todos los impedimentos desaparecieron y sólo podía pensar en cómo sería besar esos labios que cada vez estaban más cerca de los suyos. Ta cerca, que sin que ninguno de los dos se diera cuenta, casi podían rozarse. Serena escuchaba su corazón desbocado y sintió el aliento cálido de Seiya cuando sus labios estaban a punto de unirse…

- ¡Ay! – exclamó Serena agarrándose la cabeza con gesto de dolor.

- ¿Qué ocurre bombón? – por un instante Seiya no reaccionó. ¿Habían estado a punto de besarse o se estaba volviendo loco?

- No lo sé – Serena movió la cabeza intentando que el dolor pasara -. Es como cuando me desmayé ayer – el chico la miró sin entender -. Se lo he dicho a Haruka esta mañana pero me ha dicho que no le diese importancia.

- ¿Qué es a lo que no hay que darle importancia?

- Ayer, antes de desmayarme tuve una especie de visión de Tokio de Cristal y hoy he visto algo parecido pero también salía Rini.

- ¿Tokio de Cristal? ¿Rini? – preguntó Seiya sin entender.

Serena cayó en la cuenta de que el chico no sabía nada de su futuro. Sólo conocía los términos generales: que ella estaba destinada a casarse con Darien y formar un reino maravilloso, pero los detalles nunca se los llegó a contar.

- Tokio de cristal es mi futuro reino y Rini… - hizo una pausa para coger fuerzas – ella es mi hija.

Seiya sintió como miles de emociones pasaban por su cara al escuchar esa frase, “mi hija”. ¿Qué se supone que debía hacer ahora? Siempre había sabido que Serena tenía un futuro con Darien pero, quizás ingenuamente, nunca se planteó la existencia de hijos y menos las consecuencias que eso tendría. Si su bombón conocía a su hija significaba que ella de verdad iba a seguir con Darien y que las mínimas oportunidades que creyó tener por la actitud de ella desde su vuelta se esfumaban con la misma facilidad con la que se rompía su corazón.

- No sabía que tenías una hija – dijo al fin.

- Ella vino una vez desde el futuro para pedirnos ayuda – contestó Serena – es por eso que conozco tanto de lo que me espera dentro de unos años.

Seiya la miró fijamente. ¿Por qué parecía haber tanta tristeza en sus palabras? ¿No se suponía que ese futuro es lo que ella deseaba tanto? Antes de que pudiera contestar nada, Serena empezó a hablar.

- Es curioso lo que conlleva ser Sailor Moon.

- ¿Qué quieres decir?

- Bueno – Serena levantó la mirada al cielo – todas mis sailors y yo tenemos en parte el mismo destino: proteger a la Tierra de cualquier amenaza y crear en un futuro Tokio de Cristal con nuestros poderes… - hizo una pausa – pero ellas serán libres después de eso. Seguirán siendo sailors toda su vida pero al menos tendrán la facultad de decidir cómo funcionará todo lo demás – Serena se abrazó a Seiya causando la sorpresa del chico y continuó hablando -. Yo en cambio tengo toda mi vida decidida desde que comencé a ser Sailor Moon. Sé que tengo que casarme con Darien, convertirme en reina y tener una hija que se llame Rini.

- ¿Y no es eso lo que quieres bombón?

- Ya no sé lo que quiero Seiya – suspiró separándose un poco de él para mirarlo a los ojos -. Al principio todo era nuevo y maravilloso. Mi vida parecía el cuento de hadas que toda chica quiere vivir, lleno de príncipes y reinos encantados y yo como la princesa que vive feliz para siempre y come perdices.

- ¿Y ya no eres feliz?

Serena se quedó callada. Por supuesto que no era feliz. Exactamente llevaba un año sin saber lo que era la felicidad pero no podía decírselo a Seiya. En realidad ya le había confesado más de lo que debería. Cuanto más tiempo pasaba con él, más egoísta se sentía. Al principio pensó que después de un año quizás él había olvidado lo que sentía por ella, o se había dado cuenta que solo la quería como una amiga y en su interior se alegró cuando comprobó que no era así. Bastó una mirada de sus hermosos ojos azules para ver en ellos la misma calidez que cuando se marchó hace un año y comprobar que seguía enamorado de ella. Pero por mucho que eso le alegrara conseguía que se sintiera peor. Ella no podía corresponderle y con su actitud iba a conseguir hacerle más daño del que ya le había causado por lo que decidió poner fin a la conversación.

- Deberíamos irnos ya – contestó separándose del todo del chico y levantándose del banco sin mirarle – Se hace tarde y no quiero preocupar a Haruka.

- Tienes razón bombón – Seiya se había sorprendido por su reacción y no le pasó por alto que la muchacha evadió la pregunta pero prefirió no presionarla. La conocía demasiado bien como para saber que cuando no quería hablar de algo era mejor esperar a que estuviese preparada – No me gustaría que Tenoh llamara a la policía pensando que te he secuestrado.

Serena rió ante el comentario. Estaba segura de que Seiya había notado como evitaba responder a su pregunta pero se alegraba de que no siguiese con el tema y lo dejara pasar como si nada.

De camino a casa de Haruka y Michiru ninguno de los dos dijeron muchas palabras, cada uno tenía sus propias cosas en que pensar después de esa tarde.

- Bueno bombón ya hemos llegado – Seiya se paró frente a la casa – Creo que debería irme por si Tenoh sale con la escopeta por traerte tarde o algo.

- ¿el gran Seiya Kou tiene miedo de una chica? – contestó ella divertida.

- Umm… si esa chica en cuestión es Haruka Tenoh creo que puedo permitirme decir que sí.

- Está bien valiente – Serena no pudo evitar reírse ante su gesto de miedo - ¿irás mañana a clases?

- Si, Taiki ha arreglado todo para que empecemos de nuevo como si sólo hubiésemos estado de viaje por motivos familiares.

- Entonces nos vemos mañana – Serena se acercó y le dio un ligero beso en la mejilla – Hasta mañana Sei…

El chico la vio alejarse algo sonrojado. Desde que había regresado Serena estaba de lo más cariñoso y aunque eso en parte le agradaba también le confundía cada vez más.

