Sailor Moon Foro

[SAILOR MOON] [QUIERO VOLVER A TU LADO] [S&D] 01-08-2015

Página 8 de 11. Precedente  1, 2, 3 ... 7, 8, 9, 10, 11  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: [SAILOR MOON] [QUIERO VOLVER A TU LADO] [S&D] 01-08-2015

Mensaje por seiloraraceli el Mar Mar 09, 2010 7:30 pm

anda amiiga
una disculpa
por no haber comentadio
antes pero
e andado ocupada
y hacio seguire
hehe de aqui a mayo
pero ya mero
son cuestiones deportivas
pero en cuanto me desocupe prometo ponerme al corriente
va saludos
avatar
seiloraraceli
Sailor Outer Scout
Sailor Outer Scout

Mensajes : 440
Edad : 21
Sexo : Femenino

http://www.sailormoonforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: [SAILOR MOON] [QUIERO VOLVER A TU LADO] [S&D] 01-08-2015

Mensaje por luzdeluna el Sáb Mar 13, 2010 9:09 pm

actuliza pronto pór fis esta supe rchido
avatar
luzdeluna
Sailor Inner Scout
Sailor Inner Scout

Mensajes : 138
Edad : 30
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: [SAILOR MOON] [QUIERO VOLVER A TU LADO] [S&D] 01-08-2015

Mensaje por NINA MUÑOZ el Mar Mar 23, 2010 10:36 pm

ay usako tu fic me emociona queriendo saber mas no lo habia podido leer antes pero pues ahora que lo lei quiero saber mas plisssssss actualiza pronto y sigue asi escribiendo muy bien
avatar
NINA MUÑOZ
Sailor Inner Scout
Sailor Inner Scout

Mensajes : 201
Edad : 28
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: [SAILOR MOON] [QUIERO VOLVER A TU LADO] [S&D] 01-08-2015

Mensaje por belumrtl el Sáb Abr 03, 2010 5:22 pm

actualiza pronto!!!
avatar
belumrtl
Princesa Serena
Princesa Serena

Mensajes : 982
Edad : 25
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: [SAILOR MOON] [QUIERO VOLVER A TU LADO] [S&D] 01-08-2015

Mensaje por NINA MUÑOZ el Mar Abr 06, 2010 2:20 am

HOLA USAKO NO HAS ACTUALIZADO YA TIENES MUCHIIIIIIIIIIIIISIMO QUE NO ESCRIBES ESPERO ACTUALIZACION PRONTO BYE!!! CUIDATE Andale T ACTUALIZA
avatar
NINA MUÑOZ
Sailor Inner Scout
Sailor Inner Scout

Mensajes : 201
Edad : 28
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: [SAILOR MOON] [QUIERO VOLVER A TU LADO] [S&D] 01-08-2015

Mensaje por Usako Tenoh el Jue Abr 08, 2010 7:22 pm

Hola niñas hermosas, lectoras de mi fic, jejeje estoy muy avergonzada, no actualizo desde hace un buen y creanme que me pesa.

Ya se que no les importan las razones, pero las dare de todos modos.

Primero tuve una Auditoria Interna y no me dejo tiempo , despues mi mente se bloqueo y no me daba, pero tengo buenas noticias, el viernes de la proxima Semana actualizo, si puedo antes, pero lo mas seguro es es el viernes, es que este capitulo es el mas largo de todos y las escenas finales no me quedan como yo quiero, pero estoy trabajando en ello, espero me disculpen
avatar
Usako Tenoh
Neo Reina Serena
Neo Reina Serena

Mensajes : 4210
Edad : 32
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: [SAILOR MOON] [QUIERO VOLVER A TU LADO] [S&D] 01-08-2015

Mensaje por serenity y endimion el Jue Abr 08, 2010 8:49 pm

no te preocupes yo espero la actualizacion
bueno cuidate
avatar
serenity y endimion
Sailor Inner Scout
Sailor Inner Scout

Mensajes : 124
Edad : 20
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: [SAILOR MOON] [QUIERO VOLVER A TU LADO] [S&D] 01-08-2015

Mensaje por belumrtl el Jue Abr 08, 2010 11:10 pm

ok espero tu actualizacion!!!
avatar
belumrtl
Princesa Serena
Princesa Serena

Mensajes : 982
Edad : 25
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: [SAILOR MOON] [QUIERO VOLVER A TU LADO] [S&D] 01-08-2015

Mensaje por belumrtl el Jue Abr 08, 2010 11:11 pm

ok espero tu actualizacion!!!
avatar
belumrtl
Princesa Serena
Princesa Serena

Mensajes : 982
Edad : 25
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: [SAILOR MOON] [QUIERO VOLVER A TU LADO] [S&D] 01-08-2015

Mensaje por fernita00 el Vie Abr 09, 2010 12:13 pm

espero la actualizacion
avatar
fernita00
Neo Reina Serena
Neo Reina Serena

Mensajes : 3119
Edad : 27
Sexo : Femenino

http://www.facebook.com/fernita00

Volver arriba Ir abajo

Re: [SAILOR MOON] [QUIERO VOLVER A TU LADO] [S&D] 01-08-2015

Mensaje por dianamoon el Sáb Abr 10, 2010 1:02 am

pufff
bueno esta bien esperare
con ancias la actualizacion

aaa, despues de todo esta muy bueno el fic
interesante y con drama jojojo por eso esperare
por que se que daras una buena actualizacion
despues de todo
jejeje
bueno saludos me voy, chaooooo
avatar
dianamoon
Princesa Fireball
Princesa Fireball

Mensajes : 1048

Volver arriba Ir abajo

Re: [SAILOR MOON] [QUIERO VOLVER A TU LADO] [S&D] 01-08-2015

Mensaje por NINA MUÑOZ el Sáb Abr 10, 2010 2:12 am

QUE EMOCION!!!!!!!!!!!!! Ojos de estrella QUE BUENO QUE YA VAS A ACTUALIZAR LA ESPERO CON MUCHAS ANSIAS EEEEEEEEEEEE!!!!!!!!!! CUIDATE MUCHISIMO ME PUSISTE ALEGRE CON LA NOTICIA BYE!!!!!!!!!!
avatar
NINA MUÑOZ
Sailor Inner Scout
Sailor Inner Scout

Mensajes : 201
Edad : 28
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: [SAILOR MOON] [QUIERO VOLVER A TU LADO] [S&D] 01-08-2015

Mensaje por LaReinaBuena el Mar Abr 13, 2010 11:40 pm

[SERMIEDO] actualiza!!!!!!!!!!!
avatar
LaReinaBuena
Sailor Outer Scout
Sailor Outer Scout

Mensajes : 251
Edad : 30
Sexo : Femenino

http://www.orkut.com/Main#Profile.aspx?rl=ls&uid

Volver arriba Ir abajo

Re: [SAILOR MOON] [QUIERO VOLVER A TU LADO] [S&D] 01-08-2015

Mensaje por Usako Tenoh el Jue Abr 15, 2010 6:41 pm

Hola, lamento no contestar a todas sus coment, pero ando apuradita y quise subirles hoy el capitulo, grs a todas las que se unieron y bueno aqui les dejo el ultimo capitulo del fic.





