Sailor Moon Foro

Legalmente Suya [S/S] UA - Terminado

Página 1 de 12. 1, 2, 3 ... 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Legalmente Suya [S/S] UA - Terminado

Mensaje por Serenity el Vie Abr 23, 2010 9:15 pm

Hola a tod@s!!!

Aqui les traigo esta nueva historia, la cual es una adaptación de la novela Legally Mine de Kate Hoffmann. Así que si les encanta el romance tanto como a mi, no se pueden perder esta hermosa historia.

Les dejo el prólogo, espero que lo disfruten!!!

Legalmente Suya


Prólogo

Los acordes de una balada de Celine Dion resonaban en el pequeño apartamento y el aroma de las velas de vainilla impregnaba el aire. Serena Tsukino emergió del baño de burbujas, se envolvió en un albornoz y salió a la sala tarareando la canción de amor que sonaba.

Todo era perfecto. Las luces bajas, el champán en hielo... había ahuecado los cojines del sofá y las fresas cubiertas de chocolate se enfriaban en la nevera. Era el día de San Valentín y mientras otras chicas se afanaban con citas y vestidos, ella dedicaba. el día más romántico del año a mimarse. Después de un baño relajante, estaba preparada para disfrutar de una sesión de películas de Audrey Hepburn, empezando por su favorita: Desayuno con diamantes.

Siempre había preferido el romanticismo de las películas antiguas al de la vida real. En las películas clásicas, el amor era emocionante, arrebatador y perfecto. La pobre experiencia que había tenido en su vida en ese campo había resultado decepcionante. El amor real era incómodo, agotador y a veces aburrido. Sus fantasías eran mucho mejores. Y un día de San Valentín sola resultaba preferible a la otra alternativa, a pasar un montón de nervios y quedarse con expectativas sin cumplir.

Además, ¿qué otra cosa podía esperar una chica como ella? En el instituto había sido la empollona que nunca tenía novio y se pasaba el tiempo libre estudiando. Su vida social había consistido en visitas a ferias científicas, maratones académicos o citas con la ortodoncista. Así había conseguido una beca completa para la Universidad de Tokio, donde había decidido estudiar Botánica. Pero desde entonces habían cambiado pocas cosas, aparte de que le habían quitado el aparato de dientes. Y aunque había tenido algunas citas, no había encontrado al hombre de sus sueños.

Serena tomó su diario y se sentó en el sofá, con los pies debajo del trasero.

-Otro día de San Valentín sin un hombre -murmuró mientras escribía-. Procuro mantenerme optimista; sencillamente no he encontrado al hombre ideal, pero está en alguna parte y tengo que tener paciencia y esperar que me encuentre él, como encontró Paul a Holly.

Aunque sí que había un hombre casi perfecto, que era el rostro que veía cuando pensaba en su media naranja y que además vivía abajo, como el Paul de Desayuno con diamantes. En realidad Paul había vivido arriba, pero eso era un detalle insignificante, teniendo en cuenta que su hombre casi perfecto no la había mirado nunca como miraba Paul a Holly, con lujuria en los ojos.

Serena movió la cabeza y cerró el diario, que dejó en la mesita de café, decidida a no entregarse a la melancolía. Llorar no iba a servir de nada, aunque supiera que, en ese momento, Seiya Kou, su príncipe de cuento, estaría vistiéndose para salir con una de sus muchas amigas.

Serena sabía que había preparado algo grande porque le había pedido consejos sobre flores y ella le había recomendado su floristería favorita y le había dado una lista de flores ideales para un ramo y sugerido unos cuantos restaurantes en los que podía reservar mesa. Incluso le había cosido un botón de la camisa y le había ayudado a elegir la corbata más apropiada.

-Buena chica -musitó para sí.

Seiya y ella eran amigos desde que él se mudó allí el año anterior. Se conocieron cuando la bañera de ella se salió y el agua cayó por el techo de él, que se ofreció a ayudarla a paliar el desastre, después de lo cual ella lo invito a galletas caseras y un vaso de leche con los que sellaron su amistad.

Serena no tardó mucho en comenzar a fantasear con él, y tardó menos aún en comprender que jamás se enamoraría de una chica corno ella. A Seiya le gustaban las morenas altas de sonrisa resplandeciente y cuerpo más hecho para la lencería fina que para los albornoces cómodos. Sus novias siempre eran seguras de sí mismas y sofisticadas y tenían aspecto de saber cómo complacer a un hombre. Serena era bajita y rubia, con un cuerpo que parecía más masculino que exuberante y mucha timidez. Lo único de ella que complacía a los hombres eran sus galletas de chocolate caseras.

Una llamada a la puerta la sorprendió. Fue a abrir y se encontró con Mina Aino, su mejor amiga, que llevaba una bolsa de ropa en la mano.

-Tienes que ayudarme -dijo-. No me decido entre el negro y el rojo. Creo que el rojo me hace un trasero tan grande como Montana y el negro enseña demasiado escote. Y necesito un abrigo decente. Una chaqueta quedaría fatal -miró a su alrededor-. ¿Esperas compañía?

Serena forzó una risita.

-No, espero una velada tranquila a solas con mis plantas, Audrey Hepburn y George Peppard.

Mina soltó un gemido.

-¡Oh, no! ¡Desayuno con diamantes otra vez no! ¿Cuántas veces puedes ver esa película?

-Incontables -repuso Serena-. Es la película más romántica del mundo.

-¿Por qué no sales con Yaten y conmigo? Comeremos bien, beberás demasiado champán y te sentirás una mujer nueva.

-Esta es su tercera cita y no creo que a Yaten le haga mucha gracia que vaya yo -Serena abrió la bolsa de ropa y examinó los dos vestidos-. Ponte el rojo y no te preocupes del trasero. Te presto mi abrigo de cachemira negro y elige un collar de mi joyero.

Mina le dio un abrazo.

-Eres una joya.

Entró en el dormitorio y Serena volvió al sofá. Su amiga no parecía tener problemas para conseguir citas y había intentando ayudarla varias veces, pero Serena opinaba que las citas a ciegas eran para chicas desesperadas y hambrientas de amor que no podían conseguir un hombre por sí mismas... y ella no pensaba admitir la derrota tan pronto.

-Está bien -Mina volvió corriendo del dormitorio-. ¿Seguro que no quieres venir? El compañero de cuarto de Yaten no hace nada esta noche, podemos salir los cuatro. Es muy simpático.

-Otro día -repuso Serena

Mina se encogió de hombros.

-De acuerdo. Pero nos vemos mañana en la biblioteca. Tenemos que preparar el examen de Biología Celular.

Cuando Serena se quedó sola, suspiró con suavidad. Tenía que hacer algo para salir y conocer más chicos. Podía ir con Mina a alguno de los muchos bares cercanos al campus o podía apuntarse a actividades extra escolares, o matricularse en alguna clase donde no hubiera tantos científicos empollones.

-¿Ves? Esto ya se empieza a animar - dijo en voz alta. Buscó el mando a distancia-. Tienes un plan.

Acababan de pasar los títulos primeros cuando llamaron de nuevo a la puerta. Serena saltó del sofá.

-¿Qué has olvidado? -preguntó.

Abrió la puerta, esperando encontrarse con Mina y se quedó sin aliento al ver a Seiya Kou.

Vestía un traje, pero tenía el cuello de la camisa abierto y la corbata torcida. Llevaba el pelo revuelto, lo que le daba aire de recién levantado. Sacó con un gesto elegante un ramo de rosas rojas que llevaba a la espalda y frunció el ceño al ver la habitación iluminada por velas.

-Perdona –dijo Seiya- Interrumpo algo

-No, no, no pasa nada -ella tomó las flores y se hizo a un lado para dejarle entrar. Notó entonces que olía a whisky y que se tambaleaba un poco-. ¿Estás bien?

-No, no estoy bien -gruñó él. Se sentó en el sofá y se tapó los ojos con el brazo. Levantó la botella casi vacía que llevaba en la otra mano-. Casi se me ha acabado el whisky y aún no estoy borracho. ¿Tienes alguna botella?

-No. Tengo champán, vino y creo que algo de licor de menta. Sabe bien con el chocolate caliente y a veces cuando no puedo dormir...

-Trae el licor -gritó él levantando los brazos-. ¡Que empiece la fiesta!

-¿Qué celebramos?