Por su parte, la rubia caminó sin volverse hasta la puerta con el corazón acelerado. No entendía que monstruo le había poseído para despedirse de esa manera. Aunque la cara perpleja de Seiya valía la pena, por una vez era ella la que había conseguido desarmar al chico. Todavía seguía sonriendo cuando entró al salón de la casa, donde estaba Haruka sentada viendo la televisión. La sailor del viento se volvió en seguida sonriéndole.

- Vaya gatita, que feliz te veo.

- Eh… si – asintió sonrojada -. ¿Dónde está Michiru?

- Tenía una cena con su manager y los directivos de la compañía y como iba a llegar tarde prefería quedarme para que no estuvieras sola.


- Oh gracias Haru-chan –la chica se sentó a su lado -. No tenias que hacerlo. Podría haberme quedado sola o llamar a alguna de las chicas para que me hiciera compañía.

- ¿O pedirle a Kou que se quedara contigo? – dijo con una sonrisa traviesa.

- ¡No, no! – Serena estaba roja como un tomate - ¿cómo crees Haruka?

- Gatita no te preocupes, Kou no me parece tan mal tipo después de todo y sé que cuando estás con él recuperas esa sonrisa que tanto nos gusta y que hacía tanto no veíamos.

Serena miró a su querida sailor tiernamente. Sabía lo sobre protectora que era con ella y lo mucho que le costaba aceptar a Seiya. De repente se acordó de algo.

- Haru- chan…

- ¿Si gatita?


- Cuando estaba con Seiya he tenido otra visión como la de ayer – la chica notó la preocupación en la cara de Haruka – pero tranquila, esta vez no me he desmayado.

- Menos mal, ¿y qué has visto?

- Era la misma imagen que ayer pero esta vez también aparecía Rini y de nuevo todo volvía a difuminarse y desaparecer – Serena emitió un suspiro -. Estoy empezando a preocuparme…

- Tranquila, Luna no tardará en volver y ella nos aclarara todo.

Serena asintió y continuó viendo la televisión en silencio pero ninguna de las sailors podía concentrarse en la pantalla. Algo estaba ocurriendo que causaba esas visiones y Haruka tenía sospechabas de cuál era el motivo.
avatar
mary_cherry
Sailor Scout
Sailor Scout

Mensajes : 79
Edad : 33
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: DESTINO [S/S] y un poco de [M/Y]y[A/T] PFF

Mensaje por Amy Tsubasa el Dom Jun 13, 2010 9:13 pm

gracias por la actualizacion sigue asi
avatar
Amy Tsubasa
Sailor Outer Scout
Sailor Outer Scout

Mensajes : 470
Edad : 26
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: DESTINO [S/S] y un poco de [M/Y]y[A/T] PFF

Mensaje por Maricruz el Dom Jun 13, 2010 10:07 pm

[ hola]
ME GUSTO MUCHO TU HISTORIA ESPERO QUE SIGAS ACTUALIZANDO
ME MUERO POR SABER QUE ES LO QUE ESTA PASANDO CON TOKIO DE CRISTAL
ESPERO QUE SERENA SE QUEDE CON SEIYA

BYE
PD. TE INVITO A LEER MI FIC

un nuevo futuro, el recuerdo de un amor (S&S)
avatar
Maricruz
Sailor Outer Scout
Sailor Outer Scout

Mensajes : 330
Edad : 25
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: DESTINO [S/S] y un poco de [M/Y]y[A/T] PFF

Mensaje por BOGITA el Lun Jun 14, 2010 8:54 pm

`hi tu historia me encanta logico por q estoy enamorada de ese guapote de seiya, bueno ojala la continues pronto y me intriga saber sobre darien q ara ???

ah y una disculpa no kice leerme muy ruda solo q no soy muy sutil con mis palabras :[GOTITA]:

cualquier ofensa lo siento y seguire tu fic

saludos
avatar
BOGITA
Sailor Outer Scout
Sailor Outer Scout

Mensajes : 473
Edad : 32
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: DESTINO [S/S] y un poco de [M/Y]y[A/T] PFF

Mensaje por mary_cherry el Mar Jun 15, 2010 6:09 am

jajaja no te preocupes Bogita! tenias razón en que parecia totalmente depsechada con esa frase jajajajajaja. Me alegro que te guste la historia! en muy poco el capitulo 4
avatar
mary_cherry
Sailor Scout
Sailor Scout

Mensajes : 79
Edad : 33
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: DESTINO [S/S] y un poco de [M/Y]y[A/T] PFF

Mensaje por angelito*moon el Mar Jun 15, 2010 10:54 am

woooooooooo
me dejas picada con el cap
es ta iper mege super fantestico
tu fic
espero la actualizacion
ados
avatar
angelito*moon
Scout Aprendiz
Scout Aprendiz

Mensajes : 49
Edad : 27
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

DESTINO [S/S] y un poco de [M/Y]y[A/T] PFF Capitulo 4

Mensaje por mary_cherry el Dom Jun 20, 2010 3:02 pm

Hi!! os traigo el capitulo 4 de Destino, espero que os guste a todas las que me seguis. La cosa ya se pone emocionante!!!



Capitulo 4.


Habían pasado casi dos semanas desde la vuelta de los Three Ligths. Los días transcurrían muy rápidos desde que los hermanos estaban de nuevo en la Tierra. Las chicas y ellos pasaban todo el tiempo juntos, cuando no estaban en clases salían a tomar algo y Seiya visitaba muy a menudo la casa de Haruka y Michiru para estar con su bombón. Era sorprendente como estaba mejorando la relación entre las dos sailors exteriores y los hermanos en tan poco tiempo, la pasión por los chicos en la música les había acercado a Michiru y Haruka descubrió que tanto ellos, como en especial Seiya, no eran tan malos como pensaba hacía un año. De hecho, Seiya le empezaba a caer bastante bien, sobre todo por ese gusto que ambos tenían por los coches y la velocidad.

De todas, Serena era la que más feliz estaba con esa situación. Por fin podía estar con todas las personas que quería sin tener que esconderse y sin el miedo de que se produjeran enfrentamientos entre ellos. Las visiones habían vuelto a suceder pero seguían siendo demasiado imprecisas. Algunas veces veía Tokio de Cristal como la primera vez que se desmayó, otras veces eran imágenes del pasado, recuerdos de la primera visita de Rini a la tierra o de su visita al futuro, pero nada con sentido. Luna aún no había vuelto de las puertas del tiempo por lo que prefería no preocuparse demasiado hasta que supiera que estaba ocurriendo realmente.