Disclaimer: Sailor Moon es propiedad de Naoko Takeuchi.



CAPITULO 10: NUESTRO AMOR ETERNAMENTE



El salón comenzó a tornarse oscuro, las hermosas paredes cual marfil, de pronto adquirieron un color negro; los candiles del siglo XVIII poco a poco se pusieron opacos y su brillo era cada vez más tenue. El gran salón que hace unos momentos le había parecido enorme, ahora era un espacio pequeño y sofocante. Serena sentía como le temblaban las piernas, sus párpados le pesaban y el gran salón comenzó a girar en su cabeza pues en su mente seguían revoloteando las palabras "Mi prometida". Poco a poco sintió como se le nublaba la vista y la poca fuerza con la que la sostenían sus pies, se desvaneció, dejándola vulnerable y perdiendo el conocimiento. En ese momento, y sin que ella lo notara, fue sujetada por dos fuertes brazos que se aferraban a ella en forma protectora.
— Creo que es mejor llevarla a la habitación. ¿Puedes hacerme el favor Darien? Claro, si a Karmesite no le molesta —expresó la chica de cabello aguamarina, manteniendo la calma que la caracterizaba, pero sin dejar de preocuparse por su amiga.
— Por mí no hay ningún problema. También me retiro a mi habitación —respondió la aludida con tranquilidad, no sin antes dar una última mirada a su joven prometido. Le partía el corazón darse cuenta como, rápidamente, Darien había deslizado la mano de su cintura para sujetar a la chica de cabellos dorados que ahora se encontraba en sus brazos, causándole una enorme sensación de abandono. “Se les ve tan bien juntos”, pensó, al tiempo que sentía el peso de una mano posarse sobre su hombro.
—Te acompaño —se ofreció la chica rubia de orbes olivo, obteniendo solo un asentimiento de cabeza por parte de Karmesite. Juntas se dirigieron al ascensor en silencio, y una vez dentro de este, pareció tornarse más profundo e incómodo. Karmesite se dedicó a ver como las luces que indicaban el piso, cambiaban conforme el elevador avanzaba. El temor en su pecho se hacía cada vez más grande.
— Se puede saber ¿Por qué vino con ustedes? —soltó la pregunta que le rondaba desde el principio, interrumpiendo el silencio que las había albergado.
— ¿No lo imaginas? —le respondió en forma seca, Haruka. Karmesite siempre le había agradado y por lo general siempre la trataba amablemente, pero la noticia del compromiso no le gustaba en absoluto.

— Sí, pero quiero confirmarlo o tal vez… aferrarme a la posibilidad de que esté equivocada —respondió con franqueza, para después, con la voz quebrada, emitir las palabras que le terminarían de desgarrar el corazón —. Ella… ella vino a recuperarlo —afirmó con la voz más temblorosa todavía.
—Así es —le terminó de confirmar la chica rubia —¿Qué piensas hacer? —quiso indagar.
— No soy yo a la que le tienes que hacer esa pregunta —fue lo que obtuvo por respuesta. En ese momento, mientras el timbre del ascensor hacia anuncio de su llegada al piso indicado, prosiguió —. En todo caso, llegado el momento… ¡Juro que haré lo correcto, Haruka! —prometió al mismo tiempo que salía del ascensor, dirigiéndose con la cabeza en alto a su habitación y dejando a Haruka confundida y pensando “¿Qué era lo correcto para ella?”
.

.

En la habitación que Serena compartía con Michiru, Darien recostaba a la joven rubia inconsciente en la cama y la cubría con el edredón blanco, en el cual estaban bordados finos tulipanes dorados en la esquina superior derecha. Pensó que eran lindos, pero  que definitivamente no iban con Serena.
Dejando de lado sus pensamientos, se sentó en el borde de la cama y comenzó a acariciarle la mejilla —¡Sigues siendo hermosa! —exclamó sin pensar, sabiendo que ella no podía escucharlo. La siguió contemplando por un breve momento, hasta que escuchó la dulce y familiar voz de su prima.

— Aun la amas ¿Cierto?
—Más que nunca —respondió con franqueza.
— Entonces ¿Por qué te casas? y además así de repente ¿Tan urgido estás que quieres unirte a alguien que no amas? ¡Por Dios, Darien!… hace un mes solo era tu amiga… tu amiga, Darien. Ni siquiera era tu novia y ¿ahora es tu prometida? ¿Cómo sucedió esto? Dime ¿En qué momento me perdí? —preguntó, muy agitada la joven violinista, empezando a alzar la voz y caminando por la habitación exasperada —¿Dónde está el Darien seguro, que pensaba las cosas antes de hacerlas? ¿Cómo puedes, Darien? ¿Cómo puedes echar a perder tu vida así? … Y ella ¿Cómo puede aceptarte así? Porque bien que sabe que no la amas y aun así, no le importó.
— ¿Urgido? ¿Echar a perder mi vida? —preguntó ceñudo, sonriendo con desgano y evitando decir que ellos ya salían desde hacía dos meses —. Vaya forma tuya de decirlo, Michiru. No estoy echando a perder mi vida, si me permites aclararte. Y no, no estoy urgido. Además te recuerdo que no necesitas casarte con alguien para meterla a tu cama.
La forma tan gélida y seria como se lo dijo, dejó a Michiru desencajada. Se lo quedó viendo con ojos desorbitados y la cara totalmente desfigurada.
—No puedo creer lo que estoy oyendo —manifestó con indignación —. Tú, mi primo, casi mi hermano, al que siempre creí juicioso y caballeroso, un hombre de honor ¿Está diciendo que se llevaría a la cama a una chica, simplemente por el hecho de saciar sus necesidades?
—No dije nada del otro mundo — se defendió —, solo digo que si estuviera urgido como dices, no necesitaría casarme con Karmesite para saciar mis "urgencias"; simplemente la llevaría a mi cama y listo. Por lo tanto, no me caso con ella por eso.
Michiru llevó sus manos a la cabeza, sacudiéndola en desaprobación.
— ¡Por Dios! ¿Te estás oyendo? ¿Eres consciente de lo que dices? Porque yo empiezo a creer que has perdido la razón, de lo contrario no hablarías de las mujeres de esa manera.
— ¿Hablar de esa manera? ¿Qué tratas de decir? —preguntó contrariado.
— Cómo si solo fuéramos objetos sexuales, para saciar las necesidades de los hombres —respondió molesta.
Darien suspiró pesadamente y agitó la cabeza, negando.
— Yo no he dicho eso. Solo quería explicarte que ese no es el motivo por el que me caso con ella —se levantó del borde de la cama donde se había mantenido toda la conversación. Se dirigió al mini bar y se sirvió una copa de whisky en las rocas, para después sentarse en el pequeño sillón color crepé que se encontraba cerca. Tomó un trago de su copa, reclinó su cabeza y cerró los ojos reviviendo la conversación de hacía tres semanas.
.