-Mi ignorancia absoluta de la mente femenina -tomó otro trago de whisky-. Tú eres mujer, ¿no?

Serena se sentó a su lado.

-Sí -repuso, aunque no le sorprendía que tuviera que preguntarlo. Cuando la miraba, veía a la chica tímida que vivía en el apartamento encima del suyo, la chica que tenía muchas plantas, el sofá lleno de cojines bordados y una colección de películas antiguas.

Pero ella sí se había fijado en él... en la luz de sus ojos cuando algo lo divertía, en sus hoyuelos cuando sonreía y en la belleza de sus manos. Seiya Kou había sido el protagonista de sueños románticos incontables y detallados, sueños que incluían esas manos hermosas sobre su cuerpo desnudo.

-¿Qué ha pasado? ¿Te has peleado con Kakyuu?

-He ido a buscarla para cenar y me he encontrado con una nota pegada en su puerta. Ha conocido a un futbolista y tenía miedo de decírmelo y estropearme el día de San Valentín. ¿Te imaginas?

Ayer estábamos juntos y hoy hemos terminado.

-Lo siento -mintió Serena

-No tanto como yo -él frunció el ceño-. Creo que es la primera vez que me dejan tirado -estiró lo brazos por el respaldo del sofá y rozó la nuca de ella al hacerlo. Y no sabía lo que se sentía.

Serena acercó las rosas a la nariz, cerró los ojos e inhaló profundamente para ocultar una sonrisa de satisfacción. Había conocido a Kakyuu y le parecía egoísta y demasiado obsesionada con su figura.

-Seguramente estás mejor sin ella.

-Eso seguro.

Serena miró su perfil, la mandíbula cincelada, la boca sensual y la nariz recta. Tenía los ojos cerrados y por un momento creyó que se había dormido, pero poco después se movió.

-Tu chica ideal está en alguna parte, Seiya. Sólo tienes que encontrarla. Puede estar más cerca de lo que crees.

-Kakyuu era ideal.

-No es cierto. Porque no te quería tanto como yo... -Serena tragó saliva-. Como yo creo que merece que te quieran.

Seiya abrió los ojos y la miró.

-Eres un encanto. Siempre sabes lo que tienes que decir para que me sienta mejor.

Lo dijo como si se le acabara de ocurrir, y ella se ruborizó y bajó la vista a las flores.

-Es verdad -insistió él. Jugó con un mechón de pelo que le rozaba la mejilla-. Eres la chica más tierna que he conocido en mi vida.

Le dio un abrazo fuerte, alimentado más por el whisky que por la pasión, y el primer impulso de ella fue apartarse, pero se dio cuenta de que ésa podía ser la oportunidad que esperaba y le pasó los brazos por la cintura.

Cuando él se apartó, miró sus rasgos como en una caricia silenciosa y Serena contuvo el aliento y pidió en su interior que la besara. El corazón le latía con tanta fuerza, que estaba segura de que él podía oírlo.

Seiya sonrió y pasó el pulgar por el labio inferior de ella, con la mirada clavada en su boca. Pero algo cambió de repente en él.

-Nunca encontraré a nadie -dijo. Dejó caer las manos, se recostó en el sofá y tomó un trago de whisky-. Tengo veinticuatro años, mi padre espera cosas de mí, espera que termine Derecho este curso y que entre a trabajar en el negocio familiar. Tengo muchas ideas para la empresa y algún día quiero dirigirla yo -respiró hondo-. Y él espera que busque esposa y forme una familia.

-¿Hoy? -preguntó Serena.

-No, pero pronto.

-Tienes mucho tiempo.

Seiya negó con la cabeza.

-He salido con muchas chicas, Serena. Y al principio siempre parece que he encontrado a mi media naranja, pero luego sucede algo y me doy cuenta de que no es lo que busco -terminó la botella de whisky y la dejó en la mesita de café-. ¿Sabes? Kakyuu tiene unos pies horribles y, cuando se ríe, parece que tenga hipo.

-¿Quieres beber algo más?

Seiya la miró y sonrió.

-Eres un encanto -levantó una mano y le acarició la mejilla-. ¿No te lo he dicho nunca?

-Sí.

-Pues es verdad. Siempre puedo contar contigo. Sé que me aprecias.

-Eres mi amigo -murmuró ella.

Él bajó la cabeza y, cuando sus labios se rozaron, Serena emitió un suspiro. Seiya tomó el sonido por uno de aquiescencia y la besó en la boca. Serena sintió el corazón henchido. Había recibido otros besos, besos torpes de chicos que no sabían lo que hacían, pero ninguno como aquél, que despertaba en ella deseos que no sabía que tenía.

Su mente se llenó de preguntas. ¿Aquello era el principio de algo o sólo se debía al alcohol? Se abrazó a su cuello y pensó que eso daba igual. Seiya Kou la estaba besando y, si lo pensaba demasiado, corría el riesgo de despertar y que todo fuera un sueño.

Y de pronto el beso terminó tan rápidamente como había empezado. Seiya se enderezó y la miró.

-Tengo una idea maravillosa -dijo-.

Si a los treinta años no me he casado y tú sigues soltera, ¿te casarás conmigo?

Serena suspiró y el corazón se le subió a la garganta. Había imaginado aquello mil veces y de mil modos distintos, pero nunca así, con ella en albornoz y él bebido y sufriendo por otra mujer.

-No... no lo dices en serio -musitó con voz quebrada-. Estás borracho y enfadado con Kakyuu.

-Lo digo en serio -insistió él con voz pastosa por el alcohol. Se levantó del sofá y se acercó al escritorio-. Necesito papel.

-En la bandeja de arriba -repuso Serena-. ¿Le vas a escribir una nota a Kakyuu?

Seiya volvió a su lado con el papel y un bolígrafo.

-No. Voy a escribir un contrato. Un acuerdo entre tú y yo estableciendo que, si los dos estamos libres, nos casaremos.

-¿Qué? ¿Lo escribes tú y ya es un contrato?

-Claro. Estudio Derecho y sé hacer contratos. Es muy sencillo. Si los dos estamos libres, nos casaremos.

-¿No necesitamos testigos ni notarios ni nada?

-Sólo hay que buscar un testigo -murmuró Seiya. Levantó la botella de whisky y, al ver que estaba vacía, la dejó caer al suelo.

Serena se sentó a su lado en el sofá, con los pies debajo del trasero y lo observó escribir el contrato. Intentó leer su expresión, descubrir de dónde había salido aquella propuesta espontánea, pero cuanto más lo pensaba, más se daba cuenta de que era sólo una tontería para paliar la herida a su ego masculino.

Serena fue a la cocina a buscar la botella de champán que había metido en el cubo de hielo. Un contrato de matrimonio merecía una celebración. Abrió la botella, llenó una copa alta y la bebió de un trago para darse valor. Tenía que haber un modo de conseguir que volviera a besarla.

Al pasar por la ventana de la cocina, se vio en el reflejo del cristal e hizo una mueca. Con el albornoz, parecía una salchicha atada en el medio. Tal vez pudiera atraer a algunos alemanes vestida así, pero Seiya esperaba algo más. Se quitó el pasador del pelo y dejó que le cayera suelto en torno al rostro, se pellizcó las mejillas y aflojó el cinturón del albornoz para que se abriera más en el cuello.

Respiró hondo, buscó otra copa y volvió al sofá.

-¿Quieres champán? O puedo traerte otra cosa.

Seiya levantó la vista y le sonrió, con los ojos clavados en el escote. Serena siguió su mirada y se dio cuenta de que no tenía nada que enseñar. Volvió a cerrarse el albornoz, avergonzada por su intento de seducción. Iba a sentarse al lado de él, pero la detuvo una llamada a la puerta.

-¿Esperas a alguien? -preguntó Seiya

Serena negó con la cabeza, frustrada por la interrupción. Abrió la puerta y se encontró con su casera, la señora Kino, en el umbral con un plato lleno de galletas en forma de corazón en la mano.

-Feliz día de San Valentín, Serena-dijo con una sonrisa.

-Ya casi he terminado -anunció Seiya-. ¿Quién ha llamado?

La señora Kino se asomó por encima del hombro de Serena.

-¿Ese es Seiya? Seiya, acabo de dejarte un plato de galletas de chocolate en la puerta. Creí que habías salido con una de tus amiguitas -lo saludó con la mano-. Feliz día de San Valentín.