Casa de Haruka y Michiru.

- Bombón, todavía no me creo que me hayas hecho venir sólo para hacer los deberes.

- Ya te he dicho que necesitaba ayuda con algunos ejercicios de algebra – contestó ella sin dejar de escribir en su libreta – y tu eres bastante bueno en ellos.

- Taiki es mucho mejor que yo.

- Probablemente, pero su mente sólo se entiende con la de Ami – dijo sonriendo -. Hablan en un idioma distinto al de los demás.

- Eso es cierto – Seiya le devolvió la sonrisa – pero sigue sin tener sentido que tu prefieras pasar una tarde estupenda haciendo deberes.

- Es el último año antes de la universidad y tengo que empezar a ser una chica responsable, se supone que por algo voy a ser reina, ¿no?

Seiya notó el cambio en la voz de Serena al decir esa última frase. Otra vez la misma nota de amargura que cuando le contó su futuro la tarde del parque.

- Pues yo sigo pensando que deberíamos dejar esto e ir a tomar un helado bombón.

- Y yo que deberías dejar de llevar a mi gatita por el mal camino – dijo Haruka entrando con Michiru al salón donde estaba la pareja.

- ¡Oh, vamos Haruka! No seas aguafiestas – le contestó Seiya frustrado.

- Eso Ruka – dijo Michiru – deja a los chicos que se diviertan – Seiya sonrió triunfal ante la cara de Haruka, sabía que cuando se trataba de su querida sailor del agua nunca le ponía pegas – Por cierto, ¿dónde están tus hermanos?

- Umm… - el chico se quedó pensativo unos segundos – creo que Taiki está con Ami estudiando y Yaten iba a dar una vuelta con Mina.

- Alguien debería decirles a esos dos que se declaren de una vez… bueno…a ellos y a alguien más – Haruka miró sonriendo como Seiya se sonrojaba con el comentario y Serena lo miraba extrañada como si no entendiera de que hablaban.

- ¿Para que los buscas? – contestó el chico reponiéndose del comentario.

- Oh, tenemos una oferta para vosotros – dijo Michiru.

- ¿Una oferta?

- Así es – Michiru se sentó al lado de Seiya -. Hemos ido a ver a mi productor y como sabe que nos conocemos me ha pedido que os proponga hacer una gira juntos. Serían unos cinco o seis conciertos por Japón.

- ¡Eso es genial! Estoy seguro de que a mis hermanos les parecerá estupendo – el chico miró a Serena que no quitaba la vista de su móvil que se iluminaba como si alguien estuviese llamando -. ¿Qué te parece bombón?

- Eh… – la chica de levantó con el teléfono – son mis padres, vuelvo en un minuto.

Seiya y las sailors la vieron entrar a su cuarto y cerrar la puerta pero no le dieron importancia y siguieron comentando la futura gira. Mientras, Serena se sentaba en la cama y miraba pálida la pantalla del móvil. Darien la estaba llamando. Hacía ya casi tres semanas que no hablaban pero ella estaba acostumbrada. Desde que él se marchó eran contadas las ocasiones en que se habían comunicado o hablado más de 10 minutos por teléfono pero eso ya no le preocupaba como la primera vez que se fue. Tenía muy claro que las cosas no eran como antes, ni él ni ella se preocupaban en mantener viva su relación, más bien daban por hecho que siempre iban a estar juntos así que se habían acomodado demasiado. Serena tomó aire y descolgó el teléfono.

- ¿Sí?

- ¡Serena! – la voz del chico sonaba alegre – hola pequeña, he llamado a tu casa pero no ha contestado nadie.

- Ah… es cierto, no lo sabes. Mis padres están de viaje con Sammy y Haruka y Michiru me han dejado quedarme en su casa para no estar sola.

- Ajam – Darien hizo una pausa -. ¿Y qué tal todo por allí? Hace mucho que no hablamos pero es que he estado muy ocupado con las clases.

- Bien – Serena omitió intencionadamente que los chicos habían vuelto, no tenía sentido decírselo a Darien porque sabía que probablemente no le sentaría muy bien – todo va como siempre.

- Me alegro Sere. Bueno, tengo que dejarte ya, he de ir a clases – Serena quiso pedirle que se quedara más tiempo pero algo en su interior hizo que se callara – Hablamos pronto. Te quiero.

- Yo también – contestó ella, pero la línea ya comunicaba antes de que pudiera terminar de decirlo.

Serena se quedó pensando después de la llamada. Sabía que no estaba haciendo lo correcto. Era cierto que la relación con Darien ya no era la misma que cuando empezaron juntos pero no podía dejarlo pasar como si nada, tenía que intentar recuperar ese amor que se tenían, o si no iba a ser infeliz el resto de su vida y Rini se merecía unos padres que se quisieran de verdad.

Aunque nunca pueda quererlo lo mismo que a él” – pensó la chica sintiendo ganas de llorar.

- ¿Bombón? – Seiya tocó a la puerta - ¿has terminado de hablar?


- Si, en seguida sal...¡ay! – Serena sintió un fuerte dolor en la cabeza.

- ¡¿Qué ocurre?! – preguntó Seiya entrando al cuarto alarmado por el grito de la chica.

- Es mi culpa – Serena comenzó a llorar – todo esto es mi culpa.

- ¿Qué es tu culpa gatita? – preguntó Haruka que había entrado preocupada seguida de Michiru al escuchar el grito de su princesa.

Serena miró a la sailor con los ojos llenos de lágrimas - ¿No lo entiendes? – Haruka la miró negando con la cabeza – no son sólo visiones sin sentido, lo que veo es lo que yo estoy causando.

- Pero, ¿qué es lo que has visto princesa? – preguntó Michiru, la única junto a Haruka y Seiya que sabía lo de las visiones de Serena.

- He visto a Rini – Serena emitió un sollozo y se abrazó a Haruka – ella me ha dicho que está desapareciendo por mi culpa, ¡estoy haciendo desaparecer el futuro con mis dudas!

- Shh gatita, tranquila – Haruka acarició lentamente la cabeza de Serena – todo va a arreglarse pero debes tranquilizarte – la chica miró a Seiya – Kou, deberías irte a casa para que Serena descanse.

- Pero…

- Seiya – Michiru le puso una mano en el hombro mientras lo miraba llena de preocupación – haz caso a Haruka, mañana podrás venir a ver a la princesa.