—  ¿Piensas volver a Tokio? fue la pregunta que lanzó de repente  su mentor, algo que sorprendió al moreno, pues hasta ahora, se había mantenido al margen de su vida privada.
Por el momento no hay nada que me ate a Japón —contestó tranquilamente, a pesar de su sorpresa.
El médico sonrió y dijo:
Eso es buena señal —Darien quedó un poco desorientado y  su mentor, al ver su confusión, aclaró —. Aún falta mucho para que termines tus estudios pero has mostrado ser responsable y aprender rápido. En realidad estoy dándole muchas vueltas al asunto. Verás, Darien, yo reconozco el talento en cuanto lo veo y tú tienes demasiado, por eso me gustaría que en cuánto termines tus estudios y tu residencia, seas parte de mi equipo.
La noticia de sopetón que le dieron, dejó a Darien pasmado. Era una oportunidad única y él estaba dispuesto a aceptarla, pero había ciertos rumores que decían que sólo se contrataba a personal que estuviera casado.
El médico adivinando sus pensamientos asintió.
— Sí, tendrías que casarte. Aún falta para que llegue el día, pero es algo que tienes que contemplar.
.

Dejo sus recuerdos atrás, al ser interrumpido por la pregunta formulada con voz gélida por su prima.

— Entonces ¿Por qué te casas con ella?
Darien dio otro trago a su whisky, mientras se adentraba nuevamente en sus recuerdos.
.

Cásate conmigo —había dicho la chica por la que había empezado a sentir afecto, pero a la que jamás llegaría a amar. Justo acababa de contarle todo, y aunque sabía que sus sentimientos eran más profundos que los de él, jamás espero semejante propuesta —. Yo te amo y lo sabes, pero nuestro matrimonio sería en apariencias —se apresuró a decir —. Sin compromisos, lo prometo.
Él sonrío ante aquella propuesta y la miró con ternura. Tal vez nunca podría amarla, pero si tenía que verse forzado a casarse, quién mejor que ella, con la que había compartido tantas cosas en el último año. En su matrimonio no habría amor, pero si cordialidad y mucha química; además, la única mujer con la que le hubiera gustado casarse, jamás lo aceptaría. Alentado por una vida tranquila y un futuro brillante, quiso recompensar a la chica que tenía enfrente con un fugaz beso en los labios, mientras se prometía a sí mismo, que la haría feliz aunque no la amara.
.

Con total brusquedad, fue sacado nuevamente de los recuerdos por la voz exigente de la joven violinista.

— ¿Entonces? ¿Me dirás cuál es la razón?
— Quiero casarme con ella. Es todo —contestó secamente sin abrir los ojos, que había mantenido cerrados mientras recordaba. No se percató que la joven rubia ya se encontraba consciente y lo miraba con los ojos vidriosos.
Sus palabras habían dejado un enorme vacío en el corazón de Serena. Si él quería casarse, era porque la amaba y eso significaba que ella ya no estaba en su corazón y por ende, no tenía lugar en su vida.
Michiru agitó la cabeza en forma negativa, dándose la vuelta al tiempo que expresaba:
— No logro comprenderte —al terminar la frase, se encontró con los hermosos ojos celestes de la rubia. Intentó decir algo, pero la joven negó con las manos, evitando que la violinista emitiera palabra. Por un largo rato, la habitación se sumió en un profundo silencio.
Limpiándose las rebeldes lágrimas que se resistieron a quedarse dentro, Serena decidió romper el silencio, y tragándose toda la tristeza que la embargaba en ese momento, logró decir:
— ¡Felicidades Darien! Una boda siempre es motivo de regocijo y celebración —al escucharse hablar, dio gracias al cielo de que su voz se escuchara entera. Mientras fijaba su vista en el hombre de su vida, notó como abría los ojos rápidamente y la miraba inquieto.
— ¿Hace cuánto estás despierta? —preguntó con sorpresa en la voz.
— Hace poco en realidad. Solo alcancé a escuchar que querías casarte con tu novia —le respondió, sin detenerse a pensar en la información que le estaba proporcionando.
— Entonces fue hace mucho —le aclaró, refiriéndose a que se había mantenido mucho tiempo en silencio —¿Cómo te sientes? —preguntó acercándose a examinarla. Michiru vio el momento indicado para darles privacidad y decidió salir sigilosamente, sin que ellos se percataran —. Y bien ¿Me dirás cómo te sientes? —volvió a preguntar, al no obtener respuesta.
"Mal, terriblemente mal", quiso contestar, pero su respuesta fue otra.
— Bien, Darien. Debió ser el vodka que me tomé, y sumado a que baile demasiado con Haruka, supongo que termine mareada —respondió con una media sonrisa fingida.
— Es raro. Más que mareo, parecía que estabas en estado de shock. Hubieras visto lo pálida que estabas y además tus piernas temblaban demasiado —le expresó con sinceridad.
— Tu novia es muy bonita —soltó sin poderse contener —. Debes amarla mucho para querer casarte con ella.
— Es especial para mí —respondió con sinceridad, sin querer mentir —¿Y cómo está Seiya? —no pudo contener la duda que lo carcomía.
—Excelente. También estamos pensando en matrimonio —respondió, sin saber por qué mintió. Simplemente ya lo había hecho cuando se dio cuenta y no pudo evitar seguir haciéndolo —, pero hemos decidido esperar, ya sabes, aún tenemos mucho que vivir y somos demasiado jóvenes.

— Si, lo son —respondió con seriedad —. Me alegra saber que eres feliz y que no te equivocaste. Tomaste la mejor decisión al dejarme. Fue bueno para que encontraras tu felicidad.
— Darien, yo…
— Déjalo así —se puso de pie, después de haberse mantenido sentado al borde de la cama y le sobó la cabeza desordenando su cabello —. Ya es pasado y al final todo salió bien —le dijo convincente —. Debo irme. Al parecer tienes razón y solo fue un pequeño mareo por agotamiento, así que descansa —le ordenó profesionalmente y después se dirigió hacia la puerta, con paso apresurado.
.

.

Karmesite se encontraba mirando a un punto muerto, al mismo tiempo que su mano derecha hacia girar el anillo que tenía colocado en el dedo. Su corazón comenzó a palpitar, recordando la sensación de inmensa alegría y emoción que sintió cuando se lo colocó. Ella sabía que no era una promesa de amor eterno, pero era la esperanza de formar parte de la vida del hombre que amaba, la esperanza de algún día poder ganarse su amor. Cerró los ojos tratando de alcanzar la calma. Todo era tan perfecto esa mañana, recordando como ingresaron a la habitación.
.