-Gracias, encanto -sonrió él-. No puedo dejar pasar ese día sin un beso de mi mejor chica.

La señora Kino entró en el apartamento con una risita. Seiya se levantó y la besó en la mejilla. La mujer se ruborizó y Serena pensó que aquel hombre podía seducir a cualquier mujer de cualquier edad.

-Llega justo a tiempo -declaró Seiya-. Puede ser nuestra testigo.

-¿De qué? -la mujer dejó las galletas en la mesa.

-Se trata de un acuerdo entre Serena y yo -explicó él-. Sólo tiene que vernos firmar y luego firmar usted. Serena, tú primero -le tendió el bolígrafo y el papel, escrito con su caligrafía difícil.

Lo que había empezado como una broma parecía de pronto muy serio. ¿Aquello era un contrato de verdad? ¿Era legal? Miró el texto, pero decidió ignorar sus preocupaciones. Aquello era una broma. Además, una persona no podía firmar un contrato cuando estaba borracha y era imposible que Seiya apareciera de pronto seis años después para exigir que se casara con él. Después de todo, él era... bueno, él era

Seiya Kou y ella Serena Tsukino. No había que decir más.

-¿Seguro que lo has hecho bien? -bromeó con ligereza-. No quiero que luego quieras librarte con alguna excusa legal.

-Está todo ahí -ella acercó el bolígrafo al papel-. ¿No vas a leerlo antes de firmar?

-No, me fío de ti -firmó y le devolvió el papel-. Ahora tú.

Seiya miró largo rato el contrato, lo firmó y se lo pasó a la señora Kino. La casera firmó con una risita.

-¿Qué es esto? -preguntó.

-Nada importante -repuso él-. Sólo un pequeño acuerdo entre Serena y yo.

La mujer asintió y se dirigió a la puerta.

-Bueno, tengo que entregar más galletas. Hasta la vista a los dos.

Cuando salió del apartamento, Serena suspiró con suavidad, casi temerosa de mirar a Seiya. Se llevó una mano a los labios y pensó en el beso. Podía actuar como si no hubiera ocurrido o podía... Bajó una mano al cinturón del albornoz. Podía quitarse aquella prenda y ver qué ocurría. Rozó el nudo con dedos nerviosos.

Seiya la miró y se levantó del sofá de golpe.

-Tengo que irme -murmuró.

Serena se quedó inmóvil, con los dedos todavía en el nudo del cinturón.

-Claro -repuso . Sí. Se hace tarde y tengo... -tragó saliva con fuerza-. Tengo planes -corrió a abrir la puerta.

Seiya dobló el contrato con una sonrisa y lo guardó en el bolsillo del pecho de la chaqueta. Sacó su cartera y le tendió un billete de cinco dólares.

-Es para que el contrato sea vinculante -explicó. La miró largo rato a los ojos-. Nos vemos pronto.

-Claro -repitió ella.

Cuando cerró la puerta tras él, se apoyó en la madera y se mordió el labio inferior para evitar que temblara. Si hubiera sido más lista, más guapa o más sexy, habría conseguido que se quedara. Lo habría metido en su cama y habrían hecho el amor toda la noche. Y por primera vez en su vida habría tenido un día de San Valentín que valiera la pena recordar.

Respiró hondo y volvió al sofá. Una lágrima rodó por su mejilla y se la secó con el dedo. Se obligó a sonreír.

-Bien, por lo menos puedo decir que me han besado en San Valentín -musitó-. Aunque él no se acuerde por la mañana.


Espero que les hallan gustado el prólogo, este es apenas el inicio de esta divertida y romantica historia. No olviden dejar sus comentarios, dudas, quejas y todo lo que se les ocurra.

XOXO
Serenity

P.d. No olviden leer "El Deseo de la Luna", acabo de publicar el capitulo 26 y 27, así que no se los pierdan!!!


Última edición por Serenity el Vie Ago 06, 2010 9:33 pm, editado 1 vez
avatar
Serenity
Neo Reina Serena
Neo Reina Serena

Mensajes : 2586
Edad : 29
Sexo : Femenino

https://www.fanfiction.net/u/2367835/

Volver arriba Ir abajo

Re: Legalmente Suya [S/S] UA - Terminado

Mensaje por QueenVisualSeiya el Vie Abr 23, 2010 9:49 pm

hermoso amiga ahi ke lindo espero ke este contrato no se le olvide ¬¬ sino lo molmos a besos a seiya XD! actuliza cuando puedas saludos...^^

QueenVisualSeiya
Neo Reina Serena
Neo Reina Serena

Mensajes : 2926
Edad : 28
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Legalmente Suya [S/S] UA - Terminado

Mensaje por serenity2202 el Vie Abr 23, 2010 10:08 pm

me encanto ya quiero leer el primer capi *-* se ve tan bueno
avatar
serenity2202
Princesa Fireball
Princesa Fireball

Mensajes : 1158
Edad : 27
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Legalmente Suya [S/S] UA - Terminado

Mensaje por Seiya-Moon el Sáb Abr 24, 2010 11:00 am

WOW FUE GENIAL. ME GUSTO MUCHOOOOOOO MUERO POR LEER EL PRIMER CAPITULO. NO DEMORES PLIS.... 100 PUNTOS
avatar
Seiya-Moon
Neo Reina Serena
Neo Reina Serena

Mensajes : 3260
Edad : 35
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Legalmente Suya [S/S] UA - Terminado

Mensaje por kimys el Sáb Abr 24, 2010 2:34 pm

wow esta muy bueno

actualiza pronto

besos
avatar
kimys
Reina Serenity
Reina Serenity

Mensajes : 1552
Edad : 27
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Legalmente Suya [S/S] UA - Terminado

Mensaje por Sailor Viri el Sáb Abr 24, 2010 4:21 pm

actualiza pronto quiero saber que sigue
avatar
Sailor Viri
Sailor Inner Scout
Sailor Inner Scout

Mensajes : 232
Edad : 33
Sexo : Femenino

http://babie863@yahoo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Legalmente Suya [S/S] UA - Terminado

Mensaje por ala210 el Dom Abr 25, 2010 4:20 pm

espero que estes bien amiga y ya por fin pude leero como me dedique a leer el otro fic me tarde mas de lo que esperaba y bueno de mi opinion me gusto mucho, este comienzo es lo que es por seguro, el comienzo de algo grande y algo que desde que se lee el prologo atrapa y te hace pensar en que puede suceder despues y que mas pasara y del contraro que extraño pacto de unos amigo pero bueno ojala Seiya no lo olvide aunque claro a los efectos del alcohol es obvio que el lo olvidara y lo vera como un arebato de sentimientos heridos y del alcohol y que mas podria decir me gusto como ya lo habia dicho pero eso si me dio algo de tristeza, pero bueno haber como se dan las cosas entre ellos y haber que sucude.


cuidate mucho y espero que pronto hablemos y actualiza pronto
avatar
ala210
Princesa Fireball
Princesa Fireball

Mensajes : 1037
Edad : 29
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Legalmente Suya [S/S] UA - Terminado

Mensaje por katy el Dom Abr 25, 2010 4:59 pm

que bonitoo prologooo! Sere muere por Seiya, esperemos que el se de cuenta de la hermosa persona que tiene junto a el!
espero el primer capitulo
saludosss!!
avatar
katy
Sailor Inner Scout
Sailor Inner Scout

Mensajes : 103
Edad : 31
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Legalmente Suya [S/S] UA - Terminado

Mensaje por O.Kampanita.O el Dom Abr 25, 2010 9:44 pm

HAY KE LINDO OJALA QUE NO SE LE OLVIDE EL CONTRATO A SEIYA PORKE SE VE KE A SERENA SI LE GUSTA MUCHO YA KIERO SABER KE BA A PASAR NOP TARDES EN ACTUALIZAR SIII
APURATE BYE
avatar
O.Kampanita.O
Neo Reina Serena
Neo Reina Serena

Mensajes : 5174
Edad : 23
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Legalmente Suya [S/S] UA - Terminado

Mensaje por judy-ventura el Mar Abr 27, 2010 1:12 pm

aiiiiiiiiiiiiiiii k bonitooooooooooooo k lindo
esta muy bonito de verdad espero actualices pronto
estare pendiente de tu actualisacion
avatar
judy-ventura
Sailor Inner Scout
Sailor Inner Scout

Mensajes : 186
Edad : 28
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Legalmente Suya [S/S] UA - Terminado

Mensaje por Serenity el Miér Abr 28, 2010 8:20 pm

Hola a tod@s!!!