- Está bien – Seiya comenzó a salir del cuarto sin entender nada pero una voz lo detuvo.

- ¡Sei! – Serena se acercó al chico con los ojos aún llenos de lágrimas.

- No te preocupes bombón – intentó fingir la mejor de sus sonrisas pero Serena se dio cuenta de que en realidad estaba dolido por tener que marcharse – no vas a librarte de mi tan fácil, prometo que mañana vendré a verte.

Haruka observó a ambos. Pudo ver en los ojos de Serena el miedo, miedo a perder al chico para siempre, a que el pequeño cuento de hadas en que se había convertido su vida desde que él regreso
se acabara sin más, a que se marchara de nuevo y esta vez no volviera nunca. La sailor era consciente de cuál era el deber de su princesa, pero también de lo mucho que le había dolido verla tan deprimida en el último año y si tenía algo claro, es que iba a hacer todo lo que estuviera en su mano para que esa tristeza no volviera a la vida de la chica.



Apartamento de los Three Ligths.

Seiya llegó a casa sin entender nada. No le gustaba haber dejado a Serena sola en ese estado pero las miradas de Haruka y Michiru lo convencieron. No eran miradas autoritarias ni molestas, más bien parecían tristes y comprensivas, como si de verdad les doliese verlo tan confundido.

- Sei, ¿qué haces tan temprano en casa? – preguntó Yaten, que estaba con Taiki jugando a la consola cuando lo vió entrar - ¿no estabas hoy con tu bombón?

- Algo asi …

Los dos chicos dejaron de jugar preocupados al ver la cara de su hermano.

- ¿Qué ha pasado? – preguntó Taiki.

- No lo sé… - Seiya les relató a sus hermanos todo, las visiones que Serena le había dicho que tenía desde hace unas semanas, la de esta tarde y la reacción de las sailors.

- Tenía mis sospechas de que algo así podía pasar – comentó Taiki cuando su hermano terminó de hablar.

- ¿Cómo?

- Bueno Sei, hay que estar ciego para no darse cuenta de cómo se comporta Serena contigo desde que hemos vuelto – el chico miró a Yaten sin entender -. Es cierto que al principio teníamos nuestras dudas y pensábamos que era sólo su forma de ser porque te había echado de menos como amigo, por eso no quisimos decirte nada, pero creo que no es sólo eso. Es la manera en que se sonroja cuando os rozáis la mano, o como te mira casi con adoración, como si no existiese otra persona más importante que tú en su mundo.

- ¿Estáis diciendo que Serena está enamorada de mí? – preguntó Seiya incrédulo.

- ¡Venga hermanito! ¿no eras tú el conquistador? – dijo Taiki sin poder evitar sonreír -. Creo que es bastante evidente que si, Serena está totalmente enamorada de ti.

Seiya se quedó sin palabras. Era cierto que una parte de él había notado esos comportamientos e incluso muy en el fondo llegó a pensar que quizás ella podía sentir por él algo más que una amistad, pero siempre terminaba creyendo que eran cosas suyas, que tenía tantas ganas de que ella se enamorara de él que veía indicios donde no había nada. Pero que sus hermanos le dijeran eso era otra cosa. Sabía que ellos jamás le darían ese tipo de esperanzas sin motivo. De repente, unas palabras que Serena había dicho esa tarde llegaron a su mente: “¡estoy haciendo desaparecer el futuro con mis dudas!”. Así que era eso. Ahora encajaba todo lo que le había contado de porque estaba mal durante el último año. Ella estaba dudando en seguir con Darien porque se estaba enamorando de él. Una parte de él se alegró nuevamente porque ella pudiera quererlo pero la otra se dio cuenta de la dura verdad. Serena jamás estaría con él mientras existiera el futuro que ella conocía. Nunca dejaría que Rini no naciera por estar a su lado.

- ¿Y de que me sirve que me quiera? – le dijo a sus hermanos amargamente -. Al menos antes ella era feliz pero ahora encima soy el culpable de su dolor – el chico enterró la cabeza entre sus manos.

- Sei… - Taiki se sentó a su lado – esto no es algo que nosotros podamos arreglar pero sabes que si tu quieres regresaremos a Kymonku…

- No – Seiya lo miró decidido – vosotros sois felices aquí y sé que también lo pasasteis mal al separaros de Ami y Mina – los chicos se sonrojaron -. No puedo pediros que nos marchemos de nuevo. De todas maneras, cuando volvimos lo hice creyendo que Serena no me amaba… esto no es muy diferente al fin y al cabo.

- Está bien - dijo Yaten – pero sabes que si en algún momento decides volver sólo tienes que decirlo y Taiki y yo te seguiremos.

Seiya miró a sus hermanos y los abrazó conmovido. Sabía que ellos cumplirían su promesa pero jamás podría hacerles abandonar la tierra para que fueran infelices, era algo que sólo le correspondía a él.


Dos días después de la visión de Serena todos actuaban como si nada hubiese ocurrido. Seiya había cumplido su promesa y pasó a visitar a Serena al día siguiente, omitiendo cualquier mención al tema, pero eso no era tan fácil puesto que Luna regresó al día siguiente con Setsuna y Hotaru de las puertas del tiempo, ella y las sailors traían noticias importantes y por ese motivo habían convocado una reunión urgente en casa de Haruka y Michiru, a la cual también estaban invitados los Three Ligths.


Reunión en casa de Haruka y Michiru.

- Bueno Luna – preguntó Rei – que es eso tan importante que tienes que contarnos.

- Antes de nada – interrumpió Serena – deberías saber una cosa chicas – la sailor les contó como desde hacía unas semanas había tenido unas extrañas visiones, las cuales había desembocado en Rini avisándole de que estaba cambiando el futuro. Las chicas se quedaron asombradas, menos Luna, Setsuna y Hotaru.

- Ese es el principal motivo de la reunión – Luna miró a Serena – nosotras hemos comprobado como el futuro está cambiando rápidamente y no entendemos el motivo.

- ¿Rini ha..?

- No aún princesa – continuó Setsuna -. El Tokio de Cristal que conocemos todavía existe pero es como si se estuviera debilitando, lo veo de forma imprecisa.

- Por eso mi espejo o el fuego de Rei están bloqueados – dijo Michiru.