— ¡Wow!  —exclamó sorprendida —. Mira esto Darien, ¡Es fantástico! Tal vez aquí podríamos pasar nuestra luna de miel —se sonrojó al darse cuenta de su comentario y trató de cambiar la conversación mientras recorría la habitación —. Es un lugar muy elegante.
Había una enorme cama matrimonial con base negra, completada con un elegante edredón blanco. En ambos extremos de esta, habían dos pequeñas lamparitas que parecían faroles, un pequeño buró del lado izquierdo y  justo encima de la cabecera de la cama, un cuadro titulado "El amanecer del amor". La habitación estaba dividida con finos cristales del lado derecho que conducían a una mini habitación que tenía una pequeña salita y un pequeño mini bar. Del lado izquierdo había otra división, pero esta conducía al baño que incluía un jacuzzi.
Creo que esta habitación tiene demasiada clase —sentenció alegremente, ocasionando una sonora carcajada de su prometido.
Sí, la tiene — le respondió divertido —. Bueno, voy a mi habitación que espero sea tan linda como la tuya. Ah… y estoy de acuerdo si quieres pasar la luna de miel aquí, solo que reservaremos la suite matrimonial. Ha de ser el doble de hermosa y espaciosa le comentó, guiñándole un ojo.
.

Los golpeteos de la puerta la regresaron al presente, percatándose de que no había podido contener las lágrimas, pues todo había cambiado en un segundo para ella. Limpiándose rápidamente con el dorso de la mano, se dirigió a abrir la puerta, encontrándose con un par de orbes zafiro.
— ¡Hola! —la saludó —. Vine a desearle buenas noches a mi prometida.
Emocionada por las palabras que acababa de oír y por lo que estas significaban, se lanzó a los brazos del apuesto joven, aferrándose a él como si fuera a desaparecer en cualquier momento. Luego de unos segundos, por fin logró emitir palabra.
— Buenas noches, amor mío.
.

._.­_._._._._._

.

Con pesadez, cruzó el último escalón y aunque sus pies le habían pesado en cada paso que había dado, deseaba que faltaran cientos más. Suspiró por centésima vez en el día y se detuvo un momento a observar como las copas de los árboles se agitaban con el viento y las hojas secas caían con el movimiento. El otoño había llegado, anunciando que el invierno estaba a la vuelta de la esquina y seria crudo. Un estremecimiento recorrió su cuerpo porque en su corazón ya era invierno. De repente, sintió unas inmensas ganas de llorar, pero fueron interrumpidas por el grito ensordecedor de una voz bastante familiar.
— ¡Eres un verdadero desastre Mina Aino! Con lo que le costó a Lita hacer ese pastel —se escuchó en el interior y Serena se apresuró a entrar.
— ¿Alguien dijo pastel? —fue lo único que atinó a decir.
— ¡Serena! —exclamaron todas en un grito, abalanzándose sobre su amiga, derribándola  y cayéndole todas encima.
— También me da gusto verlas chicas, pero agradecería que me dejaran levantarme y respirar un poco, para así poder probar ese delicioso pastel.
Las chicas se levantaron apenadas y se disculparon.
— Tendrás que conformarte con la tarta de manzana porque cierta personita, tiró por accidente el pastel que preparé —aclaró divertida, la chica de cabello castaño.
— ¿Accidente? —bufó Rei —. Eso no fue un accidente… ¿Es que a quién se le ocurre poner ese pastel en las manos torpes de Mina?
— ¡Oye! Ya dije que lo siento. No sé cómo se me resbaló de las manos porque juraría que lo sujeté con fuerza. Solo me distraje al ver aquel chico en traje de baño que aparece en la portada de esa revista —declaró Mina, riendo nerviosa con una mano atrás de su cabeza y señalando la revista.
— Es que eres torpe por naturaleza —espetó furiosa Rei —, y encima te dedicas a ver bobadas.
— Basta chicas. Esta no es la mejor forma de darle la bienvenida a Serena —reprendió la chica inteligente del grupo.
— ¡Lo lamentamos! —dijeron las dos al unísono.
— Ustedes nunca cambian ¡Las extrañé chicas! —declaró abalanzándose sobre ellas y abrazándolas con fuerza —. Las quiero —pronunció, al tiempo que las lágrimas comenzaban a derramarse por sus hermosas mejillas —. Ustedes son todo lo que tengo y lo único que me queda.
Rei llevó la mano a la espalda de su amiga.
— Serena ¿Qué pasa? —preguntó desconcertada la morena.
La aludida negó con la cabeza, separándose de ellas y se apresuró a limpiar las traicioneras lágrimas.

— Nada, es solo que las extrañé mucho.
— Pues no lo pareció —declaró muy seria la castaña —. Fueron dos semanas Serena,  y ni siquiera nos diste una llamada. Eres una mala amiga, ¿sabes? —le dijo bromeando —. Tú, disfrutando de tu reconciliación y nosotras aquí con el alma en un hilo, preocupadas por ti.
Las palabras y deducciones de su amiga terminaron de romperla por dentro, ya no lo soportó más y soltó el llanto que se había mantenido renuente a salir. Abrazándose fuertemente a Rei, soltó toda la tristeza que la embargaba. Rei en respuesta, la abrazó y empezó a reconfórtala acariciando su espalda, mientras las chicas se miraban entre sí, sin entender.
Después de media hora de escuchar el llanto de su amiga, y luego de que esta se tranquilizara un poco, empezó todo.
— Toma Serena. Te hará bien tomar un poco de agua —le aconsejó Ami, mientras le extendía el vaso con el líquido.
— ¿Ya puedes explicarme qué es lo que está pasando? —exigió saber exasperada la chica temperamental.

La chica de cabellos dorados la vio a los ojos, reflejando el inmenso dolor en su mirada y con dificultad logró responder.
— Él ya no me ama. Lo perdí y sé que no lo puedo culpar, pero… me duele aquí —señaló su pecho —. Me duele demasiado, me duele saber que no me ama y que aunque quiera, ya no tengo posibilidad de un lugar en su vida —terminó, al tiempo que se soltaba a llorar una vez más.
Mina aparto a Rei de su lado y acunó en sus manos la cara de Serena, preguntando.
— ¿Él te dijo que no te ama? —preguntó Mina, y Serena negó —. Entonces ¿qué fue lo que pasó? ¿Por qué crees que ya no te ama?
Se oyó un sollozo desgarrador que penetró en los corazones de todas.
— Él va a casarse —soltó entre lágrimas —. Cuando llegué, él anunciaba su compromiso. Tiene tantas ganas de hacerlo, que no puede esperar.
— ¿Por qué dices eso? —quiso saber la rubia.
Serena volvió a emitir un sollozo desgarrador.
— Se casan en dos semanas y lo vienen a hacer a Japón para después irse a residir a los Estados Unidos. Nunca lo volveré a ver —Serena profundizó su llanto —. No quiero que se case, pero esta vez no seré egoísta y no pienso interferir en su felicidad. Si Karmesite es la mujer que ama, entonces yo me tragaré mi amor y lo reservaré para mí.
— Sé lo que se siente, Sere. Puede que sea duro para ti, pero eres fuerte y nosotras estaremos aquí contigo y…
— ¿Qué quieres decir con eso de que te tragarás tú amor? —preguntó alterada Rei, mientras se acercaba a ella y la tomaba de los hombros —. Dime una cosa ¿Le confesaste que lo amabas?
Serena bajó la cabeza ante tal pregunta porque no lo había hecho, ya que no le encontró sentido. Su silencio alteró a su amiga y la empezó a sacudir de los hombros.
— Te estoy hablando, contéstame. ¿Se lo confesaste? ¿Le dijiste cual fue el motivo de tu viaje?
— Rei, cálmate por favor —pidió Ami, pues le preocupaba que su amiga perdiera el control.
— No. Quiero que me conteste, Ami. ¡Maldición Serena! Habla de una vez ¿Lo hiciste?
— No —respondió por fin, sintiéndose avergonzada. No solo porque no lo había hecho, sino porque además le había dicho que pensaba casarse con Seiya.
Un estruendoso sonido se escuchó en el salón del templo, al momento que la mano de Rei se estrelló contra la mejilla de Serena. Esta última solo podía sentir el ardor en su rostro, y no la culpaba. En cierta forma, sentía que se merecía el golpe, por lo que comenzó a llorar con más intensidad, pero no por el dolor físico, sino por lo emocional.
— Basta, Rei — escuchó decir Serena, lo que la hizo levantar la vista para ver como Lita sostenía la mano de Rei, quien sin duda pretendía volver a estrellar en la mejilla de Serena; pero no fue eso lo que la sorprendió, sino ver que de los ojos de Rei se derramaban lágrimas de dolor.
— ¡Tonta! Eres una maldita tonta. De nada sirvió nuestro esfuerzo, ni que Mina suplicara y se arrastrara para cumplir el objetivo, o que todas gastáramos nuestros ahorros para comprarte ese estúpido boleto de avión ¿De qué sirvió? ¡Dime!… ¡Anda, hazlo! Al final no hiciste nada.