Gracias por sus comentarios!!! Me alegro mucho de que les haya gustado el inicio de esta hermosa historia!!! Win! Win! Win!

Seguramente se deben de estar preguntando que pasara con Serena, Seiya y ese contrato que firmaron, verdad? Bueno, aqui les dejo el primer capitulo para descubrirlo, espero que lo disfruten!!!

Capítulo 1

-¿Por qué no puedes parecerte más a Nicolás? Es el hijo que nunca he tenido.

Seiya Kou reprimió un gemido y apretó el respaldo de una de las sillas para invitados del despacho de su padre.

-Tienes un hijo, papá. Yo.

-Últimamente Nicolás parece más hijo mío que tú.

Seiya odiaba aquella conversación, que tenía lugar al menos una vez al mes desde hacía dos años, desde que Taiki Kou había decidido jubilarse en un futuro cercano. La elección del sucesor se reducía a dos opciones: Nicolás, el yerno, o Seiya, el hijo que no cumplía las expectativas paternas.

-Dime -replicó Seiya-. ¿Ha sido Nicolás el que ha duplicado el valor neto de la compañía en sólo cuatro años? ¿Fue él el que consiguió el proyecto Starlight o el trato con Black Moon? -hizo una pausa efectista-. No, espera. Fue tu otro hijo el que se deja la piel por esta compañía. ¿Cómo se llama?

Seiya era asesor y vicepresidente ejecutivo de Kou Comercial Properties, pero había subido desde abajo, donde empezó cuando estaba todavía en el instituto y donde entró con un puesto fijo cuando se licenció en Derecho. Poseía talento y ambición para continuar lo que había empezado su padre treinta años atrás y mejorarlo. Lo que no tenía era una esposa, que por alguna extraña razón que sólo su padre conocía parecía ser importante en aquel terreno.

La mera idea de casarse lo ponía nervioso. Sabía que podía haber matrimonios felices, el de sus padres así lo probaba Pero sabía también que esa felicidad podía desaparecer en un abrir y cerrar de ojos.

-Nicolás no está preparado para dirigir esta empresa -dijo-. Es muy conservador, tiene que pensar tres veces cada decisión y la mitad de las veces la toma mal. ¿No lo has observado pedir de comer? “Tomaré el salmón, no espere, ¿cómo está el bistec? O quizá deba pedir una ensalada. ¿Alguien ha probado el chuletón?” Me extraña que no se haya muerto de hambre.

-No te extrañe -declaró su padre-. Tiene una esposa en casa que le prepara la cena todas las noches.

-¿Y por qué una esposa y tres hijos lo cualifican para dirigir la compañía?

-Está asentado. Ha tomado decisiones en su vida y tiene responsabilidades, tu hermana y mis nietos. No tengo que temer que se fugue a las Fiji con la próxima azafata que conozca.

-Se llaman auxiliares de vuelo. ¿Y quién dice que no pueda tomarme vacaciones de vez en cuando?

Su padre hizo una mueca.

-Llamaste el martes por la tarde para decir que no vendrías a trabajar el lunes por la mañana.

-Me confundió el cambio horario.

Su padre suspiró.

-Sé que tienes que disfrutar también, hijo, pero en la vida hay que tomar opciones y no puedes seguir siempre soltero.

Seiya soltó un gruñido de frustración. ¿Por qué siempre tenían que volver a la misma discusión? Él no evitaba el matrimonio, simplemente no había encontrado a la mujer ideal. Y él, que no conducía el mismo coche más de un año seguido, ¿cómo iba a elegir una compañera para los siguientes cincuenta años?

-No todo el mundo tiene lo que tuvisteis mamá y tú -murmuró.

Pensar en su madre le produjo una punzada de dolor a pesar de los años transcurridos. Ami Mizuno Kou había muerto cuando él tenía doce años y su hermana diez. Después de su muerte, Taiki se enterró en el trabajo y convirtió su pequeña compañía inmobiliaria en una de las empresas de construcción y desarrollo de más éxito de Tokio. En el proceso, dejó que sus dos hijos sufrieran solos y básicamente también se criaran solos.

Rei se había escondido detrás de las responsabilidades de llevar la casa y aprender a ser la sustituta perfecta de su madre. A los veinte años, se casó con su novio del instituto, Nicolás Kumada. Él entró a trabajar en el negocio familiar, ella se unió a un club de jardinería y juntos crearon tres niños perfectos.

A Seiya la muerte de su madre le produjo la reacción contraria. Apenas podía soportar estar en casa, así que buscó consuelo en los amigos primero y en las chicas guapas más tarde. Con los años las chicas se habían convertido en mujeres y, aunque siempre había asumido que un día encontraría una esposa, las mujeres con las que salía no parecían apropiadas para ese papel.

-¿Qué quieres que haga? –preguntó ¿Casarme con una mujer a la que no quiera sólo para poder decir que estoy casado?

-Me has presentado a seis o siete novias tuyas y cualquiera de ellas habría sido una buena esposa. Tienes que madurar y decidir qué es importante para ti... si tu futuro o la próxima mujer hermosa que se te cruce en el camino -su padre se cruzó de brazos-. Yo me jubilo en abril, o pones orden en tu vida privada o tendrás que aceptar órdenes de Nicolás.

Seiya apretó la mandíbula y pensó que quizá debería olvidarse del negocio familiar. Era un buen abogado y en los últimos años había tenido ofertas de trabajo de los mejores bufetes de la ciudad. ¿Por qué no empezar de cero?

Se retiró a su despacho y, cuando estuvo sentado en su mesa, gimió con suavidad. ¿Cómo iba a pensar en marcharse? Llevaba aquella compañía en la sangre, había ayudado a construirla y un día debería ser suya por derecho.

Miró los mensajes que su secretaria le había dejado en la mesa, pero su mente seguía ocupada con el ultimátum de su padre. Para Taiki Kou era muy fácil. Sólo tenía que buscar una mujer, enamorarse, casarse y vivir feliz con ella. Pero el amor nunca había sido fácil para él, no sabía por qué.

Llamaron a la puerta y su secretaria, la señora Luna, entró en la estancia. La mujer, elegida para el puesto por su padre después de que Seiya hubiera salido y roto con las tres secretarias anteriores, era una antigua sargento del ejército muy eficiente y correcta: Y más voluminosa que él.

-Tengo su correo -dijo-. Han llegado los contratos para el proyecto de la urbanización de Bucktown y el cálculo para la remodelación de DePaul -levantó una revista-. Y la publicación de la Universidad de Tokio. Este mes aparece usted en la lista de alumnos.

Seiya tomó la revista que le ofrecían.

-¿Cómo saben algo de mí?

-Enviaron un cuestionario hace unos meses y usted me dijo que lo rellenara en su lugar porque no tenía tiempo.

La lista ocupaba las seis o siete últimas páginas de la revista. Seiya buscó su nombre y se dio cuenta de que estaba ordenada por el año de las promociones. Iba a volver a la página anterior cuando vio un nombre familiar y se detuvo.

-¿Lo ha encontrado? -preguntó la señora Luna

-No -él cerró la revista con rapidez. -Lo buscaré luego, ahora tengo trabajo.

En cuanto la secretaria salió del despacho, tomó la revista y regresó a la página.

-Serena Tsukino, licenciada en Botánica en el 2006 -leyó en voz alta-. Serena tiene un negocio propio de paisajismo, Moon Gardens, y ha diseñado una amplia variedad de jardines residenciales y comerciales en la zona de Tokio.

No había pensado en Serena Tsukino en... ¿cuánto? ¿Cinco o seis años?

-Ella sí habría sido un esposa perfecta -murmuró-. Era tierna, atenta y... -hizo una pausa, se levantó y se acercó a las estanterías que llenaban la pared opuesta, donde buscó el libro de texto de contratos de la facultad. Contuvo el aliento y abrió la portada.

Allí estaba, donde lo había dejado años atrás. Desdobló el papel y lo leyó despacio, sorprendido de que hubiera logrado escribir un contrato decente cuando tenía tan poca experiencia práctica. Los términos estaban muy claros y había cubierto todas las contingencias. Una idea cruzó por su cerebro.

-No, no puedo.