- Así es, no podemos ver nada porque no hay nada claro que ver.

- ¿Cómo podemos solucionarlo? – preguntó Ami.

- Bueno, la posibilidad que creemos sería más efectiva es que Serena adelantara el matrimonio con Darien – todos los presentes miraron a Luna sorprendidas.

- ¡Pero Luna! – dijo Lita – Serena ni si quiera ha terminado la preparatoria.

- Por supuesto no sería ahora mismo – contestó Setsuna – pero creemos que lo mejor sería que se casaran en verano, al finalizar el curso y cuando Darien vuelva de Estados Unidos.

- Pero es demasiado pronto – Mina miró a Serena sin entender nada, ¿por qué su amiga estaba callada y no opinaba nada?

- Quizás – continuó Luna – pero no podemos arriesgarnos a que el futuro deje de existir.

- ¿Estáis segura de que eso lo solucionará? – preguntó Ami – y si es sólo que el futuro se está cerrando porque en realidad no debemos saber nada más de él o porque viene un nuevo enemigo.


- No podemos – dijo Setsuna – pero la única forma que se nos ocurre de prevenir es esta. Si los príncipes se casan nos aseguraremos de que pueda crearse Tokio de Cristal y de que Rini nazca.

- Está bien – todos miraron a Serena sombrados – en verano, cuando termine el curso y Darien vuelva nos casaremos – la chica se levantó sin mirar a nadie y se dirigió a su cuarto.

- Entonces arreglado – dijo Setsuna –. Vuelvo con Hotaru y Luna a las puertas del tiempo por si hay alguna novedad, os mantendremos informadas.

Las tres se marcharon dejando al resto sin palabras. No entendían nada de lo que acababa de ocurrir en la habitación.

- Vámonos – Seiya se levantó seguido de sus hermanos, quienes miraron a las chicas sin saber que decir y abandonaron la casa.

- Que… ¿qué se supone que ha pasado?

- No lo sé Mina… - dijo Ami – pero de repente Serena va a casarse en unos meses y ser infeliz por el resto de su vida.

- ¿Pero por qué no ha dicho nada? – dijo Lita enfadada – ni si quiera ha protestado en toda la conversación.

- Voya hablar con ella – dijo Rei levantándose.

La chica llego al cuarto de Serena y tocó a la puerta.

- Serena, ¿puedo pasar? – silencio –. Por favor, necesito hablar contigo – Rei abrió cuidadosamente la puerta, encontrándose a su amiga sentada en la cama, con las piernas dobladas, la cabeza apoyada en ellas y la mirada perdida en la ventana - ¿estás bien?

- ¿Importa? – contestó Serena sin mirarla.

- Pues claro que importa Serena tonta – la sailor del fuego se enfadó por un momento pero luego se calmó y continuó hablando sentada al lado de la chica en la cama -. ¿Sabes que esto me recuerda a algo que ya hemos vivido? - Serena siguió sin mirarla – seguro que tu también te acuerdas de esa noche, la noche en que fui a verte después de que Seiya se declarara.

Los ojos de Serena se llenaron de lágrimas. Claro que se acordaba de esa noche. Como olvidar la expresión de Seiya cuando se declaró, su voz al decirle esas palabras que tantas noches había recordado en su mente desde que él se marchó: “bombón, déjame que le sustituya”. Las mismas palabras que sembraron la duda de si era realmente a Darien a quien amaba o al chico que nunca se separaba de su lado aunque ella lo rechazara. Pero ahora no quería recordarlas, era más de lo que podría soportar.

-Esa noche te dije que debías decidir – continuó Rei ignorando la expresión de dolor en la cara de su princesa -. No podías seguir de esa manera o le harías daño a Seiya – la chica sonrió de repente -. Es gracioso, ¿sabes? Desde el primer día que te vi peleando con Seiya me di cuenta de que él estaba hecho para ti – Serena se volvió sorprendida hacía su amiga – y reconozco que me preocupé cuando se declaro porque por un momento pensé que ibas a decirle que sí, pero cuando venciste a Galaxia y Darien volvió creí que me había equivocado, que tu seguías amándole como siempre y que de nuevo ibas a ser feliz pero no fue así – Rei hizo una pausa y suspiró –. No puedo culparte por amarlo Serena. He visto como te trata y sé que te hace mucho más feliz que Darien.

Serena comenzó a llorar. Había sido tonta por creer que sus amigas no iban a darse cuenta de lo mucho que amaba a Seiya pero tampoco podía decírselo. No podía confesarles que quería salir corriendo y dejar de lado todo lo que se esperaba de ella porque entonces no había servido para nada que ellas hubiesen peleado e incluso muerto por defenderla todos estos años. La chica siguió llorando mientras Rei la consolaba. Sabía que ya no le quedaban más opciones y que probablemente acababa de perder a Seiya para siempre.


Apartamento de los three Ligths. Cuarto de Seiya.

- ¿Qué voy a hacer? – pensó el chico. Ni él ni sus hermanos habían dicho una palabra desde que salieron de la reunión y él se había encerrado en su cuarto nada más llegar. No era capaz de asimilar que Serena fuera a casarse en unos meses y menos sabiendo, o al menos creyendo, que ella lo amaba -. No puedo soportar la idea de que se case con otro hombre pero si es verdad que me ama, ¿por qué ha aceptado casarse? ¿va a ser infeliz toda su vida por un futuro que ni si quiera existe aún? No entiendo nada…- una lágrima resbaló por su mejilla – No puedo hacer nada por impedirlo pero tampoco soy capaz de quedarme aquí y hacer como si nada. Sé que mis hermanos me prometieron que si yo quería volveríamos todos a Kymonku pero no puedo hacerles eso. Soy yo sólo el que debe irse. Volveré con la princesa y nunca más regresaré a la Tierra – el chico cerró los ojos y murmuró una última frase antes de dormirse -. Adiós, bombón



qué os ha parecido? no me odieis porque Serena haya decidido casarse.. la pobre lo está pasando muy mal y nuestro querido Seiya más aún...¿se irá de verdad `para siempre? habrá que esperar a los próximos capis jijiji muchas gracias por leerme que me haceis muy feliz al comentar nos vemos pronto!
avatar
mary_cherry
Sailor Scout
Sailor Scout

Mensajes : 79
Edad : 33
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: DESTINO [S/S] y un poco de [M/Y]y[A/T] PFF