— Te pagaré, Rei —le respondió.
—Tonta, ¿Tú crees que yo quiero ese dinero?  —repitió de nuevo —. No quiero volver a verte Serena. Hasta aquí llegó nuestra amistad —declaró furiosa, mientras se zafaba de la mano de Lita y salía de la habitación, dejando a Serena llorando desconsoladamente en los brazos de Ami.
— Tranquila Serena. Está enojada pero no lo dijo en serio. Ya verás que pronto se le pasa —se acercó a consolarla, su rubia amiga.
— Es cierto. Cálmate o nos pondrás a llorar a todas —declaró Lita.
Las palabras de sus amigas, en vez de calmarla, la alteraron más y ella no dejó de llorar. No merecía su apoyo. Rei tenía razón. Había hecho pasar por muchos esfuerzos a sus amigas y al final no consiguió nada, es más, ni siquiera lo había intentado.
.

_._._._._._

.

Una vez más se encontraba sentada al pie de su ventana, como si eso ya se le hubiera hecho costumbre, observando como el crepúsculo ya estaba instalado. Dos semanas habían pasado y se había vuelto a sumir en la depresión. Intentó solucionar las cosas con Rei pero no lo había conseguido y eso la dejó peor de lo que se encontraba. A partir de entonces no quiso volver a ver a nadie, y hoy más que nunca, le pesaba. Mañana a estas horas, el amor de su vida estaría consumando su matrimonio. Una oleada de dolor le embargó el corazón y las lágrimas que habían cesado hace un rato, volvieron a emerger, al darse cuenta de que lo haría con alguien que no era ella.
Los golpes en la puerta no le importaron. Sabía que, una vez más, su madre tocaba para que cenara o tal vez para informarle que las chicas estaban abajo.
— No voy a cenar mamá y tampoco quiero ver a nadie —respondió monótonamente y con voz apagada.

— Yo tampoco quería verte hace algunos meses y aun así te recibí. Creo que merezco el mismo privilegio ¿No crees?
Al reconocer la voz detrás de la puerta, Serena se levantó con desgano y se dirigió a abrirla.
— Supongo que sí. Adelante —le contestó, después de abrir la puerta.
La joven violinista se adentró en la habitación con cautela y se sentó en el borde de la cama, mientras veía como Serena tomaba posición en la silla, al pie de su ventana.
Muy al contrario de lo que Serena creyó que diría, le sorprendió su confesión.
— Algunas personas odian ver el crepúsculo porque creen que significa el final de algo. Yo, en cambio, amo verlo porque para mí, anuncia que vendrá un nuevo día y con ello, una nueva esperanza. Después de todo, uno debe luchar hasta el final.
Serena giró la cabeza, confundida. Michiru ante esa confusión, declaró.
— No vine a preguntarte cómo te sientes, porque eso ya lo sé. Vine a dejarte esto —le extendió un sobre blanco, el cual Serena vio con los ojos abiertos —. No es burla hacia a ti, pero como ya te dije, uno debe luchar hasta el final; así que tómalo y tú sabrás lo que haces. Ahora me marcho… Por cierto, deberías cenar algo, no está bien que te descuides. Si no lo haces por ti, hazlo por tu madre, que se ve realmente preocupada —le aconsejó mientras cerraba la puerta de la habitación.
.

._.­_._._._._._

.

Paradas, como haciendo guardia, se encontraban las chicas, quienes habían permanecido en la misma posición desde antes que despuntara el alba. Ahora el sol naciente se encontraba a sus espaldas, y a pesar de que la posición era cansada, todas seguían firmes y derechas cual soldado. De un momento a otro, el ruido de la puerta corrediza se pudo distinguir, mostrando así a la hermosa doncella de cabello azabache, enfundado en su ya característico hábito de color blanco y rojo.
— ¿Ustedes que hacen aquí? —cuestionó molesta, la doncella.
— Hemos decidido que permaneceremos haciendo guardia y no moveremos ni un pie de este lugar, a menos que accedas a nuestras peticiones —informó de forma seria, la chica castaña.

— ¿Y cuáles son sus peticiones, vasalla? —cuestionó sarcástica.
Las chicas suspiraron tratando de contener el coraje ante sus palabras. Lita volvió a hacer uso de la palabra.
— Queremos que hagas las paces con Serena. En este momento, ella necesita más de ti que de nosotras.
— Así es, y no nos moveremos de aquí hasta que accedas. Llámalo locura, desesperación o tontería —agregó la chica rubia —, aunque yo preferiría que le dijeras "Plan Brillante" —concluyó con emoción.
— ¡Mina, tonta! De seguro que esto fue idea tuya —afirmó — ¿A quién, si no a ti, se le ocurriría semejante tontería? —bufó molesta la doncella —. Pero de ti no lo hubiera esperado, Ami ¿Cómo fue que accediste a las locuras de la maniática de Mina? —le dirigió una mirada acusatoria a su joven amiga.
— Algunas veces, las personas tienen que recurrir a actos desesperados y tomar medidas drásticas si se quiere conseguir un objetivo —respondió de forma seria y solemne la chica —. Y en este caso con más razón. Serena está demasiado deprimida y dadas las circunstancias, solo tú puedes sacarla a flote.
— No quiero —respondió arrogante —. La tonta dejo ir su felicidad por gusto. Ni siquiera intento dar batalla y ahora si sufre, es por su culpa —finalizó, tajante.
— ¡Maldición Rei! Todas estamos enojadas con Serena. Sabemos que lo que hizo fue estúpido — gritó la rubia exasperada —, pero no necesita nuestros reproches, necesita nuestro apoyo ¿Acaso no están para eso las amigas? —cuestionó enfurecida.
— ¿Ustedes…?
— Sí— afirmó la castaña —. Todas sabemos cómo te sientes, pero no es momento de recriminaciones.