Dejó el contrato en su mesa y volvió a su ordenador para seguir trabajando, pero cuanto más pensaba en ello, más comprendía que podía haber una solución fácil a sus problemas. Serena Tsukino era el tipo de mujer que gustaría a su padre y, si veía que salía con ella, quizá retrasara su decisión hasta que encontrara una esposa apropiada.

Levantó el auricular del teléfono y marcó la extensión de su secretaria.

-Señora Luna, quiero el número de teléfono y la dirección de Moon Gardens, de aquí de Tokio. ¿Y quiere hacer el favor de intentar buscar el número de teléfono personal de Serena Tsukino? Seguramente vive aquí.

Se sentó en el borde de la mesa y releyó la información de la revista. A Serena siempre le habían gustado las plantas, así que su profesión parecía natural. Y conociendo su determinación y su ambición, seguramente su negocio era un éxito.

De su vida personal no sabía nada. En la revista aparecía su nombre de soltera, pero eso no implicaba que no hubiera encontrado al hombre de sus sueños en los seis últimos años. Después de todo, era lista, bonita y sería una gran esposa para cualquiera.

Volvió a leer también el contrato. Aunque estaba bien escrito, cualquier juez con dos dedos de frente lo rechazaría en un tribunal. Pero era un lugar donde empezar, una excusa para llamar a Serena y ponerse un poco al día. Si tenía suerte, podía reiniciar su relación con ella y ver adónde llevaba.

El sonido del teléfono interrumpió sus pensamientos.

-Señor Kou, tengo la dirección de Moon Gardens -Seiya anotó la dirección y el teléfono-. No he encontrado el teléfono de su casa, hay varios S. Tsukino, pero ninguna Serena.

-Bien.

Arrancó el papel con la dirección, se lo metió al bolsillo y tomó las llaves. Al salir se paró en la mesa de la señora Luna.

-Anule mis citas para esta tarde.

-No se va a las Fiji otra vez, ¿verdad? -preguntó la mujer.

-No, sólo voy a Jubban. Si hay una urgencia, llámeme al móvil.

No había mucho tráfico y, quince minutos después, había llegado a su destino. Aparcó delante de un edificio pequeño de oficinas, pero le costó decidirse a salir del coche.

-Esto es una locura -murmuró-. Puede estar casada o saliendo con alguien. No puedo presentarme así y esperar que se alegre de verme -se disponía a poner el coche en marcha de nuevo cuando vio una figura que salía el edificio. Reconoció inmediatamente su cabello rubio y su aire delicado. Serena se detuvo en la acera para hablar con una rubia esbelta que le resultaba vagamente familiar y un momento después se despidieron y Serena cruzó la calle hacia el coche de Seiya.

Éste abrió la puerta, sin detenerse a pensar lo que hacía, y salió.

¿Serena? -la joven se detuvo y lo miró-. ¿Serena Tsukino?

-¿Seiya? -una sonrisa iluminó el rostro de ella-. Eres la última persona a la que esperaba ver aquí.

-Me ha parecido que eras tú -dijo él, fingiendo sorpresa. La miró detenidamente. Era la misma Serena pero diferente. Sus rasgos, antes corrientes, se habían vuelto más hermosos. La última vez que la vio tenía diecinueve años, pero ahora era una mujer.

-¿Qué haces aquí? -preguntó ella.

Seiya cerró la puerta de su coche.

-Iba a... calle arriba a un restaurante - estiró el brazo y le tomó la mano y, aunque lo había hecho sin darse cuenta y no había sido su intención tocarla, en ese momento comprendió lo mucho que la había echado de menos.

Serena había sido una constante en su vida durante dos años, una amiga que siempre estaba allí cuando la necesitaba. Sintió una punzada de remordimientos. Nunca se había molestado en darle las gracias ni en devolverle los favores que le había hecho. Miró su mano y pasó despacio el pulgar por la muñeca.

-Me alegro mucho de verte.

Ella se movió nerviosa y apartó la mano.

-¿Qué restaurante? -preguntó.

-¿Qué? Oh, no sé el nombre -repuso él-. Sólo sé que está en esta manzana - sonrió-. Estás muy bien. Ha pasado mucho tiempo. ¿Qué es de tu vida?

-Mucho tiempo -repitió ella-. Sí, casi seis años. La última vez que te vi, fue el día que te licenciaste en Derecho. Dijimos que estaríamos en contacto, pero ya sabes lo que pasa... estamos muy ocupados y...

-Siento que no lo hayamos hecho -musitó él con sinceridad.

-Yo también.

Seiya sintió el impulso de abrazarla y cerciorarse de que se trataba de ella.

-¿Sabes? -dijo-. Falta media hora para que tenga que ir al restaurante. ¿Por qué no tomamos un café?

Serena retrocedió.

-No puedo -repuso-. Llego tarde a una cita. Pero ha sido un placer verte, de verdad.

-¿Y cenar? -insistió Seiya-. ¿Este fin de semana? Hay un restaurante asiático nuevo en el centro. Te gusta la comida asiática, ¿no?

-Ese fin de semana no me viene bien -dijo ella-. Oye, me he alegrado mucho de verte.

-¿Comer? -preguntó él-. Seguro que comes.

-Nunca tengo tiempo -lo despidió agitando la mano y se alejó por la acera sin volverse.

Seiya se quedó al lado del coche, sorprendido de lo deprisa que había terminado todo. Se quedó mirándola hasta que dobló una esquina.

-Genial -murmuró para sí-. Si no puedo conseguir que venga a tomar un café, ¿cómo voy a conseguir que salga conmigo?

Lanzó una maldición, pero recordó el contrato y se dijo que sólo era cuestión de volver a intentarlo. Y si Serena Tsukino seguía resistiéndose a sus encantos y rechazando sus invitaciones, no le quedaría otro remedio que usar el único arma de que disponía: la ley.


avatar
Serenity
Neo Reina Serena
Neo Reina Serena

Mensajes : 2586
Edad : 29
Sexo : Femenino

https://www.fanfiction.net/u/2367835/

Volver arriba Ir abajo

Re: Legalmente Suya [S/S] UA - Terminado

Mensaje por Serenity el Miér Abr 28, 2010 8:26 pm

-Quizá podamos pedir un aplazamiento del alquiler.

Serena Tsukino se llevó las manos a las sienes y miró el programa que aparecía en la pantalla del ordenador, sabedora de que la sugerencia no supondría ninguna diferencia. Las columnas de números pasaban borrosas ante sus ojos y volvió a sorprenderse soñando despierta con su encuentro de la semana anterior con Seiya.

Estaba igual de guapo e interesante, pero diferente, más sofisticado y mundano. Cuando lo vio parado al lado de su coche, su pulso se aceleró y no supo qué decir.

Abrumada y exasperada por su reacción, escapó lo más deprisa que pudo. Ahora era una mujer y no la chica feúcha que estaba loca por él.

Pero Seiya no se lo ponía fácil. La había llamado tres veces desde su encuentro y ella había puesto una excusa tras otra. Se sentía tentada, pero sabía que no podía confiar en sí misma cuando estaba con él, que podía hacer que se enamorara de nuevo sólo con una sonrisa.

-Serena.

Levantó la cabeza y puso las manos en la mesa.

-¿Qué? Estoy escuchando. Las cifras no encajan, ya lo veo. No ganamos lo suficiente para mantener la oficina.

Mina Aino movió la cabeza.

-De acuerdo, ¿qué te pasa? Llevas toda la mañana distraída. Se que tienes muchas presiones aquí, pero siempre te concentras más. Dime qué te ocurre.

Mina era amiga suya desde la universidad y socia suya de negocios, pero ya había tenido que oír hablar bastante de Seiya para que Serena volviera a incluirlo ahora en sus conversaciones.

-No es nada -murmuró.

-Dímelo.

-No te gustará -le advirtió Serena

-Eres mi mejor amiga, se supone que tienes que contármelo todo. Es parte del trato. Hablamos de cosas muy personales.

-Si te lo digo, me tienes que prometer que no le vas a dar muchas vueltas ni intentar analizarlo una y otra vez.

-Prometido.

-La semana pasada vi a Seiya Kou.

Mina la miró con incredulidad.

-¡Oh, no! ¡Otra vez no! Hace casi dos años que no mencionabas su nombre. No puedes volver a hablar de él. Ese hombre te ha estropeado para todos los demás.

-¿Por qué?