Mensaje por Amy Tsubasa el Dom Jun 20, 2010 3:38 pm

que buen capitulo como que seiya se va ir , tienen que luchar mas por su amor rosa
avatar
Amy Tsubasa
Sailor Outer Scout
Sailor Outer Scout

Mensajes : 470
Edad : 26
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: DESTINO [S/S] y un poco de [M/Y]y[A/T] PFF

Mensaje por BOGITA el Dom Jun 20, 2010 9:51 pm

buenisimooo el cao me facinoooo. ok ese Serena otra vez haciendo sufrir a este guapote peroo se q terminara en algo hermosos vamos continuala Darien si regresara ya tiene a alguien mas verdad

jejejej
vamos actualiza
saluds
avatar
BOGITA
Sailor Outer Scout
Sailor Outer Scout

Mensajes : 473
Edad : 32
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: DESTINO [S/S] y un poco de [M/Y]y[A/T] PFF

Mensaje por Aailsa Teiff el Dom Jun 20, 2010 11:30 pm

Que buenos capitulos...
Esperare pronto tus actualisaciones.
Saludos


Última edición por Aailsa Teiff el Jue Jun 24, 2010 12:33 am, editado 1 vez
avatar
Aailsa Teiff
Sailor Scout
Sailor Scout

Mensajes : 53
Edad : 28
Sexo : Femenino

http://www.fanfiction.net/~aailsateiff

Volver arriba Ir abajo

Re: DESTINO [S/S] y un poco de [M/Y]y[A/T] PFF

Mensaje por natu_rw el Dom Jun 20, 2010 11:45 pm

Hola
estoy siguiendo esta novela en el foro de fanfiction
esta increible!
no quiero que seiya s evaya
siguela pronto porfa
avatar
natu_rw
Sailor Inner Scout
Sailor Inner Scout

Mensajes : 180
Edad : 28
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

DESTINO [S/S] y un poco de [M/Y]y[A/T] PFF Capitulo 5

Mensaje por mary_cherry el Vie Jun 25, 2010 5:56 pm

Aqui os traigo un nuevo capitulo. Es un poco diferente a los demás pq se centra en las parejas AxT y MxY que ya era hora jeje. Espero que os guste y que no me mateis por el final. Gracias a todas las que me comentais!!!





Capitulo 5.


Sólo había pasado una semana desde la reunión de las sailors en la que Serena aceptó casarse con Darien, pero muchas cosas habían cambiado desde entonces.

Los padres de la joven regresaron de su viaje y ella dejó la casa de Haruka y Michiru a pesar de la insistencia de las chicas en que se quedara unos días más. Serena no quería causarles más preocupaciones y necesitaba estar sola, aislarse por un tiempo de todo lo que le recordase a su vida como sailor y a su futuro.

Sus amigas estaban muy preocupadas. Darien llamó a la princesa el día después de la reunión para decirle que estaba al tanto de todo lo referente a su futura boda porque Setsuna había ido a verle. Para él la propuesta de la sailor del tiempo era la más adecuada, Serena y él se casarían en el verano y todo volvería a ser como siempre.

Después de esa llamada, Seiya se había marchado de la tierra sin despedirse de nadie, ni si quiera de sus hermanos, como si su última esperanza de que Serena reflexionase y se negara a contraer matrimonio hubiera desaparecido al conocer que Darien también estaba de acuerdo. Realmente no podían culparle de su decisión, todos sabían lo que el chico sentía por Serena y el verla casarse con otro era más de lo que podían
pedirle.


Pero para la princesa las cosas no eran tan fáciles.

Cuando se enteró por Mina de que Seiya se había marchado casi se vuelve loca. Llamó desesperada a Yaten y Taiki pero ellos tampoco sabían nada, su hermano solo les había dejado una nota donde decía que por favor no intentaran buscarlo y que le perdonasen por ser un cobarde. Pudo notar la tristeza en sus voces y se sintió aún peor. Ella tenía la culpa de todo, jamás debería haber sentido nada por Seiya, ni si quiera ser su amiga, ella no se merecía a alguien como él cuando lo único que era capaz de hacer era dañarlo y dañar a todos los que estaban a su alrededor.

Desde ese día, la Serena del año en que Seiya no estaba volvió a aparecer y esta vez nadie tenía esperanzas de que el chico regresara para cambiarla.


Biblioteca de la preparatoria.

- ¿Qué te ocurre Ami? – Taiki estaba estudiando con la chica peliazul pero ella hacía rato que parecía como si estuviera en otro mundo.

- Eh – Ami salió de su ensoñación como sorprendida de escuchar la voz de alguien – sólo pensaba en serena… - la joven notó la cara de tristeza del chico -. ¿Habéis sabido algo de Seiya?

- Nada – Taiki agachó la cabeza -. Seguramente habrá vuelto a Kymonku pero no podemos saberlo seguro.

- ¿Yaten y tú iréis a buscarlo?

- Aún no lo hemos decidido. Él nos pidió en su carta que no intentáramos localizarlo pero sabemos que no está bien y lo echamos de menos. No somos hermanos de sangre pero hemos estado juntos desde pequeños cuidándonos los unos a los otros – Taiki miró a Ami -. Supongo que si no sabemos de él en un tiempo iremos a buscarlo.

- Taiki yo… - Ami agachó la cabeza sonrojada – yo te echaría mucho de menos si te vas de nuevo.

El chico la miró sorprendido. Ami, al igual que él, no era muy dada a decir ese tipo de cosas.

- Yo también te echaría de menos – dijo levantando la barbilla de la chica lentamente – más de lo que te imaginas…

Ambos se miraron fijamente a los ojos. Sentían que tenían mil cosas que decirse pero no sabían por dónde empezar. Quizás no eran tan evidentes como Seiya y Serena, o incluso como Mina y Yaten pero hacía mucho que notaban que entre ellos existía algo más que una amistad. Normalmente no tendrían ninguna prisa en demostrarlo, les bastaba con pasar tiempo juntos y compartir charlas agradables pero ahora todo parecía urgente, como si en segundos el futuro pudiese cambiar y separarlos, tal y como había ocurrido con sus amigos. Tal vez por eso Taiki esta vez no dudó. Olvidó su timidez, su habitual racionalidad quedó relegada en una esquina de su mente y por primera vez en su vida dejó que fuera el corazón el que mandase. Ni si quiera le importo estar en una biblioteca llena de gente (suerte que las chicas de su club de fans no eran muy dadas a pisar ese tipo de sitios, a excepción de Ami, claro), para él sólo existía una persona en ese momento, la única que conseguía que sonriera por muy mal que estuvieran las cosas y la primera a la que alguna vez en su vida le dijo estas palabras.