— Serena nos necesita, y como amigas que somos, debemos estar a su lado —concluyó de forma seria y apaciguada, la más inteligente del grupo.
Las palabras le llegaron al alma y no pudo evitar sentirse culpable. Era cierto. A pesar de todo, debería estar a su lado. Serena siempre había estado con ella y pese a los malos tratos que en ocasiones le daba, ella nunca la dejó sola. Sabía que había actuado de forma impulsiva, fallándole a su mejor amiga y ya no tuvo más que pensar. Decidió enmendar su error.
.

._._._._._._._

.

Se despertó después de tener un intranquilo sueño. Lo primero en mirar, fue el sobre que estaba sobre el buró. Se mantuvo indecisa sobre lo que tenía que hacer, durante un largo tiempo, hasta que sin más, se levantó de un salto de la cama y se dijo a sí misma —. Ya no tengo nada que perder.
Inmediatamente se metió a la ducha, para después de unos instantes, enfundarse en un vestido corte halter que le llegaba hasta las rodillas, de color azul celeste que resaltaba sus ojos.  Se puso un poco de brillo y se peinó como de costumbre.
Desesperada, bajó con gran agilidad las escaleras, y al encontrarse en las afueras de su casa, se encontró con la mirada expectante de Rei.
— Hola, Rei. No esperaba que alguna de ustedes viniera hoy por aquí —saludó nerviosa y evasiva.
— Serena ¿A dónde vas con tanta prisa y tan arreglada? —cuestionó intrigada, para después mirar el sobre que la rubia tenía en su mano, y sin esperar respuesta, se lo arrebató para leerlo. Una sonrisa se dibujó en su rostro al hacerlo —. Ya entiendo. Tal vez no se pueda hacer nada, pero creo que es lo más valiente que podrás hacer. Yo te acompañaré —dijo emocionada.

— ¿Estás segura? Yo no quiero que tú…
— Segurísima. Sé que no te he apoyado, pero creo que esto no lo debes hacer sola, así que vamos o se nos hará tarde.
Serena entendiendo que su amiga era mala para disculparse explícitamente, pero que esto significaba que estaban reanudando su amistad, le dio un gran abrazo.
— Gracias Rei. No sabes lo importante que es esto para mí.
.

._._._._._._._

.

Frente al espejo con marco dorado, revisaba una vez más su aspecto. Su traje blanco acompañado con un corbatín de igual color y complementado con un clavel rojo en el lado izquierdo de su pecho, le daban un aspecto de ensueño. Por medio del espejo, se podía reflejar parte de la habitación; tras de él, la puerta de madera con pomo dorado le trajo una imagen que no podía sacar de su cabeza —. Dorado como sus cabellos —pensó para sus adentros, y siguió recorriendo la habitación a través del espejo: un cómodo sofá color crepé y una mesita de centro con cristal opaco y decorada con claveles rojos. La suave brisa que se coló por la ventana hizo girar su cabeza a la derecha, posando sus ojos en las cortinas celestes que colgaban y se agitaban con el viento —.  El color de sus ojos —volvió a pensar, y regresó su mirada hacia el reflejo del espejo —¿Estaré haciendo lo correcto? —se cuestionó en voz alta. Sacudió su cabeza en forma negativa, tratando de alejar los pensamientos y se reconfortó a sí mismo diciendo —. Es lo mejor, no hay vuelta atrás.
De repente, el reflejo cambió y pudo vislumbrar que la puerta se abría. Imaginó que era Andrew, que regresaba a decir que la hora había llegado, así que se dio vuelta para enfrentar lo que venía. Pero grande fue su sorpresa cuando se encontró con unos ojos celestes que no eran precisamente los que él esperaba.
Allí, frente a frente, parada como la estatua de una diosa griega, estaba ella, la mujer que ocupaba sus pensamientos, a la que realmente amaba y con la que realmente quería estar en el altar. Esta, lentamente se acercó.
— Hola —lo saludó, tímida.
— Hola —correspondió al saludo —. No esperaba verte aquí.
— Michiru me invitó —aclaró rápidamente.
— No me refería a eso —expresó. Por un momento el silencio sucumbió pero fue interrumpido por el joven de orbes zafiro —. Supongo que tienes alguna razón para encontrarte aquí —cuestionó.

La joven no pudo pronunciar palabra, pero en cambio, empujada por un enorme deseo y guiada por sus instintos, se abalanzó a sus brazos con gran intensidad y se aferró a su cuerpo como si de ello dependiera su vida. Darien, sorprendido por el acto, solo atinó a devolver el abrazo, acariciando su espalda en forma protectora, cerrando sus ojos y disfrutando del tenue contacto.
— Solo quería verte —por fin logró responder con la voz quebrada —. Es la única razón por la que me encuentro aquí.
Darien la separó ligeramente de su cuerpo para contemplar su rostro, pero una punzada lo atravesó al ver el estado de la rubia.
— Estás llorando —afirmó mientras la observaba, y con la mano le secaba suavemente la mejilla —. No llores, no me gusta que lo hagas.
Sus palabras hicieron que Serena llorara con más intensidad mientras se aferraba con más fuerza a su cuerpo. Ajeno a las razones de su estado, empezó a darle palabras de aliento.
— Tranquila Serena, todo estará bien. No sé lo que haya pasado, pero ya verás que todo saldrá mejor con el tiempo.
— No, nada lo estará —respondió apenas en susurro, con la voz entrecortada y sin apartarse de su lado —. Vas a casarte con ella y sé que es por mi culpa. Sé que yo fui la que te alejó, la que te dijo que no te amaba y de no haber sido tan tonta, ahora la que tendría ese vestido de novia sería yo —confesó con infinita tristeza.
Darien escuchó perplejo las palabras de la rubia, al tiempo que el corazón le dio un vuelco. Supo el significado de esas palabras pero no creyó estar seguro. Tenía miedo de que todo sólo fuera un sueño.