-Porque en los seis últimos años no has conocido a ninguno al que no hayas comparado con él. Cualquiera diría que era una especie de dios, y sólo es un imbécil que no supo valorarte cuando te tenía cerca.

-Estaba en la acera de enfrente, salía de su coche y me lo encontré así de repente.

Mina se tapó los oídos con las manos.

-No pienso escucharte. No te oigo.

Serena le quitó las manos de las orejas.

-De acuerdo, no hablaré más de él, volvamos al trabajo -respiró hondo. Estamos en noviembre. Aunque consigamos diez contratos nuevos para la primavera, no nos pagarán antes de abril. Cuando decidimos poner este negocio aquí, conocíamos los riesgos. Sabíamos que los jardines no crecen en invierno.

-¿Y qué te dijo? -preguntó Mina

-Creo que la única alternativa es diversificarse. Haremos decoraciones navideñas. Colocaremos luces exteriores y adornaremos árboles. Podemos llamar a la competencia a ver si les sobra trabajo, tal vez nos subcontraten.

-¿Sigue siendo tan guapo? -Mina se giró en la silla-. Antes estaba como un tren y lo sabía. Supongo que es mucho esperar que haya engordado treinta kilos y se le haya llenado la cara de granos.

-Recortamos gastos todo lo posible - continuó Serena-. Dejamos la oficina y trasladamos el teléfono. Tendremos que conservar el garaje para guardar el equipo y llamamos a todos los clientes presentes y futuros para ofrecer nuestros servicios como decoradoras navideñas. Y luego buscamos un sitio que nos haga un descuento en luces de decoración.

Suspiró hondo.

-Pero no creó que pueda ponerme al día con el alquiler. Debo dos meses y tengo menos de cien dólares en mi cuenta.

-¿Podemos hablar de Seiya, por favor? -suplicó Mina.

Serena la miró de hito en hito.

-Has dicho que no querías que te hablara de él.

-Está bien, admito que tengo curiosidad.

Serena no necesitaba que la empujaran mucho para hablar del tema. Llevaba seis días pensando en él y sentía que iba a explotar si no podía poner sus pensamientos en palabras.

-Estaba diferente -dijo-. Guapo y sexy. Y respetable. Llevaba un traje que le hacía los hombros muy anchos, y el pelo más corto. Pero parecía tan seguro de sí mismo y tan encantador como siempre.

-¿Qué te dijo?

-No lo recuerdo. En cuanto me tocó, me... me puse nerviosa. Me invitó a tomar un café, luego a cenar y después a comer. Y yo le dije que no y me marché antes de que empezara a babear.

-Lo rechazaste.

-Sí. Y no sólo entonces. Esta semana me ha llamado tres veces para invitarme a salir. Pero soy fuerte; he decidido que salir con él sería un gran error. y estoy dispuesta a no volverlo a ver. Fue un encuentro casual y ya ha pasado.

-¿Y todavía hace que te suden las manos y se te acelere el corazón? -musitó Mina.

-No -repuso Serena-. Bueno, un poco. Pero ya no soy la chica tonta que llenaba sus diarios con fantasías sobre él y no podía dormir pensando en él. Ya no -mintió-. Además, tengo un novio.

-¿Te refieres a Darién?

-Sí. El mes pasado tuvimos dos citas. Me llevó al teatro y la segunda vez al cine y a cenar. Es guapo, amable y educado. Un hombre en el que puedo confiar. Un hombre que no me partirá el corazón.

Darién Chiba era un arquitecto que las había contratado para diseñar un jardín para una casa que construía él. Después de eso habían trabajado juntos en otros seis proyectos y Serena se había hecho amiga suya. Aunque él parecía conformarse con alguna cita ocasional, ella tenía la esperanza de que su relación avanzara a un nivel más íntimo que un beso de despedida en la mejilla.

-Yo sigo pensando que es gay -declaró Mina

-No lo es. Sólo viste bien y es muy educado. No todos los hombres que se cuidan son gays.

-¿No te acuerdas de qué fue lo que los unió? Su amor por Celine Dion y Audrey Hepburn.

-Tenemos intereses comunes. Es tierno, sensible y comprensivo. Y no como Seiya, que jamás vería dos películas seguidas de Audrey Hepburn.

-Y volvemos a Seiya -murmuró Mina.

-Si tuviera que elegir entre los dos, elegiría a Darién sin dudarlo -le aseguró Serena.

Sonó la campana de la puerta y las dos se volvieron a ver entrar a un mensajero.

-Seguro que este hombre nos trae trabajo -murmuró Mina-. O a lo mejor un sobre lleno de dinero.

-¿Es usted Serena Tsukino? -preguntó el mensajero.

Mina señaló a su amiga.

-Es ella.

-Tengo que entregarle esto personalmente y cerciorarme de que lo lea.

Serena tomó el sobre.

-Personal y confidencial -leyó.

-¿De quién es?

-No hay remite -rompió el sobre y sacó una fotocopia de un documento escrito a mano. En cuanto empezó a leerlo, reconoció la letra. Miró su firma al pie de la página-. ¡Oh, santo cielo!

-¿Qué es? -preguntó Mina.

Serena le tendió el contrato y leyó la carta que lo acompañaba.

-En el tema del contrato entre Seiya Kou y Serena Tsukino, debemos discutir el cumplimiento de los términos lo antes posible. He fijado una reunión en mi despacho para mañana a las 10:00 de la mañana. Sinceramente, Seiya Kou, abogado en ejercicio.

-¿Vamos a hacer su jardín? Vaya, Serena, estoy impresionada. ¿Has conseguido sacarle un contrato y evitarlo al mismo tiempo?

-Lee el contrato. Esto no tiene nada que ver con jardines, sino con... matrimonio.

Mina abrió mucho los ojos. Leyó el contrato y miró estupefacta a su amiga.

-Era una broma -dijo ésta-. Él estaba triste y yo vulnerable y sugirió que, si seguíamos solos cuando cumpliera los treinta...

-¿Tiene algún mensaje de vuelta? - preguntó el mensajero.

-No -repuso Serena-. Espere, sí -se acercó al joven y le puso el índice en el pecho-. Dígale a Seiya Kou que no pienso casarme con él ni salir con él. Y que si cree que soy la misma chica ansiosa de amor y tonta que lo besó aquella... -se mordió el labio inferior-. No importa. Se lo diré personalmente.

El mensajero asintió y salió del despacho.

-¿Cuándo besaste a Seiya Kou?

-El 14 de febrero de 2004, hace seis años. Él estaba borracho y yo estaba loca -le quitó el contrato a Mina-. Esto no puede ser legal, está escrito a mano y ni siquiera parece mi firma.

-¿Es tu firma?

-Sí.

-Entonces creo que puede ser legal. Serena se ruborizó y sintió un nudo en el estómago.

-Creo que tendré que buscar un abogado.

-O eso o casarte con Seiya -contestó Mina

avatar
Serenity
Neo Reina Serena
Neo Reina Serena

Mensajes : 2586
Edad : 29
Sexo : Femenino

https://www.fanfiction.net/u/2367835/

Volver arriba Ir abajo

Re: Legalmente Suya [S/S] UA - Terminado

Mensaje por Serenity el Miér Abr 28, 2010 8:40 pm

Serena se alisó la falda, donde se había formado una arruga durante el recorrido al centro. Había dudado mucho sobre lo que debía ponerse para la reunión con Seiya y optado al fin por un traje de chaqueta y falda con tacón alto, una ropa que se ponía pocas veces.

El despacho de Seiya estaba situado en una de las numerosas torres de oficinas que dominaban el centro de Tokio. Había aparcado en una rampa cercana y, una vez en el vestíbulo, había dedicado unos minutos a descansar y recuperar la compostura.

Todo aquello era muy raro. Con contrato o sin él, no se podía forzar a una mujer al matrimonio, aunque no podía evitar pensar que esa boda podía solucionar algunos de sus problemas más apremiantes, como el de dónde vivir cuando la echaran de su apartamento o cómo juntar dinero para recuperar el negocio.

-No lo amo -murmuró para sí. Y repitió mentalmente esas palabras como una especie de mantra.

Se alisó la falda de nuevo y se dirigió al ascensor. Cuando salió en el piso de Kou Comercial Properties, se encontró con unas puertas de cristal. Una recepcionista guapa se sentaba detrás de un mostrador circular y le sonrió al verla entrar.

-Buenas tardes. ¿En qué puedo ayudarla?