- Te quiero Ami.

Ella calló por unos segundos, los típicos segundos en los que a todas se nos pasan preguntas absurdas por la cabeza cuando la persona que amamos nos dice te quiero por primera vez. Preguntas como, ¿me ha dicho te quiero de verdad? No, seguro que me he equivocado…pero, ¿le contesto ya o parezco muy desesperada?...Pero al ver esos ojos mirándola con tanto amor todas esas preguntas desaparecieron y no dudo un segundo más en contestar.

- Y yo a ti Taiki.

A ninguno le importaron las miradas sorprendidas de los alumnos que estaban en las mesas contiguas, ni si quiera escucharon el revuelo que causó una de las fans de los Three Ligths al salir corriendo indignada porque su querido Taiki estaba con otra… a lo mejor ni siquiera se habrían dado cuenta de algo aunque el colegio se hubiese derrumbado, porque en ese instante la pareja solo era capaz de sentir una cosa, como sus labios se unían para darse un cálido y esperado beso. Un beso que traía algo de esperanza a la infelicidad de la última semana.

Segundos después se separaron lentamente y de repente fueron conscientes de donde estaban y de cómo los miraban los demás. Ambos agacharon la cabeza sonrojados y fingieron estudiar de nuevo pero una pequeña sonrisa delato a Ami, causando que Taiki la mirara extrañado.

- ¿Qué ocurre?

- Nada – la chica seguía sonriendo – sólo pensaba en cómo se pondrá Mina cuando se entere – Taiki la miró sin entender -. Ya sabes, la diosa del amor debería ser la primera en conquistar al chico de sus sueños.

El joven de pelo castaño no pudo evitar reírse también, conocía lo suficiente a Mina como para imaginárselo y por un momento sintió pena de su hermano.



Cafetería del centro. En ese mismo instante.

- ¡Atchis!

- ¿Te has resfriado Mina? – le preguntó Yaten.

- Espero que no – dijo la chica – mañana tengo la prueba para la obra.

- Es cierto, ¿estás nerviosa?

- Un poco – contestó la chica.

- No te preocupes, seguro que te sale muy bien – Yaten le sonrió dulcemente, ese era un gesto que se había vuelto muy común desde que regresó a la tierra, aunque solo en presencia de la rubia -. Verás como pronto eres una actriz famosa y sales más veces que nosotros en las revistas.

- La verdad es que no se si serviría de mucho – contestó la chica poniéndose triste de repente.

- ¿Por qué dices eso?

- Al igual que la vida de Serena, la nuestra como sailors también está en parte decidida – Yaten sospechó a donde quería llegar -. Nosotras debemos dedicar nuestra existencia a proteger a la princesa y no es que no queramos, adoramos a Serena, pero a veces pienso que nada de lo que haga ahora tiene sentido – la chica suspiró - ¿para que estudiamos si nunca podremos ser nada más que sailors?

- Eres mucho más madura de lo que aparentas – comentó Yaten.

- Bueno – Mina hizo un guiño – tu debería saber mejor que nadie que las apariencias engañan.

- Tienes razón – el chico rió ante el comentario pero en seguida se puso serio -. ¿Cómo está Serena? Solo la veo en clases y allí casi no habla.

- Fuera no es mucho mejor – Mina agachó la cabeza apenada -. Antes al menos intentaba aparentar que no pasaba nada pero esta vez ni si quiera se preocupa en ocultarlo. Quizás solucionemos el futuro con esta boda pero vamos a hacer infeliz a Serena toda su vida.

Yaten se quedó callado, había algo que llevaba tiempo queriendo preguntarle a Mina, pero le daba miedo conocer la respuesta.

- Mina… - la chica notó el tono de preocupación en la voz de su amigo al pronunciar su nombre - ¿Qué pasará cuando seáis sailors? Es decir, se que vuestra vida será proteger a Serena pero, ¿habrá tiempo para algo más?

- ¿Algo más?

- Si – Yaten se sonrojó de repente – o alguien más…

- A diferencia de Serena no conocemos esa parte de nuestro futuro… –Mina se sonrojó, iba a cometer una locura pero ya todo le daba igual. Tras ver lo que le había ocurrido a Serena se había dado cuenta de que puedes perder todo lo que quieres en un instante y ella no estaba dispuesta a consentirlo, no por algo era la diosa del amor – pero si hubiese tiempo para alguien más, me gustaría disfrutarlo contigo.

Yaten se quedó sin palabras. ¿Mina se le estaba declarando? ¿O el café le había afectado al cerebro? Llevaba tanto tiempo queriendo escuchar esas palabras que ahora que por fin había pasado no sabía cómo reaccionar.

Por su parte Mina estaba muerta de vergüenza. Se había tirado a la piscina y aunque pensaba que el chico sentía lo mismo por ella su silencio la estaba volviendo loca.

- Eh...bueno pues será mejor que me vaya a casa – se levantó nerviosa sin mirarlo pero antes de que pudiera dejar la mesa Yaten cogió su mano.

- A mí también me gustaría que fuese contigo… mi bella sailor del amor – susurró Yaten al oído de la chica.

Ambos se miraron sonrojados. De repente, casi sin darse cuenta, en mitad de la cafetería, dos jóvenes se besaron tiernamente por primera vez. Era cierto que tenían problemas y que no sabían lo que les deparaba el futuro, pero por unos minutos fueron sólo Mina y Yaten, ni sailor ni cantante famoso, sólo dos chicos que se querían.

Cuando se separaron se miraron sonrojados. Mina pudo ver miles de sentimientos reflejados en los ojos del chico y sentía que su corazón iba a estallar de alegría. No podía creerse que de verdad se acababan de besar.

- Entonces… - la chica dudó por unos momentos -. Este beso significa que…

- Significa que te quiero – le cortó el chico sonriendo – y espero que no me hagas un escándalo por eso.