— ¿Serena…? —preguntó con lágrimas en los ojos.
— Te amo Darien. Sé que me olvidaste, que dejaste de amarme y que yo soy la única culpable. Sé que de nada sirve decirte que no quiero que te cases, que te amo con locura y que la única razón por la que viaje a USA fue para pedirte perdón y pedirte que regresaras conmigo. Pero por proteger mi orgullo ante un rechazo tuyo, te inventé una historia diferente y ahora mírame, te he perdido para siempre —concluyó con tristeza y apartándose de él.
— ¿Por qué? ¿Por qué no me lo dijiste? ¿Por qué me haces esto ahora? —cuestionó, ahora llorando abiertamente. No podía creer lo que oía, así que no pudo aguantar más y se derrumbó en el sofá que se encontraba cerca.
— Sé que escogí un mal momento y que tal vez estoy arruinado tu boda, pero aunque tu amor por mí murió hace tiempo, no quería que mis sentimientos quedaran enterrados en el silencio. Quería que los supieras, aunque ya no estemos juntos —aclaró, a la vez que se ponía en cuclillas para quedar a la altura del que ahora pronto sería de otra.
Darien revolvió su cabello y agitó la cabeza en forma negativa. Una marea de sentimientos encontrados yacían en su interior, queriendo gritar para sacarse toda la combustión que crecía dentro de él.
— No puedo creer lo que estoy oyendo —manifestó sincero —. No puedes estar diciendo que te he olvidado, cuando juré contigo, jamás hacerlo. El corazón de Serena empezó a latir esperanzado, pero sus ánimos decayeron cuando él continuó —. Cuando me dejaste, mi corazón se destruyó y debí odiarte por ello. A decir verdad, creo que cierta parte de mí lo hizo, pero aun así, nunca pude sacarte de mí corazón.  Te amo. Cada centímetro de mi cuerpo, cada poro de este,  te ha amado tanto que duele ¿sabes? —confesó con dolor —. Te amo Serena y nadie lo podrá cambiar ¿Cómo has podido dudar de eso?
Las palabras calaron hondo en la muchacha. Sabía lo que eso significaba por lo que no pudo dominarse y le apretó las manos, obligándolo a mirarla. Darien, sin poder contenerse más, la tomó de la cintura colocándola a horcajadas en su regazo, puso su frente en la de ella y poco a poco comenzó a acercar sus labios, aspirando su aroma. Cielos, la había extrañado tanto que ahora al tenerla tan cerca no desaprovecharía la oportunidad de, aunque sea por escasos momentos, robarle unos minutos a la felicidad que por tanto tiempo se le había negado. Tantas veces esperó ese momento que ahora le parecía irreal, un hermoso sueño. Sus labios se unieron, él los rozaba tiernamente pidiendo permiso para un mayor acceso y Serena se entregó de lleno, dando paso a un beso profundamente apasionado. Durante largo tiempo estuvieron deleitándose con el sabor de la boca del otro, hasta que tuvieron que separarse por falta de aire.
Mirándose fijamente, como tratándose de transmitir algo, ninguno de los dos podía despegar los ojos del otro. Era como si quisieran grabarse, como si supieran lo que seguiría, que el sueño terminaría y ellos serían infelices por siempre.
— No puedo —expresó acongojado —. Te amo, no lo dudes nunca, pero ella no se lo merece; no merece ser humillada y señalada. Ha estado siempre conmigo y no quiero hacerle daño.
—No te cases, por favor pidió la rubia con lágrimas en los ojos.
— Serena, yo…
— Hazlo por mí, por nosotros —lo interrumpió y Darien sintió que el alma se le iba. Deseaba con todas las ganas decirle que no lo haría, pero su integridad se lo impedía. No dijo nada, calló ante las palabras de la rubia y ella lloró por lo que significaba su silencio —. Irás y cumplirás el compromiso ¿verdad? —preguntó entre lágrimas, la rubia —. Aunque mi esperanza era mucha, sé muy bien que tú eres un caballero y por eso me enamoré de ti. Creo que no puedo quejarme ahora por ello y debo aceptar la realidad.
— Nunca he querido lastimarte, Serena. Tal vez si hubiese sido antes… Con el tiempo aprenderás a vivir sin mi amor declaró con lágrimas en los ojos.
El llanto de la rubia se intensificó. No había podido hacerlo en un año, ¿cómo podría hacerlo toda la vida?
Te esperaré —anunció de repente la muchacha y  Darien negó con la cabeza.
No iré, Serena.
No necesito que vayas. Tu amor por mí ha durado mucho tiempo y el mío por ti será igual y se fortalecerá con el tiempo; y aunque estemos separados, nuestro amor se hará más grande. Algún día, tal vez tenga que pasar mucho tiempo o quizás sea en otra vida, sé que tú y yo estaremos juntos y hasta entonces, te esperaré amor mío, aunque tenga que esperar toda la eternidad.
— Porque nuestro amor durará eternamente —sentenció él.
Serena se acercó nuevamente, solo que esta vez era para darle el beso de despedida, luego se levantó alejándose de él, sabiendo que esta vez sería para siempre.
Darien la observó en silencio. Sabía que la había lastimado y se odió por eso, pero no podía hacerle eso a Karmesite, ella había sido muy noble con él y debía corresponderle.
 Antes de que Serena cruzara el umbral de la puerta, Darien la sujetó de la mano y le dijo:
— Si pudiera regresar el tiempo, te elegiría a ti.
Las lágrimas volvieron a correr por ambas partes.  Serena usó la poca fuerza que le quedaba y se soltó de su mano, dirigiéndose a la puerta y, con una voz apenas audible, alcanzó a decir:

— Te amo… por toda la eternidad… Nuestros corazones juntos aunque nuestros cuerpos estén separados… No lo olvides amor… Eternamente.
Y así sin más salió, dejando a un Darien abatido. Su corazón le reclamaba ir tras ella pero la razón lo impulsaba a quedarse allí, y se odió por ser tan cobarde, por no luchar por su amor. Justo cuando el corazón le ganó a la razón y se disponía a salir en busca de su amada, la puerta se abrió dejando ver a su amigo Andrew, que venía en compañía de una de sus futuras cuñadas.
— Es hora de dar el gran paso a la… pero que aspecto tienes —cambió el rumbo de sus palabras ante el aspecto desaliñado de su amigo.
— Está bien, solo necesita peinarse. Un desorden común cuando se está nervioso —Berjerite se dispuso a arreglarle el cabello, regalándole una mirada fría llena de advertencia. Cuando terminó, le susurró —. Piensa bien lo que haces. Mi hermana es una gran mujer.
.

.

Minutos más tarde se encontraba en el altar esperando. La marcha nupcial comenzó a sonar y los invitados se levantaron al notar la entrada de la bella novia, quien con paso firme llegó al lado de su prometido.
La ceremonia transcurrió de lo más normal y tranquila, siendo observada desde la entrada por una joven rubia que lloraba desconsoladamente pero de forma silenciosa. Cuando las palabras del sacerdote llegaron, estas terminaron por destrozarla.
— Darien Chiba. Aceptas por esposa a Karmesite Blackmoon, para amarla…
Serena no pudo seguir escuchando más y se alejó de allí. Tan de prisa iba y sin rumbo fijo, que no notó que había comenzado a llover y debido al piso mojado, resbaló sin poder evitarlo, aumentando aún más su agonía. Cayó de rodillas al suelo y comenzó a llorar tan fuerte como pudo. Pasado un rato, sintió que alguien colocaba la mano en su hombro. Pensó esperanzada, que tal vez era Darien, pero al girar, su rostro se tornó en decepción al notar que no era lo que ella esperaba. Sin más, se levantó y se echó a los brazos de su amiga.
— Se casó Rei… y no pude hacer nada para impedirlo… Se casó.
La joven de orbes amatista comenzó a consolarla en un abrazo protector, mientras se unía al dolor de su amiga, llorando con ella.
Después de todo, así era el amor. Podían ser almas gemelas, pero estas no siempre lograban estar juntas.