-Quiero ver a Seiya Kou

-Usted debe de ser la señorita Tsukino -la joven salió de detrás del mostrador-. El señor Kou ha pedido que la lleve a su despacho. Ahora está reunido, pero no tardará en llegar. ¿Quiere que le traiga algo?

Serena hubiera querido pedir un frasco de Valium.

-No, gracias, estoy bien.

La recepcionista la guió por un pasillo largo y abrió una puerta situada al final.

-Le diré al señor Kou que está aquí.

-Gracias.

Cuando se quedó sola, Serena miró a su alrededor, demasiado nerviosa para sentarse. Tomó una foto de un pastor alemán que había en el escritorio.

-Se llama Artemis

Serena se volvió y vio a Seiya de pie en el umbral, con el hombro apoyado en la jamba. El corazón se le paró y tuvo que tragar saliva con fuerza.

-Es bonito -murmuró.

-Es un sinvergüenza y lo destroza todo, pero lo adoro. ¿Tú tienes animales de compañía?

Serena no contestó. No había ido allí a conversar amigablemente. Abrió el bolso y sacó la copia del contrato.

-Me has enviado esto -dijo.

-Sí -sonrió Seiya.

-¿Por qué?

-Creo que está claro en la carta -repuso él.

-No puedes hablar en serio -Serena miró el contrato-. Cuando hicimos esto, habíamos bebido whisky y champán.

Seiya sacó una mano que llevaba a la espalda y le tendió un ramo de roas.

-Para ti -dijo sonriente-. Rosas escarlata. Tus predilectas, ¿no?

Serena sintió un escalofrío en la espalda y su resolución vaciló. Sólo tenía que sonreírle y ella aceptaba cualquier cosa. Gimió interiormente. Sólo llevaba unos minutos en su presencia y sus fantasías regresaban con fuerza.

-Vas a necesitar algo más que rosas y este contrato ridículo para conseguir que me case contigo.

Seiya dio un paso hacia ella, sin abandonar la sonrisa.

-Pues dime lo que quieres, Serena.

Ella se arriesgó a mirarlo con detenimiento. Sus rasgos, infantiles en otro tiempo, habían adquirido una cualidad más dura. Parecía poderoso, decidido. Si de verdad se había empeñado en el matrimonio, ella estaba en apuros. Porque, cuando Seiya Kou quería algo, encontraba el modo de conseguirlo. Maldijo en silencio su pulso, que latía con fuerza, y el rubor que cubría sus mejillas.

-Supongamos por un momento que este contrato es legal, cosa que dudo. Tú estabas borracho y yo estaba bajo la influencia de... -se interrumpió-. ¿Por qué quieres casarte conmigo? No hemos hablado desde que terminaste la universidad.

Seiya se acercó hasta quedar delante de de ella.

-Puede que no -dijo-. Pero eso no significa que no haya pensado en ti.

-Eso no cuenta -repuso ella, que sí había pensado mucho en él.

-Vamos, Serena. Antes éramos amigos, ¿por qué no volver a serlo? Estábamos bien juntos.

-¿Has sufrido un golpe en la cabeza últimamente? -preguntó ella-. ¿O alucinas tú solo? Nunca estuvimos juntos. Tú estuviste con la mitad de las chicas del campus, pero nunca conmigo.

-Tú eres la única mujer con la que he tenido una amistad.

Subió una mano por el brazo de ella, pero Serena lo había visto conquistar a muchas chicas, había estudiado su técnica y no estaba dispuesta a dejarse engañar por sus trucos.

-Vamos a ser sinceros -dijo.

-Estupendo -repuso Seiya-. Estoy a favor de la sinceridad.

-Por alguna razón sientes de pronto la necesidad de casarte conmigo. Tal vez es una crisis vital tuya o has salido ya con todas las mujeres de Tokio. O quizá se han casado todos tus amigos y ya no tienes con quién salir de juerga, pero en lugar de cortejar a una mujer como es debido, me envías este contrato. Supongo que pensabas que estaría encantada. Después de todo, una chica como yo sería una tonta si rechazara una oferta de matrimonio de un hombre como tú.

Seiya frunció el ceño con expresión confusa.

-¿Qué quieres decir con eso?

-Que no me voy a casar contigo. Ya ni siquiera nos conocemos y no recuerdo haber firmado este contrato -lo arrugó y lo empujó contra el pecho de él.

Era mentira. Recordaba cada momento de aquella noche y cómo había soñado que él volviera algún día a intentar cumplirlo.

Seiya respiró hondo y soltó el aire con lentitud.

-Has cambiado -dijo-. Antes eras más...

-¿Débil, patética, tonta? No soy la misma imbécil que te hacía galletas y te cosía las camisas.

-Yo no iba a decir eso -él tendió una mano y le tocó la mejilla con aire vacilante-. Ya no eres una chica. Eres una mujer muy hermosa, apasionada y testaruda.

Serena cerró los ojos y se sumergió por un momento en el calor de su mano. Así empezaba precisamente una de sus cinco fantasías principales. Unos momentos después la tomaría en sus brazos y la besaría con pasión. Y si por alguna extraña razón su fantasía se hacía realidad, tal vez pudiera empezar a buscar un vestido blanco y un ramo de novia.

Porque era imposible que pudiera evitar enamorarse de Seiya otra vez, suponiendo, claro, que hubiera dejado de estarlo alguna vez.

Tragó saliva con fuerza.

-¿Qué quieres de mí? -preguntó.

-Sólo que olvides el pasado y vengas a cenar conmigo esta noche. Quiero que tomemos una botella de champán y aprendamos a conocernos de nuevo.

Serena apretó los dientes. ¿Por qué estaba tan decidido a conquistarla de nuevo? ¿No comprendía lo que podía costarle eso a ella? Movió la cabeza.

-No, no pienso salir contigo y no me casaré contigo.

-¿Por qué no? -preguntó él con frustración-. ¿Qué tengo de malo? Soy un tipo decente. Te portas como si fuera un asesino psicópata con joroba y mal aliento.

-No tienes nada de malo. Simplemente no nos compenetramos.

Seiya soltó una risita.

-¿Cómo puedes saber eso?

-Lo sé.

Él se encogió de hombros y se apartó.

-En ese caso, nos veremos en los tribunales.

Serena cerró los ojos e intentó reprimir la ira.

-Tenemos que llegar a un acuerdo - dijo-. Si no me hubieras visto el otro día en la calle, no te habrías acordado del contrato y los dos habríamos seguido con nuestra vida.

-Puede que sí -dijo él-, pero nos vimos y comprendí lo mucho que te he echado de menos, y lo mucho que te quiero de nuevo en mi vida.

Serena procuró no pensar en sus palabras; formaban parte de su plan de conquistarla y no significaba nada.

-¿Y el matrimonio es la respuesta? - preguntó-. ¿No sería más natural empezar por una cita?

-Te lo pedí y dijiste que no. Además, ahora que lo pienso, estoy harto de citas y quiero dar un paso adelante en mi vida - se sentó en su escritorio y la observó con una sonrisa suave.

Serena lo miró de hito en hito.

-No me casaré contigo ni saldré contigo. No quiero volver a verte en mi vida y, si crees que puedes imponerme ese contrato estúpido, inténtalo. Te reto.

Se acercó a la puerta con el corazón galopante y salió de prisa. Cuando llegó al ascensor, se apoyó en la pared y cerró los ojos. Imágenes de Seiya cruzaban por su mente. Gimió con suavidad. La única alternativa parecía ser luchar contra él. ¿Pero lo era?

-Sólo necesito tiempo -murmuró con desesperación.

Tiempo para arreglar sus problemas económicos sin la amenaza de un juicio caro colgando sobre su cabeza, tiempo para comprender su atracción por un hombre al que no era posible que amara, y tiempo para convencerse de que Seiya Kou no era el hombre de sus sueños.

Pero en un rincón secreto de su corazón no podía evitar preguntarse qué pasaría si se casaba con él.

Tragó saliva. ¿Y si se arrepentía toda su vida de aquella decisión? En aquel momento parecía la única alternativa, ¿pero pensaría igual diez o quince años después?


:[Jujuju]: Que pasara ahora con Serena? se arrepentira de su decision? Seiya la obligara a cumplir el contrato?

mmm... ya lo sabremos en el siguiente capitulo!