Mina soltó un pequeño grito de felicidad y abrazó a Yaten sin parar de reír. Él correspondió al abrazo y no pudo evitar reírse también. La chica era como un soplo de aire fresco en su vida. Cuando la conoció jamás pensó que podía enamorarse de ella, era demasiado impulsiva y escandalosa, pero a medida que la fue conociendo se dio cuenta de que era perfecta para él, alguien que le hiciese ver la vida de una forma mucho más optimista y que le hiciese sentir vivo. Algo que sólo ella lograba. Y que a partir de ese dia, esperaba que lo hiciera por muchísimos años.

----------------------------------------------------------------------------------------------


Mientras todo eso ocurría, Setsuna, Luna y Hotaru vigilaban las puertas del tiempo por si se producía algún cambio.

- Desde que la princesa decidió casarse con el príncipe no hemos tenido problemas – dijo Setsuna.

- Todo parece que está en calma por fin – Hotaru parecía triste – pero no estoy segura de si hemos pagado un precio demasiado alto por ello.

- ¿Qué quieres de… - algo interrumpió las palabras de la sailor del tiempo - ¿qué es eso?

- Una presencia se acerca – contestó Hotaru empuñando fuertemente su báculo.

- Tranquilas – dijo una voz masculina – soy yo.

- ¡Seiya! – exclamó Luna sorprendida - ¿cómo has llegado aquí?

- Le pedí ayuda a la princesa Kakyu – Seiya apareció ante las chicas vistiendo de forma distinta a como solía vestir en la tierra. Llevaba un traje similar al del príncipe Endymion pero en color rojo, con detalles en negro, una capa también roja y una hermosa espada al cinto con detalles de estrellas en la empuñadura – he venido a pediros que me dejéis ir al futuro.

- ¡Eso es imposible! – exclamó Setsuna – el futuro no debe ser visitado salvo que haya algún peligro.

- Por favor chicas – el joven las miró de forma suplicante – sólo quiero ver a Serena por última vez. Necesito asegurarme de que ella es feliz en el futuro y si es así prometo desaparecer para siempre de su vida.

- No podemos permitirlo.

- Déjalo Setsuna – dijo Luna – yo misma iré con él.

- Pero Luna…

- Tranquila – la gata miró a Seiya – te acompañaré a ver a la Reina pero luego deberás marcharte para siempre.

- De acuerdo – el chico asintió con la cabeza - Gracias.

Luna y Seiya se acercaron a la puerta que llevaba al futuro y por la que tantas veces había llegado Rini y la atravesaron en un destello de luz.

- No estoy segura de que eso sea lo correcto – dijo Hotaru.

- Ni yo – contestó Setsuna – pero si Luna ha aceptado debe de ser por algo, confiemos en que ella sabe lo que hace.


En el futuro.

- ¿Dónde estamos? – preguntó Seiya. Él y la gata se encontraban frente a una hermosa fuente con una estatua de un ángel sentado en una luna creciente que brillaba como si fuera de cristal.

- En los jardines del palacio.

- ¡Luna! – una niña pelirosa apareció frente a Seiya y la gata - ¿qué haces aquí? – preguntó mirando al joven extrañada.

- Pequeña Dama, necesitamos ver a tu madre en seguida, ¿puedes llevarnos con ella?

- Ehh… claro! Creo que está con las chicas en la sala real.

Los tres empezaron a caminar hacia el palacio. Seiya no podía apartar la mirada de la niña. En cuanto la vio no tuvo ninguna duda, esos ojos azules eran los mismos que los de su bombón y eso significaba que esta niña era la razón principal por la que ella iba a casarse con Darien, su hija.

En pocos minutos llegaron a una hermosa puerta dorada decorada con lunas y estrellas, custodiada por dos guerreros.

- Esperad aquí, avisare a mamá – dijo Rini entrado a la habitación y cerrando la puerta tras de sí. Unos segundos después volvió a asomarse por ella – mamá dice que podéis pasar.

Luna y Seiya entraron a la estancia. Frente a ellos había una enorme sala con un trono de cristal al fondo y cuatro sillas a cada lado del mismo. Pero lo que más sorprendió a Seiya no fue la majestuosidad de la habitación si no la hermosa mujer que se sentaba en el trono. ¿Hermosa? No. Esa no era la palabra adecuada para definirla. Era un auténtico ángel de pelo rubio que tenía el rostro más bello que jamás había visto.

- ¡Luna! – la hermosa reina se levantó para acercarse a la gata – que sorpresa verte aquí, pensaba que estabas en el pasado – la Neoreina se volvió hacia Seiya - ¿quién es tu joven amigo?

- Bombón, soy yo – dijo el chico confuso por su pregunta.

- ¡Eh tú! – sailor Urano se acercó al chico – muestra más respeto por la Reina.

- Pero... ¿es que no me reconoces bombón? – preguntó el chico mirando a la reina – soy yo, Seiya.

- Lo siento pero yo no conozco a ningún Seiya.


¿que os ha parecido? no dudeis en dejarme comentarios! hasta muy pronto!
avatar
mary_cherry
Sailor Scout
Sailor Scout

Mensajes : 79
Edad : 33
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: DESTINO [S/S] y un poco de [M/Y]y[A/T] PFF

Mensaje por mariaflorencia el Vie Jun 25, 2010 7:56 pm

POBRECITO SEYITAAAA YO LO CONSUELO JAJJA
avatar
mariaflorencia
Neo Reina Serena
Neo Reina Serena

Mensajes : 3979
Edad : 31
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: DESTINO [S/S] y un poco de [M/Y]y[A/T] PFF

Mensaje por Aailsa Teiff el Vie Jun 25, 2010 10:38 pm

Oh, pero que lindo ha estado el capitulo.
A pobre de Seiya .
Esperaré pronto que actualice.
Bye
avatar
Aailsa Teiff
Sailor Scout
Sailor Scout

Mensajes : 53
Edad : 28
Sexo : Femenino

http://www.fanfiction.net/~aailsateiff

Volver arriba Ir abajo

Re: DESTINO [S/S] y un poco de [M/Y]y[A/T] PFF

Mensaje por ISAS el Dom Jun 27, 2010 12:12 am

amix me encanta tu fic

esta super

vamos actualizala pronto ziiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii
avatar
ISAS
Sailor Outer Scout
Sailor Outer Scout

Mensajes : 381
Edad : 27
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: DESTINO [S/S] y un poco de [M/Y]y[A/T] PFF

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.