Tal vez no era el momento.
Tal vez todo era cuestión de esperar, aunque más de una vida se les fuera en ello.
.
.


------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------



Nos vemos en el epilogo















Última edición por USAKO-TENHOU el Sáb Ago 01, 2015 2:58 pm, editado 4 veces
avatar
Usako Tenoh
Neo Reina Serena
Neo Reina Serena

Mensajes : 4210
Edad : 32
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: [SAILOR MOON] [QUIERO VOLVER A TU LADO] [S&D] 01-08-2015

Mensaje por Princess Andreita el Jue Abr 15, 2010 7:40 pm

Quiero saber que va a pasar actualiza pronto me dejas con una intriga por fa actualiza............
avatar
Princess Andreita
Sailor Outer Scout
Sailor Outer Scout

Mensajes : 391
Edad : 24
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: [SAILOR MOON] [QUIERO VOLVER A TU LADO] [S&D] 01-08-2015

Mensaje por Serena-Bombon el Jue Abr 15, 2010 7:40 pm

no!!! se caso!!!! jajaja ke bueno ke m adviertes!! eh??? solo porke kiero saber ke pasa 6 años despues!!! :[NOSERENA]: pero porke???!!! ayyyy stoy llorando jejeje [SERRISA] muy buen fic!!! esperare impaciente el epilogo!!! [Tierno]
avatar
Serena-Bombon
Neo Reina Serena
Neo Reina Serena

Mensajes : 7844
Edad : 22
Sexo : Femenino

http://inuyasha.el-foro.org/index.htm

Volver arriba Ir abajo

Re: [SAILOR MOON] [QUIERO VOLVER A TU LADO] [S&D] 01-08-2015

Mensaje por ingrid el Jue Abr 15, 2010 8:06 pm

hay nooooooooooooooo
se vele
ellos
deben
de
estar juntois
porfavor
avatar
ingrid
Sailor Outer Scout
Sailor Outer Scout

Mensajes : 304
Edad : 23
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: [SAILOR MOON] [QUIERO VOLVER A TU LADO] [S&D] 01-08-2015

Mensaje por saku_sere_sofi el Jue Abr 15, 2010 8:14 pm

kiiero mas..... te juro q me tendrias q ver ahora..... si abriera la boca, gritaria i si dejara de mover mi pie, romperia algo... :S.... kiiiero mas.......el epilogo.. no se puede haber casadooo :S.... saludos...
avatar
saku_sere_sofi
Reina Serenity
Reina Serenity

Mensajes : 2015
Edad : 21
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: [SAILOR MOON] [QUIERO VOLVER A TU LADO] [S&D] 01-08-2015

Mensaje por NINA MUÑOZ el Jue Abr 15, 2010 10:15 pm

AY!!!! QUE BONITO AUNQUE DOLOROSO TALVEZ EL SUFRIR POR AMOR ES DOLOROSO PERO AVECES ES MEJOR SENTIR ESO ALGUNA VEZ QUE NUNCA AVERLO SENTIDO!!! ESPERO CON ANSIAS LA ACTUALIZACION EEEEEE!!!CUIDATE BYE!!!
avatar
NINA MUÑOZ
Sailor Inner Scout
Sailor Inner Scout

Mensajes : 201
Edad : 28
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: [SAILOR MOON] [QUIERO VOLVER A TU LADO] [S&D] 01-08-2015

Mensaje por kndyc el Jue Abr 15, 2010 10:33 pm

O.o como q se casooo!!!!
no puede ser pobre serena pobre darien
u.u no me gustas los finales infelices!!!!
q es lo q ira a pasar??? al final van a poder estar juntos???
xfaaa actualizaa prontoooo
bye
avatar
kndyc
Sailor Star Light
Sailor Star Light

Mensajes : 524
Edad : 25
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: [SAILOR MOON] [QUIERO VOLVER A TU LADO] [S&D] 01-08-2015

Mensaje por Ruttis el Jue Abr 15, 2010 10:48 pm

noooo TTwTT que triste
espero que no alla casado u.u
espero que queden juntos
voy a esperar con ansia el epilogo
besos
avatar
Ruttis
Neo Reina Serena
Neo Reina Serena

Mensajes : 4586
Edad : 23
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: [SAILOR MOON] [QUIERO VOLVER A TU LADO] [S&D] 01-08-2015

Mensaje por Serenity Chiba el Vie Abr 16, 2010 2:35 am

Noooooooo, es imposible!!! no pudo haberse casado, lloré todo el capitulo T.T espero impaciente el epílogo entonces, para saber definitivamente que sucedió
avatar
Serenity Chiba
Sailor Inner Scout
Sailor Inner Scout

Mensajes : 104
Edad : 28
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: [SAILOR MOON] [QUIERO VOLVER A TU LADO] [S&D] 01-08-2015

Mensaje por sailorlago el Vie Abr 16, 2010 9:25 am

casi lloro, casi lloro, no llore por que habia un pocoton de gente en la casa y me tacharian de loca jajajajajaja.....nena tengo la esperanza que karmesi cumpla su palabra y haga lo correcto en el momento justo...... y ella diga que no...... ayy que emocionante nena esta rebuena tu historia full buenisima espero que la ectualizacion no dure tantos meses como estas jajajajajajajajajaj que sea pronta besos y espero la actualizacion y tu proxima historia por que debes tener mas ya que lo haces genial...... besoso y saluxdes
avatar
sailorlago
Sailor Outer Scout
Sailor Outer Scout

Mensajes : 330
Edad : 32
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: [SAILOR MOON] [QUIERO VOLVER A TU LADO] [S&D] 01-08-2015

Mensaje por donna carbajal el Vie Abr 16, 2010 12:47 pm

De verdad esta super Triste este capitulo estube llorando al leerlo y mas porque me encuentro en una situacion un tanto parecida y la verdad espero y tenga un final feliz para serena y darien. Sogue Asi.
avatar
donna carbajal
New User
New User

Mensajes : 15
Edad : 32
Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: [SAILOR MOON] [QUIERO VOLVER A TU LADO] [S&D] 01-08-2015

Mensaje por fernita00 el Vie Abr 16, 2010 4:21 pm

Porque nos hiciste esto!!!!!!!! Me dio tanta pena, tanta tristeza !!!
Porque se casó... porque tan caballero Darien yo creo que Karmesite hubiera entendido u.u.
Dios...
Que nerviosa estuve leyendo tu hermoso fic Rosse...
Es realmente hermoso, quiero leer el epíligo...
Quiero que estén juntos porfavor.... u.u
esta bien espero un gran final.
Actualiza pronto
Gracias por hacer este hermoso fic, y hacerlo publico para que todas nosotras podamos apreciarlo....

Adiós cuidate mucho, besos.
avatar
fernita00
Neo Reina Serena
Neo Reina Serena

Mensajes : 3119
Edad : 27
Sexo : Femenino

http://www.facebook.com/fernita00

Volver arriba Ir abajo

Re: [SAILOR MOON] [QUIERO VOLVER A TU LADO] [S&D] 01-08-2015

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 8 de 11. Precedente  1, 2, 3 ... 7, 8, 9, 10, 11  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.