Me despido por ahora esperando que les haya gustado el capitulo de hoy, como siempre, les pido que no olviden dejar sus comentarios, dudas, quejas o lo que quieran. Muchos saludos para todos y nos vemos en el proximo capitulo!!!

XOXO
Serenity

P.d. No se olviden de leer El Deseo de la Luna ayer publique el capitulo 28!!! y por supuesto, no dejen de leer Sin Ti poco a poco se iran revelando cosas sobre el pasado, como quien es su marido y varias sorpresas más! Ah, tampoco se olviden de Más Allá de las Estrellas, que cada vez se pone más interesante, asi que no se los pierdan!!!
avatar
Serenity
Neo Reina Serena
Neo Reina Serena

Mensajes : 2586
Edad : 29
Sexo : Femenino

https://www.fanfiction.net/u/2367835/

Volver arriba Ir abajo

Re: Legalmente Suya [S/S] UA - Terminado

Mensaje por HIKARIADI el Miér Abr 28, 2010 11:44 pm

JEJEJE AHORA ES ELLA LA QUE ESTA EN UN DIFERENTE SITUACION, GRACIOSO, PUES QUIEN SABE DESPUES DE TODO SE VE DECIDIDA VAMOS A VER QUE HACE SEIYITA QUE TAN COQUETO Y ENGREIDO ES CAPAZ DE SER
avatar
HIKARIADI
Sailor Outer Scout
Sailor Outer Scout

Mensajes : 479
Edad : 32
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Legalmente Suya [S/S] UA - Terminado

Mensaje por katy el Jue Abr 29, 2010 10:07 am

holaaa!! me ha encantado el primer capituloo, pero no me gusta mucho el hecho que Seiya haya buscado a Serena solo porque debe casarse con alguien, es un poco triste, esperemos que ella no tome a mal eso cuando lo sepa!
siguee con este fic es muy lindo
saludos!
avatar
katy
Sailor Inner Scout
Sailor Inner Scout

Mensajes : 103
Edad : 31
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Legalmente Suya [S/S] UA - Terminado

Mensaje por Sailor Viri el Jue Abr 29, 2010 11:04 am

me encanto porfis actializa pronto que quiero saber mas
avatar
Sailor Viri
Sailor Inner Scout
Sailor Inner Scout

Mensajes : 232
Edad : 33
Sexo : Femenino

http://babie863@yahoo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Legalmente Suya [S/S] UA - Terminado

Mensaje por judy-ventura el Jue Abr 29, 2010 11:10 am

de verdad a mi tambien me gusta muxo sigue actualizando y ojala sere se de cuenta de k seiya sigue siendi tan lindo como antes apesar de los años plisss espero k actualices estare esperandoooooooo
avatar
judy-ventura
Sailor Inner Scout
Sailor Inner Scout

Mensajes : 186
Edad : 28
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Legalmente Suya [S/S] UA - Terminado

Mensaje por Seiya-Moon el Jue Abr 29, 2010 1:21 pm

muy buen capitulo serenity.. me encantaooooo.. quiero leer mas y mas.. es fantastico enserio.. espero tu actualizacion
avatar
Seiya-Moon
Neo Reina Serena
Neo Reina Serena

Mensajes : 3260
Edad : 35
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Legalmente Suya [S/S] UA - Terminado

Mensaje por Serena23 el Jue Abr 29, 2010 2:02 pm

Serenity ke historia tan interesante has publicado... te felicito.
como dijo Katy no me parece ke Seiya solo busque a Serena solo porke lo esta presionando su papa a que se case. Primero me kede pensando si Serena caera en el juego de Seiya, pero pensandolo bien de eso pide su limosna ella jajaja. Espero el siguente capitulo. Saludos!!!
avatar
Serena23
Sailor Outer Scout
Sailor Outer Scout

Mensajes : 465
Edad : 39
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Legalmente Suya [S/S] UA - Terminado

Mensaje por kimys el Jue Abr 29, 2010 6:38 pm

wow es muy interesante

actualizacuando puedas

besos
avatar
kimys
Reina Serenity
Reina Serenity

Mensajes : 1552
Edad : 27
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Legalmente Suya [S/S] UA - Terminado

Mensaje por QueenVisualSeiya el Jue Abr 29, 2010 7:25 pm

muy bueno amiga me facino tanto como los demas espero saber mas actuliza pronto...

QueenVisualSeiya
Neo Reina Serena
Neo Reina Serena

Mensajes : 2926
Edad : 28
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Legalmente Suya [S/S] UA - Terminado

Mensaje por serenity2202 el Jue Abr 29, 2010 7:48 pm

me encanto el capi y me estoy muriendo de la curiosidad de que pasara con seiya y serena despues de esto
espero que serena aunque sea acepte salir con seiya aunque lo del contrato no es una buena forma para "empezar" una relacion
avatar
serenity2202
Princesa Fireball
Princesa Fireball

Mensajes : 1158
Edad : 27
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Legalmente Suya [S/S] UA - Terminado

Mensaje por ala210 el Sáb Mayo 01, 2010 12:06 am

bueno primero lamento no haber comentado antes lo que paso fue que hize mis practicas, tareas y exposiciones ya te imaginaras como estaba pero bueno ya lo puede leer me gusto mucho la verdad haber que mas pasa haber que tan lejos puede llegar Seiya y bueno dentro de todo me gusto mucho el capitulo de verdad ahora solo espero que actulices pronto para saber mas.

cuidate mucho amiga ahi estamos en contacto
avatar
ala210
Princesa Fireball
Princesa Fireball

Mensajes : 1037
Edad : 29
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Legalmente Suya [S/S] UA - Terminado

Mensaje por BOGITA el Dom Mayo 02, 2010 9:31 pm

ME ENCANTO, OJALA SEIYA NO JUEGE CON ELLA

AC5TUALIZA PROTNO, ME ENCANTA TU FICCC, Y MINA TODAVIA SALE CON YATEN O SE CASO CON EL,, CONTINUA
SALUDOS
avatar
BOGITA
Sailor Outer Scout
Sailor Outer Scout

Mensajes : 473
Edad : 32
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: Legalmente Suya [S/S] UA - Terminado

Mensaje por Serenity el Lun Mayo 03, 2010 8:17 pm

Hola a tod@s!!!

Gracias por sus comentarios!!! Andale Me alegro mucho de que les este gustando esta hermosa historia!!! Win!

Yo se que quieren saber que más va a pasar entre Serena, Seiya y su contrato de matrimonio, verdad? Bueno, en un momento más lo sabran en el capitulo 2!!! Pero primero paso a sus comentarios!!!

HIKARIADI: me alegra mucho saber que te gusto el capitulo anterior! Ya sabremos que decidirá Serena, después de todo se enfrenta a Seiya y él tampoco esta dispuesto a darse por vencido…

katy: me da gusto saber que te gusto el capitulo anterior! Si, es un tanto triste el que Seiya haya buscado a Serena por las presiones de su padre, pero bueno, hay que ver como se dan las cosas con ese par…

Sailor Viri: me alegra mucho saber que te gusto el capitulo anterior!

judy-ventura: me alegra mucho saber que te gusto el capitulo anterior! Ya veremos que piensa Serena de Seiya ante lo que esta pasando con ese contrato, asi que no te lo pierdas!

Seiya-Moon: me da gusto saber que te gusto el capitulo anterior!

Serena23: me da gusto saber que te gusto el capitulo anterior! Que bueno que te este gustando la historia, ya veremos que pasa con Serena, después de todo ella esta decidida a no dejarse seducir por Seiya

kimys: me alegra mucho saber que te gusto el capitulo anterior!

Seiya_for_ever_023: me alegra mucho saber que te gusto el capitulo anterior!

serenity2202: me alegra mucho saber que te gusto el capitulo anterior! Hoy ya sabrás que pasara con Seiya, Serena y ese contrato, te aseguro que las cosas se pondrán muy interesantes y divertidas

ala210: me da gusto saber que te gusto los capitulo anterior! Ya leerás que pasara con Seiya con tal de estar con Serena…

BOGITA: me alegra mucho saber que te gusto el capitulo anterior! Y respecto a tu duda, Mina si se caso con Yaten
avatar
Serenity
Neo Reina Serena
Neo Reina Serena

Mensajes : 2586
Edad : 29
Sexo : Femenino

https://www.fanfiction.net/u/2367835/

Volver arriba Ir abajo

Re: Legalmente Suya [S/S] UA - Terminado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 12. 1, 2, 3 ... 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.